Quie­re crear un po­lo de de­re­cha

Lo im­por­tan­te es ver si el discurso de Bol­so­na­ro tie­ne eco en los man­da­ta­rios de la re­gión o ver si lo aís­lan, plan­tea el in­ter­na­cio­na­lis­ta

El Economista (México) - Los Políticos - - ALTERNANCIA EN BRASIL - Por Die­go Ba­di­llo die­go.ba­di­llo@ele­co­no­mis­ta.mx

El mis­te­rio aho­ra es qué tan­to de su agre­si­vo discurso de cam­pa­ña va a de­ri­var en la prác­ti­ca o si és­tas son ex­pre­sio­nes pa­ra pro­vo­car o en­cen­der el de­ba­te”.

Asis­ti­mos a la emer­gen­cia de una com­bi­na­ción de de­re­chas que no co­no­cía­mos en Amé­ri­ca La­ti­na, don­de hay un discurso am­bi­guo en torno a la de­mo­cra­cia que no sa­be­mos en qué va a ter­mi­nar, plan­teó el in­ter­na­cio­na­lis­ta Her­nán Fran­cis­co Gó­mez Bruera.

En en­tre­vis­ta di­jo que el re­cién elec­to pre­si­den­te de Bra­sil, Jair Bol­so­na­ro, va a tra­tar de ar­ti­cu­lar a go­bier­nos de de­re­cha en la re­gión y si bien en cam­pa­ña ma­ni­fes­tó que lo que que­ría era desideo­lo­gi­zar las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les, la ver­dad es que él tam­bién quie­re ideo­lo­gi­zar­las a su ma­ne­ra.

“Quie­re crear un po­lo de de­re­cha en Su­da­mé­ri­ca”.

El tam­bién au­tor del li­bro El Par­ti­do de los po­bres y el di­le­ma de la go­ber­na­bi­li­dad en Bra­sil, edi­ta­do por el Fon­do de Cul­tu­ra Eco­nó­mi­ca, des­ta­có que Bol­so­na­ro se ma­ni­fes­tó en con­tra del Mer­co Sur y las ini­cia­ti­vas de in­te­gra­ción que en su mo­men­to im­pul­só Hu­go Chá­vez y a las que el pre­si­den­te Luiz Iná­cio Lu­la da Sil­va se aso­ció.

Di­jo que lo im­por­tan­te es ver si su discurso tie­ne eco en los man­da­ta­rios de la re­gión o ver si lo aís­lan.

Indicó que es­to úl­ti­mo pue­de ocu­rrir in­clu­so por los pre­si­den­tes de de­re­cha, por­que es pro­ba­ble que pue­dan ex­pre­sar que son una de­re­cha li­be­ral com­pro­me­ti­da con la de­mo­cra­cia y los de­re­chos hu­ma­nos y no es­tán dis­pues­tos a aso­ciar­se con al­guien que pon­ga en pe­li­gro es­tos va­lo­res.

En cuan­to a la vi­da in­ter­na de Bra­sil, el aca­dé­mi­co que ha de­di­ca­do par­te de su in­ves­ti­ga­ción a des­ci­frar al Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res (que lle­vó a Lu­la al po­der), ex­pu­so que “el mis­te­rio aho­ra es qué tan­to de su agre­si­vo discurso de cam­pa­ña va a de­ri­var en la prác­ti­ca o si és­tas son ex­pre­sio­nes pa­ra pro­vo­car o en­cen­der el de­ba­te”.

Ade­más, ha­brá que ver qué tan­to va a respetar las ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas por­que las co­sas que he­mos es­cu­cha­do en su discurso son de alar­mar­se real­men­te.

ES UN ENEMI­GO JU­RA­DO DE LA DE­MO­CRA­CIA, SE­ÑA­LA

Pa­ra el aca­dé­mi­co, Bol­so­na­ro es un enemi­go ju­ra­do de la de­mo­cra­cia, al­guien a quien se le pue­de con­si­de­rar co­mo un apo­lo­gis­ta de dic­ta­du­ras, la muer­te y la tor­tu­ra, pues pro­mue­ve y ejer­ció du­ran­te su cam­pa­ña de pro­se­li­tis­mo una na­rra­ti­va ra­cis­ta y se­xis­ta. Es un ho­mó­fo­bo y ma­chis­ta.

Gó­mez Bruera des­ta­ca que ha lle­ga­do a de­cla­rar que los de­re­chos hu­ma­nos son es­tiér­col, que “po­li­cía que no ma­ta no es po­li­cía”; que ha com­pa­ra­do a los afro­des­cen­dien­tes (que en Bra­sil se co­no­cen co­mo qui­lom­bo­las) con cer­dos y ha di­cho que los ne­gros só­lo sir­ven pa­ra pro­crear o ha lla­ma­do a los in­dios “pes­ti­len­tes y mal­edu­ca­dos”.

In­clu­so, en al­gu­na oca­sión di­jo que se­ría in­ca­paz de amar a un hi­jo que fue­ra ho­mo­se­xual y que pre­fe­ría que un hi­jo su­yo mu­rie­ra en un ac­ci­den­te a que apa­re­cie­ra por ahí con un bi­go­tu­do.

Pa­ra el tam­bién ana­lis­ta po­lí­ti­co, es muy im­por­tan­te no ha­cer co­lo­car en la mis­ma bol­sa al pre­si­den­te elec­to de Bra­sil con otros lí­de­res po­pu­lis­tas o an­ti­sis­te­ma de la re­gión y del mun­do.

Des­ta­ca que en Bol­so­na­ro no hay una pos­tu­ra pro­pia­men­te na­cio­na­lis­ta, ni tam­po­co se le pue­de con­si­de­rar co­mo an­ti­glo­ba­li­za­dor.

Más bien, aña­de, es un su­je­to ul­tra­li­be­ral en lo eco­nó­mi­co, au­to­ri­ta­rio en lo po­lí­ti­co y ran­cia­men­te con­ser­va­dor en lo re­li­gio­so o cues­tio­nes fa­mi­lia­res.

A di­fe­ren­cia de otros pre­si­den­tes o lí­de­res de Amé­ri­ca, a Bol­so­na­ro tam­po­co pue­de vér­se­le co­mo de­fen­sor de su in­dus­tria na­cio­nal. Más bien tie­ne una alianza con el gran ca­pi­tal.

El in­ter­na­cio­na­lis­ta los des­cri­be co­mo quien em­pu­ja un pro­yec­to de li­be­ra­lis­mo eco­nó­mi­co, sin li­be­ra­lis­mo po­lí­ti­co.

Des­de su pers­pec­ti­va, en gran me­di­da el triun­fo de Bol­so­na­ro se ex­pli­ca por el apo­yo de una éli­te que se dio cuen­ta que la de­mo­cra­cia li­be­ral no era fun­cio­nal a sus in­tere­ses y pre­fi­rió apos­tar por el au­to­ri­ta­ris­mo.

Sin em­bar­go, plan­tea que par­te de sus triun­fos po­lí­ti­cos se de­ben mu­cho a la co­rrup­ción de to­da la cla­se po­lí­ti­ca, a la re­ce­sión eco­nó­mi­ca, a la vio­len­cia y a la in­se­gu­ri­dad, así co­mo a la vo­lun­tad de un sec­tor de la po­bla­ción de acep­tar mano du­ra pa­ra com­ba­tir fe­nó­me­nos co­mo la in­se­gu­ri­dad.

Fo­to: es­pe­cial

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.