Las vís­pe­ras me­xi­ca­nas

El Economista (México) - Los Políticos - - NEWS -

DES­DE 1982, ca­da seis años, la no­che del 30 de no­viem­bre sien­to ma­ri­po­sas en el es­tó­ma­go. Han si­do dis­tin­tas en ca­da oca­sión: en 1982 eran cu­rio­sas; en 1988, po­li­ti­za­das y elec­tri­za­das; en 1994, eran ma­ri­po­sas per­ple­jas; en 2000, las sen­tí aler­tas an­te la po­si­bi­li­dad de la de­ba­cle; en 2006, de­silu­sio­na­das; en 2012, se mos­tra­ban es­cép­ti­cas con un 0.0001 de es­pe­ran­za. Hoy, las ma­ri­po­sas es­tán in­quie­tí­si­mas an­te la cer­te­za de una cuar­ta trans­for­ma­ción cu­yo rum­bo no pa­re­ce con­se­cuen­te con la reali­dad del país. En to­do ca­so, las no­ches del 30 de no­viem­bre, vís­pe­ra de una to­ma de po­se­sión pre­si­den­cial, siem­pre es­pe­ré al­gún anun­cio es­tre­me­ce­dor, pe­ro nun­ca co­mo el que es­pe­ro pa­ra es­te 1 de di­ciem­bre. ¿Se­rá que ten­go la sen­sa­ción de que se aca­bó el sis­te­ma po­lí­ti­co pos­re­vo­lu­cio­na­rio y que seré tes­ti­go del fin de una lar­ga du­ra­ción?

En lo con­cre­to de la co­yun­tu­ra, me­nos mal que es­tá por ter­mi­nar el pe­rio­do, ab­sur­da­men­te lar­go, en­tre la de­cla­ra­ción de pre­si­den­te elec­to y la to­ma de po­se­sión. Son tres me­ses en que el po­der pa­re­cía se­guir las fa­ses de la lu­na, has­ta que el sa­lien­te se eclip­sa­ba por com­ple­to, co­mo en dos me­ses y me­dio, y el en­tran­te apa­re­cía del to­do. En es­ta oca­sión, el sa­lien­te se eclip­só en sep­tiem­bre y el en­tran­te em­pe­zó a go­ber­nar en ese mis­mo ins­tan­te.

La tó­ni­ca del nue­vo go­bierno es más que cla­ra: rup­tu­ra con to­do lo an­te­rior, es­pe­cial­men­te con los obras de la “ma­fia del po­der”, bue­nas o ma­las, y la crea­ción de un nue­vo pa­ra­dig­ma con re­fe­ren­tes “his­tó­ri­cos” de los “hé­roes epó­ni­mos” de Mé­xi­co. Pe­ro so­bre to­do se­rá un go­bierno del y pa­ra el “pue­blo bueno”, con­cep­to mis­te­rio­so, cuan­to más lí­qui­do es.

Más allá de la re­tó­ri­ca, he­mos vis­tos di­fe­ren­tes ac­cio­nes de go­bierno ade­lan­ta­do por par­te de Ló­pez Obra­dor, em­pe­zan­do por las convocatorias a con­sul­ta po­pu­lar, las que, aun­que por fuer­za te­ne­mos que ha­blar en sin­gu­lar pues só­lo se ha efec­tua­do una, pa­re­cen con­va­li­dar sus in­tui­cio­nes. No sor­pren­dió el re­sul­ta­do de la con­sul­ta so­bre el NAICM, tam­po­co su im­pac­to me­diá­ti­co. Pe­ro des­de un pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co y prác­ti­co, la can­ce­la­ción de la cons­truc­ción del nue­vo ae­ro­puer­to en Tex­co­co, “se­gún la opi­nión ver­ti­da por el pue­blo en la con­sul­ta”, re­sul­ta es­can­da­lo­sa por­que no fue una de­ci­sión in­tras­cen­den­te en tér­mi­nos de po­lí­ti­cas pú­bli­cas, de­ja ver una ra­cio­na­li­dad po­pu­lis­ta.

No se en­tien­de por qué AM­LO y su equi­po no in­ves­ti­ga­ron —an­tes de pro­po­ner San­ta Lu­cía— el avan­ce del NAICM y sus con­di­cio­nes téc­ni­cas (sin des­car­tar las fuen­tes se­rias), con la in­ten­ción de pro­ce­der a una au­di­to­ría so­bre los gas­tos pa­ra ve­ri­fi­car y cas­ti­gar los po­si­bles frau­des co­me­ti­dos. Da la im­pre­sión de que las opi­nio­nes téc­ni­cas de Rio­bóo son el fac­tor que han lle­va­do a la ra­di­ca­li­za­ción de las po­si­cio­nes. Cuan­do un gru­po de pre­sión im­po­ne sus opi­nio­nes e in­tere­ses a la ra­cio­na­li­dad del go­bierno, se lla­ma ins­tru­men­ta­li­za­ción. Jus­to lo que el pre­si­den­te elec­to ha cri­ti­ca­do sin tre­gua.

Otra pro­pues­ta es la del Tren Ma­ya, que se­gún los ex­per­tos ten­dría un im­pac­to bas­tan­te no­ci­vo en el eco­sis­te­ma de la pe­nín­su­la de Yu­ca­tán y par­te de Chia­pas. Una ter­ce­ra es la re­fi­ne­ría de Dos Bo­cas en Ta­bas­co. La ver­dad es que más que re­fi­ne­rías se­ría im­por­tan­te que se to­ma­ran los pa­sos ne­ce­sa­rios ten­dien­tes a una re­vo­lu­ción ener­gé­ti­ca pa­ra la uti­li­za­ción de fuen­tes de ener­gía re­no­va­bles y no con­ta­mi­nan­tes. Se­guir de­pen­dien­do del pe­tró­leo no pa­re­ce que va­ya a ser re­di­tua­ble a me­diano pla­zo. Aún te­ne­mos la opor­tu­ni­dad de no lle­gar tar­de al cam­bio de pa­ra­dig­ma ener­gé­ti­co, pe­ro pa­re­ce que la vo­lun­tad del pre­si­den­te elec­to no va por ahí.

Una cuar­ta de­ci­sión que afec­ta a los ser­vi­do­res pú­bli­cos es la ba­ja en los sa­la­rios de man­dos me­dios y su­pe­rio­res. Es­to es­tá te­nien­do un im­pac­to fuer­te pues los cua­dros téc­ni­cos es­pe­cia­li­za­dos en di­ver­sas ta­reas es­tán re­nun­cian­do y su lu­gar lo van a ocu­par per­so­nas cer­ca­nas a AM­LO sin nin­gu­na ex­pe­rien­cia po­lí­ti­ca o ad­mi­nis­tra­ti­va. Ejem­plo del peor de los ca­sos, se di­ce se men­cio­na se co­men­ta, que Ló­pez Obra­dor ofre­ció la di­rec­ción de Ra­dio, Te­le­vi­sión y Ci­ne­ma­to­gra­fía (RTC) a Epig­me­nio Iba­rra, quien no acep­tó por­que pre­fie­re se­guir al fren­te de su pro­duc­to­ra. Se di­ce que en su lu­gar que­da­rá el ci­neas­ta Luis Man­do­ki, que de­be sa­ber mu­cho de cá­ma­ras Arri­flex, pe­ro du­do que se­pa al­go de ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca. ¿Im­pro­vi­sa­ción es la mar­ca de la ca­sa?

Al pa­re­cer, ade­más de la dis­mi­nu­ción de suel­dos y la re­ubi­ca­ción de las se­cre­ta­rías de Es­ta­do —al­go en lo que es im­po­si­ble es­tar de acuer­do— se va a vol­ver a la épo­ca en la que el go­bierno pro­du­cía to­dos sus in­su­mos. Se pre­su­me que se can­ce­la­rá la con­tra­ta­ción de ser­vi­cios ex­ter­nos es­pe­cia­li­za­dos. Por ejem­plo, si se re­que­ría ca­pa­ci­ta­ción en ma­te­ria de aco­so la­bo­ral, los di­fe­ren­tes or­ga­nis­mos con­tra­ta­ban em­pre­sas que im­par­tían es­tos cur­sos. Aho­ra, la idea se­rá no con­tra­tar em­pre­sas ex­ter­nas de ase­so­ría, sino to­do ha­cer­lo con el per­so­nal gu­ber­na­men­tal. Creo que el te­ma de pro­vee­do­res de in­su­mos y ser­vi­cios in­ter­nos va a ser su­ma­men­te com­pli­ca­do y po­co efi­cien­te: vol­ve­re­mos al en­gro­sa­mien­to del Es­ta­do que tan­to tra­ba­jo cos­tó adel­ga­zar. Es­pe­ro que no les dé por pro­du­cir bi­ci­cle­tas o ad­mi­nis­trar ho­te­les.

En cuan­to a la es­tra­te­gia de se­gu­ri­dad, me­re­ce un tex­to apar­te. Lo úni­co que me pa­re­ce im­por­tan­te re­sal­tar es que la reali­dad obli­gó a Ló­pez Obra­dor a des­de­cir­se de sus pro­me­sas de cam­pa­ña, por­que ca­re­ció de una lec­tu­ra ade­cua­da del con­tex­to. En es­to y en los te­mas pre­su­pues­ta­les, to­dos los ejer­ci­cios pros­pec­ti­vos fa­lla­ron por­que Ló­pez Obra­dor y su equi­po ca­re­cían de da­tos téc­ni­cos pa­ra ha­cer aná­li­sis pros­pec­ti­vos de to­ma de de­ci­sio­nes. Aho­ra que es­tán en su po­der, no tie­nen pre­tex­to pa­ra fa­llas, co­mo la de 32% del re­cor­te al pre­su­pues­to de a uni­ver­si­da­des pú­bli­cas.

Un quin­to as­pec­to que no de­ja de lla­mar­me la aten­ción es el pa­pel del Le­gis­la­ti­vo. De 1988 al pa­sa­do ve­rano, hu­bo un avan­ce real en el equi­li­brio de po­de­res, es­pe­cial­men­te por­que el Le­gis­la­ti­vo re­gis­tró el cre­ci­mien­to de los par­ti­dos de opo­si­ción al go­bierno en turno, sin des­es­ti­mar que el Po­der Ju­di­cial se vol­vió un po­co más in­de­pen­dien­te. Pe­ro aho­ra, co­mo ya lo he apun­ta­do, el pa­ra­dó­ji­co efec­to del vo­to mar­ca/ per­so­na­je nos de­jó un Le­gis­la­ti­vo más que dó­cil, adic­to (en el me­jor sen­ti­do de la pa­la­bra) al Eje­cu­ti­vo. Pa­ra re­ma­tar, la lla­ma­da “ley Tai­bo”, la mo­di­fi­ca­ción del ar­tícu­lo 21 de la Ley Fe­de­ral de las En­ti­da­des Pa­ra­es­ta­ta­les, per­mi­te que un me­xi­cano por na­tu­ra­li­za­ción sea di­rec­tor de una pa­ra­es­ta­tal. En reali­dad, no le veo pro­ble­ma, a ex­cep­ción he­cha de que tu­vo de­di­ca­to­ria pa­ra que Pa­co Ig­na­cio Tai­bo fue­se di­rec­tor del Fon­do de Cul­tu­ra Eco­nó­mi­ca. La mo­di­fi­ca­ción apro­ba­da be­ne­fi­cia a to­dos los ciu­da­da­nos me­xi­ca­nos con do­ble na­cio­na­li­dad, que los hay y bas­tan­tes, pe­ro fue di­se­ña­da pa­ra uno en es­pe­cial, por ór­de­nes del pre­si­den­te elec­to. Lo que si­gue es in­cluir al ba­ble (¡per­dón!, as­tur­leo­nés) en la lis­ta de len­guas in­dí­ge­nas de Mé­xi­co.

Así las co­sas. El 1 de di­ciem­bre se­rá fies­ta pa­ra mu­chos; pe­ro no se des­car­tan sor­pre­sas ese mis­mo día. ¿Una re­for­ma al Po­der Ju­di­cial? El lu­nes 3 de di­ciem­bre, cuan­do el nue­vo go­bierno cai­ga a la reali­dad, los me­xi­ca­nos es­ta­re­mos pen­dien­tes de las de­ci­sio­nes, es­pe­cial­men­te de que se ga­ran­ti­ce el res­pe­to al di­sen­so y a la opo­si­ción. Es­pe­ro que las ma­ri­po­sas se vuel­van de ace­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.