El re­to es re­sis­tir a pre­sio­nes

Es ne­ce­sa­rio es­ta­ble­cer una sa­na dis­tan­cia en­tre el par­ti­do y los pa­nis­tas que son go­ber­nan­tes, se­ña­la la dipu­tada fe­de­ral

El Economista (México) - Los Políticos - - PAN Y PRD | EN SU ENCRUCIJADA - Por Li­dia Aris­ta li­dia.aris­[email protected]­co­no­mis­ta.mx

De­ri­va­do de es­te pro­ce­so, nues­tro pre­si­den­te sa­lió más le­gi­ti­ma­do y ten­dre­mos una ins­ti­tu­ción fuer­te”.

Aun­que los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les del pa­sa­do 1 de ju­lio, se de­to­nó una cri­sis in­ter­na en Ac­ción Na­cio­nal y el pro­ce­so de re­no­va­ción del Comité Eje­cu­ti­vo Na­cio­nal con­fron­tó a los pa­nis­tas; hoy hay un par­ti­do fuer­te, ca­paz de ser la opo­si­ción que re­quie­re Mé­xi­co, plan­teó Mar­ce­la To­rres Peim­bert.

La dipu­tada fe­de­ral se­ña­ló que Ac­ción Na­cio­nal, al igual que otros par­ti­dos po­lí­ti­cos, atra­vie­sa por una cri­sis de­ri­va­da del tsu­na­mi elec­to­ral, don­de el men­sa­je de los ciu­da­da­nos fue “lo que hay no me gus­ta”.

Por ello, y por­que así lo es­ta­ble­cen sus es­ta­tus, agre­gó, Ac­ción Na­cio­nal se so­me­tió a un pro­ce­so in­terno pa­ra re­no­var su di­ri­gen­cia, pe­ro tam­bién pa­ra ana­li­zar qué par­ti­do es el que ne­ce­si­tan los me­xi­ca­nos.

En en­tre­vis­ta, apun­tó que el PAN es de los po­cos ins­ti­tu­tos que ejer­cen una vi­da in­ter­na de­mo­crá­ti­ca y mues­tra de ello es el pro­ce­so que rea­li­za­ron pa­ra ele­gir a quie­nes se­rán sus próximos pre­si­den­te y se­cre­ta­rio.

“De­ri­va­do de es­te pro­ce­so, nues­tro pre­si­den­te sa­lió más le­gi­ti­ma­do y ten­dre­mos una ins­ti­tu­ción fuer­te, lis­ta pa­ra adap­tar­se a es­te nue­vo cam­bio y res­pon­der a los me­xi­ca­nos”.

En ese sen­ti­do, di­jo que fue­ron na­tu­ra­les los se­ña­la­mien­tos en­tre Mar­ko Cor­tés y Ma­nuel Gó­mez Mo­rín; sin em­bar­go, aho­ra el lla­ma­do a los pa­nis­tas es a apo­yar a quien di­ri­gi­rá el par­ti­do los próximos años. Mien­tras que la nue­va di­ri­gen­cia, anotó, tie­ne el re­to de no ce­der a la pre­sión o com­pro­mi­sos de los gru­pos.

La tam­bién ex­se­na­do­ra de la Re­pú­bli­ca pun­tua­li­zó que, una vez con­clui­do el pro­ce­so in­terno, el PAN de­be tra­ba­jar ha­cia afue­ra del par­ti­do, es de­cir, de­jar atrás los in­tere­ses de los gru­pos o fac­cio­nes pa­nis­tas y ser un par­ti­do que res­pon­da a los in­tere­ses de los me­xi­ca­nos. “Sa­li­mos con las di­vi­sio­nes ló­gi­cas de pen­sar de una ma­ne­ra o de otra, pe­ro po­dre­mos con­ver­ger en una mis­ma di­ri­gen­cia que tie­ne un re­to enor­me, por­que so­mos la prin­ci­pal opo­si­ción en Mé­xi­co y el re­to es te­ner pos­tu­ras cla­ras so­bre los te­mas que ata­ñen al bie­nes­tar de los me­xi­ca­nos”, re­fi­rió.

Con­si­de­ró ne­ce­sa­rio es­ta­ble­cer una sa­na dis­tan­cia en­tre la di­ri­gen­cia na­cio­nal del PAN y los pa­nis­tas que son go­ber­nan­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.