Lo que el vien­to se lle­vó: el sis­te­ma de par­ti­dos

El Economista (México) - Los Políticos - - PAN Y PRD | EN SU ENCRUCIJADA - CON LA POS­TU­RA DE Mó­ni­ca Uri­be

FRAN­CA­MEN­TE me cau­sa pro­fun­do asom­bro el es­ta­do la­men­ta­ble en que es­tán el PAN, el PRI y el PRD des­pués de ese vo­to de cas­ti­go que les fue pro­pi­na­do in­mi­se­ri­cor­de­men­te y con ra­zón. Las ins­ti­tu­cio­nes de mi ju­ven­tud es­tán mal­tre­chas o des­apa­re­cien­do del es­ce­na­rio. Pa­re­ce tri­vial, pe­ro lo que me vie­ne a la men­te son las trans­for­ma­cio­nes ur­ba­nas de mi ba­rrio: ya no exis­ten La Vei­ga ni la Tin­to­re­ría Fran­ce­sa ni la fuen­te de Li­ver­pool de In­sur­gen­tes, ca­si co­mo pre­mo­ni­ción de los cam­bios en el sis­te­ma po­lí­ti­co y de par­ti­dos que es­tu­dié (lo cual es, has­ta cier­to pun­to, nor­mal, in­clu­so sis­te­mas tra­di­cio­nal­men­te bi­par­ti­dis­tas han cam­bia­do co­mo el in­glés). Lo peor es que veo que los 30 años, de 1988 al 2018, de de­sa­rro­llo ins­ti­tu­cio­nal en pro de la de­mo­cra­cia es­tán a pun­to de ter­mi­nar bas­tan­te mal­tre­chos, si no es que en la ba­su­ra.

En el 2018, Ló­pez Obra­dor ga­nó le­gal­men­te y con cre­ces la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca, pe­ro aún per­sis­te al du­da de si ga­nó o no en el 2006. Ha­cien­do un ejer­ci­cio de his­to­ria con­tra­fác­ti­ca, me pa­re­ce que, en el ca­so hi­po­té­ti­co de que hu­bie­se ga­na­do, in­sis­to só­lo sí efec­ti­va­men­te los he­chos fue­sen así, hoy no es­ta­ría­mos vi­vien­do es­ta po­la­ri­za­ción que amenaza di­vi­dir a la so­cie­dad en­tre chai­ros y fi­fís… Qui­zá las pos­tu­ras de Ló­pez Obra­dor y de sus hues­tes hu­bie­sen si­do me­nos ra­di­ca­les en el 2006 y, so­bre to­do, no ha­bría es­te afán de re­van­chis­mo que es­tá dan­do al tras­te con las ins­ti­tu­cio­nes. A pe­sar de que aún no ha to­ma­do po­se­sión, la ban­ca­da de Mo­re­na en el Con­gre­so se es­tá ha­cien­do car­go de apro­bar una se­rie de re­for­mas le­ga­les en­ca­mi­na­das a aca­bar con el las­tre de la co­rrup­ción de los ac­to­res po­lí­ti­cos que se es­tán mar­chan­do, que tam­bién pue­den te­ner efec­tos se­cun­da­rios no­ci­vos pa­ra la buena mar­cha del país. Un ejem­plo es la re­for­ma a la Ley Fe­de­ral de Re­mu­ne­ra­cio­nes de los Ser­vi­do­res Pú­bli­cos, re­gla­men­ta­ria de los ar­tícu­los 75 y 127 cons­ti­tu­cio­na­les, y las adi­cio­nes al Có­di­go Pe­nal Fe­de­ral, que en tér­mi­nos ge­ne­ra­les eli­mi­nan la pen­sión vi­ta­li­cia de los ex­pre­si­den­tes —só­lo la co­bra­ban Luis Eche­ve­rría, Vi­cen­te Fox y Cal­de­rón— y obli­gan a que to­dos los fun­cio­na­rios pú­bli­cos per­ci­ban me­nos de 108,000 pe­sos, el suel­do que se ha fi­ja­do Ló­pez Obra­dor pa­ra sí mis­mo. Sin em­bar­go, cuan­do se ha­bla de una re­mu­ne­ra­ción ade­cua­da, pro­por­cio­nal a las res­pon­sa­bi­li­da­des, pa­re­ce que el pre­si­den­te elec­to no tu­vo en cuen­ta las car­gas de tra­ba­jo ni las con­di­cio­nes del mer­ca­do la­bo­ral a la luz del to­pe de sa­la­rios impuesto. ¿Có­mo pre­ten­den que los me­jo­res es­pe­cia­lis­tas en te­mas di­ver­sos de go­bierno se quie­ran ir a tra­ba­jar a la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca si les pa­gan una bi­co­ca? Ade­más, tam­po­co se to­ma en cuen­ta que el tra­ba­jo de man­dos me­dios y su­pe­rio­res en el go­bierno es 24 por 7 y que, en esos ni­ve­les, hay un capital in­te­lec­tual y una pre­pa­ra­ción que exi­ge una re­mu­ne­ra­ción jus­ta. El aho­rro en el ca­pí­tu­lo 1000, suel­dos y sa­la­rios, no se­rá tan­to co­mo lo pre­vis­to y ten­drá un efec­to no­ci­vo en la ca­li­dad del tra­ba­jo de los ser­vi­do­res pú­bli­cos. Lo de las pen­sio­nes a los ex­pre­si­den­tes es más sim­bó­li­co que otra co­sa y no to­ma en cuen­ta los ries­gos del car­go ex post. En reali­dad, la mal­ver­sa­ción de fon­dos pú­bli­cos no es­tá en los suel­dos, sino en las li­ci­ta­cio­nes y las co­mi­sio­nes ex­tra­ofi­cia­les que se per­ci­ben vía el pa­go de so­bre­pre­cios por bie­nes y ser­vi­cios.

Pe­ro hay otro ru­bro que re­sul­ta in­fi­ni­ta­men­te más preo­cu­pan­te por­que ata­ca el nú­cleo de lo avan­za­do en el li­bre jue­go de par­ti­dos, la al­ter­nan­cia y el equi­li­brio de po­de­res. Si bien re­sul­ta desea­ble que los par­ti­dos po­lí­ti­cos go­cen de me­nos re­cur­sos y ca­non­jías, el he­cho de que sean fi­nan­cia­dos con re­cur­sos pú­bli­cos res­pon­de

a la ne­ce­si­dad de dar ma­yor au­to­no­mía a los par­ti­dos con res­pec­to a in­tere­ses y gru­pos. Di­cho de otra ma­ne­ra, pa­ra evi­tar que gru­pos co­mo el nar­co­trá­fi­co ins­tru­men­ta­li­za­ran a los par­ti­dos me­dian­te la trans­fe­ren­cia de re­cur­sos fi­nan­cie­ros e im­pe­dir el la­va­do de di­ne­ro, se pen­só en el financiamiento pú­bli­co co­mo la me­jor op­ción pa­ra el sus­ten­to de los ins­ti­tu­cio­nes par­ti­dis­tas. Ac­tual­men­te, exis­te un pre­do­mi­nio del financiamiento pú­bli­co so­bre el pri­va­do, lo que otor­ga una cier­ta equi­dad.

Es im­por­tan­te que los par­ti­dos ob­ten­gan re­cur­sos pú­bli­cos con­for­me a la vo­ta­ción ob­te­ni­da en la elec­ción in­me­dia­ta an­te­rior, por­que re­fle­jan su le­gi­ti­mi­dad, pe­ro es pre­ci­so to­mar en cuen­ta dis­tin­tas va­ria­bles —la fis­ca­li­za­ción de las fuen­tes de financiamiento pri­va­dos, el cre­ci­mien­to de la in­fla­ción y la trans­pa­ren­cia— en la asig­na­ción de mon­tos. Más re­le­van­te es que di­chos re­cur­sos se uti­li­cen ra­cio­nal­men­te y que las cam­pa­ñas sean mo­des­tas.

En cum­pli­mien­to con las ofer­tas de cam­pa­ña del pre­si­den­te elec­to, la se­na­do­ra mo­re­nis­ta Del­fi­na Gó­mez pro­mo­vió una re­for­ma al Ar­tícu­lo 41 cons­ti­tu­cio­nal pa­ra dis­mi­nuir a la mi­tad el financiamiento pú­bli­co a los par­ti­dos, ba­jo el ar­gu­men­to del des­pil­fa­rro de los re­cur­sos asig­na­dos y de que es in­dis­pen­sa­ble reasig­nar­los al de de­sa­rro­llo so­cial o edu­ca­ción. Vis­to así, el ar­gu­men­to es im­pe­ca­ble, el pro­ble­ma es que es­to ten­dría un efec­to desas­tro­so pa­ra el li­bre jue­go de par­ti­dos y el equi­li­brio de po­de­res.

Al pa­re­cer, las in­ten­cio­nes de Mo­re­na son dis­mi­nuir al má­xi­mo el financiamiento a los par­ti­dos, dan­do pre­fe­ren­cia a la re­la­ción vo­to-asig­na­ción de re­cur­sos. Así, Mo­re­na se lle­va­ría la ma­yor par­te, lo que com­pli­ca aún más el te­ma de la equi­dad por ser par­ti­do en el go­bierno. Eso re­sul­ta­ba nor­mal en el sis­te­ma po­lí­ti­co pos­re­vo­lu­cio­na­rio clá­si­co, pe­ro aho­ra re­sul­ta un des­pro­pó­si­to ma­yúscu­lo, por­que obs­ta­cu­li­za­ría la ex­pre­sión de las mi­no­rías po­lí­ti­cas en un sis­te­ma no­mi­nal­men­te de­mo­crá­ti­co. El par­ti­do que estará en el go­bierno a par­tir del pró­xi­mo 1 de di­ciem­bre lle­gó al po­der gra­cias a que los re­cur­sos pú­bli­cos sos­tu­vie­ron una cam­pa­ña inin­te­rrum­pi­da de su lí­der por 12 años y aho­ra pre­ten­den for­ta­le­cer­se res­tán­do­le re­cur­sos fi­nan­cie­ros al PAN, al PRI y al PRD, lo que pro­ba­ble­men­te tam­bién des­es­ti­mu­la­rá el sur­gi­mien­to de nue­vos par­ti­dos. Si se de­ja a esos par­ti­dos en la ina­ni­ción eco­nó­mi­ca, una de dos: ten­de­rán a des­apa­re­cer o bus­ca­rán fi­nan­ciar­se a tra­vés de los gru­pos que se opon­gan al ré­gi­men lo­pe­zo­bra­do­ris­ta… lo cual pue­de te­ner efec­tos no­ci­vos y has­ta per­ver­sos.

Por prin­ci­pio, ce­rrar­le el gri­fo de re­cur­sos pú­bli­cos a los par­ti­dos de opo­si­ción no es una ma­la me­di­da en sí, lo es en las cir­cuns­tan­cias ac­tua­les, cuan­do el Le­gis­la­ti­vo y el Eje­cu­ti­vo se ha­llan en ma­nos de un so­lo par­ti­do. So­bra de­cir que Mo­re­na tie­ne la ma­yo­ría su­fi­cien­te pa­ra apro­bar es­ta re­for­ma que, al pa­re­cer, es me­du­lar pa­ra la tan pre­go­na­da cuar­ta trans­for­ma­ción. El pro­ble­ma a me­diano y lar­go pla­zos es que se­rá una ca­mi­sa de fuer­za pa­ra el sis­te­ma, que lo­gra­rá des­ar­ti­cu­lar la opo­si­ción que fue go­bierno y la que, con to­dos sus de­fec­tos, per­mi­tió la al­ter­nan­cia en el po­der. Pa­re­ce que la in­ten­ción es aho­gar eco­nó­mi­ca­men­te a los par­ti­dos de opo­si­ción pa­ra eli­mi­nar­los y fa­ci­li­tar el re­torno al ré­gi­men de par­ti­do he­ge­mó­ni­co. La­men­ta­ble­men­te, se­ría una in­vo­lu­ción de­ri­va­da de las con­se­cuen­cias del vo­to in­di­fe­ren­cia­do, es de­cir, es un efec­to se­cun­da­rio de la po­bre cul­tu­ra de­mo­crá­ti­ca pre­va­le­cien­te. La pro­pues­ta tie­ne un aroma a re­van­cha; si es­to es así, te­mo de­cir que nos en­fi­la­mos di­rec­ta­men­te a un ré­gi­men au­to­ri­ta­rio.

Fo­to: ar­chi­vo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.