Lic. Mi­guel Án­gel To­rri­jos Men­do­za,

aca­dé­mi­co de la Uni­ver­si­dad La Sa­lle.

El Economista (México) - Los Políticos - - LOS RETOS DE AMLO -

La ad­mi­nis­tra­ción del pre­si­den­te Ló­pez Obra­dor re­ci­be un país en mar­cha y es­ta­ble en lo ma­cro­eco­nó­mi­co, ins­ti­tu­cio­nal, cre­ci­mien­to, em­pleo, con­trol de la in­fla­ción, ac­ti­vi­dad tu­rís­ti­ca, y va­rias más, así co­mo en la opor­tu­ni­dad que tie­ne el país de abrir­se a mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les, res­pec­to a la in­ver­sión en sec­to­res es­tra­té­gi­cos eco­nó­mi­cos co­mo en los ener­gé­ti­cos y co­mu­ni­ca­cio­nes, que de­to­na­rán ma­yor com­pe­ti­ti­vi­dad y con ello me­jo­res ser­vi­cios y pro­duc­tos.

Hay se­rios dé­fi­cits en ma­te­ria de jus­ti­cia, co­rrup­ción e in­se­gu­ri­dad que des­alien­tan las in­ver­sio­nes y con ello la opor­tu­ni­dad de ge­ne­rar más em­pleos; una re­for­ma fis­cal ad­ver­sa al em­pre­sa­ria­do me­xi­cano y un sis­te­ma po­lí­ti­co des­gas­ta­do por esas mis­mas cau­sas que ge­ne­ra­ron cri­sis de le­gi­ti­mi­dad en un pe­rio­do re­la­ti­va­men­te cor­to.

A lo an­te­rior hay que agre­gar­le que Mé­xi­co tam­bién en­fren­ta si­tua­cio­nes en un en­torno in­ter­na­cio­nal ines­ta­ble da­das la va­ria­bi­li­dad en el pre­cio del pe­tró­leo, la de­ter­mi­na­ción de la ta­sa de la FED en Es­ta­dos Uni­dos de in­cre­men­tar­la o la in­cer­ti­dum­bre de la re­la­ción co­mer­cial con Es­ta­dos Uni­dos.

Por lo an­te­rior, con­si­de­ro que los prin­ci­pa­les re­tos que de­be en­fren­tar la ad­mi­nis­tra­ción del pre­si­den­te Ló­pez Obra­dor, son los si­guien­tes:

1. Cre­di­bi­li­dad. El pre­si­den­te Ló­pez ne­ce­si­ta que sus pro­me­sas de cam­pa­ña va­yan gra­dual­men­te sien­do cum­pli­das, no só­lo pa­ra con­ven­cer a su elec­to­ra­do, sino tam­bién a quie­nes fue­ron y se­rán su opo­si­ción, así co­mo mos­trar cla­ra­men­te sus be­ne­fi­cios. De no ha­cer­lo, pue­de gra­dual­men­te caer en des­cré­di­to y ace­le­rar otra nue­va cri­sis de le­gi­ti­mi­dad, so­bre to­do si aque­llos que al emi­tir su vo­to con­fia­ron en al­gún beneficio y no lo re­ci­ben.

2. Se­gu­ri­dad, or­den y jus­ti­cia. En­tre los me­xi­ca­nos exis­te la sen­sa­ción de que la im­pu­ni­dad cam­pea y pue­de apro­ve­char­se de ello, sin em­bar­go, y de ma­ne­ra con­tra­dic­to­ria, tam­bién re­quie­re de la se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca pa­ra su pro­pio desa­rro­llo; en ese sen­ti­do, ne­ce­si­ta que las nor­mas se cum­plan, pe­ro tam­bién de un or­den ju­rí­di­co en­ten­di­ble, ac­ce­si­ble y fac­ti­ble, que le den se­gu­ri­dad en el em­pleo, en sus re­la­cio­nes co­mer­cia­les co­ti­dia­nas y que se­pa que sus fa­mi­lias, pue­den as­pi­rar a al­go me­jor. La po­lí­ti­ca del per­dón de­ja en en­tre­di­cho ta­les as­pi­ra­cio­nes, pues tie­ne aro­ma a im­pu­ni­dad, y los elec­to­res vo­ta­ron tam­bién pa­ra que la co­rrup­ción se erra­di­que y se cas­ti­gue.

3. Ge­ne­ra­ción de em­pleo. La so­la ope­ra­ción de pro­gra­mas que re­par­tan di­ne­ro no se­rá su­fi­cien­te pa­ra aten­der las de­man­das de bie­nes y ser­vi­cios que, con ese re­cur­so, ten­gan sus be­ne­fi­cia­rios. De­be exis­tir una ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca sin sub­si­dios y li­bres de con­trol de pre­cios, por­que, de ha­ber­los, de­te­rio­ra­rá gra­dual­men­te la com­pe­ten­cia y la pro­duc­ción en el país, y con ello, la ge­ne­ra­ción de em­pleos, y le­jos de cum­plir el ob­je­ti­vo ini­cial de procurar su ge­ne­ra­ción de em­pleos, la des­in­cen­ti­va­rá. El pre­si­den­te de­be­rá re­cor­dar que el Es­ta­do no es quien ge­ne­ra los em­pleos, o por lo me­nos el prin­ci­pal ge­ne­ra­dor de los mis­mos, es quien pro­pi­cia las con­di­cio­nes pa­ra que se ge­ne­ren.

4. Es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra. El pre­si­den­te elec­to de­be re­co­no­cer que, a pe­sar de los vai­ve­nes in­ter­nos y los in­ter­na­cio­na­les, re­ci­be un país con cre­ci­mien­to, con or­ga­nis­mos au­tó­no­mos que co­par­ti­ci­pan en la es­ta­bi­li­dad de las va­ria­bles ma­cro­eco­nó­mi­cas que in­ci­den en el con­trol de la in­fla­ción. Rom­per esos equi­li­brios, co­mo pa­re­ce es­tar ha­cien­do, lo úni­co que lo­gra­rá es de­bi­li­tar aún más al pe­so fren­te a un en­torno eco­nó­mi­co in­ter­na­cio­nal ad­ver­so.»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.