Se re­quie­re de­fi­nir una po­lí­ti­ca cri­mi­nal

En el es­que­ma de se­gu­ri­dad de la pró­xi­ma ad­mi­nis­tra­ción es ne­ce­sa­rio dar im­por­tan­cia a la pro­cu­ra­ción de jus­ti­cia, re­fie­re la ex­dipu­tada fe­de­ral del PRI

El Economista (México) - Los Políticos - - LOS RETOS DE AMLO - Por Li­dia Aris­ta li­dia.aris­[email protected]­co­no­mis­ta.mx

En ma­te­ria de pro­cu­ra­ción de jus­ti­cia, los re­tos de la pró­xi­ma ad­mi­nis­tra­ción fe­de­ral se­rán dis­mi­nuir las ci­fras de im­pu­ni­dad, cons­truir una Fis­ca­lía Ge­ne­ral de la República au­tó­no­ma y fuer­te, así co­mo lle­var a la reali­dad una po­lí­ti­ca de per­se­cu­ción de de­li­tos, es de­cir, de­fi­nir a cuá­les se les da­rá prio­ri­dad en la in­ves­ti­ga­ción, per­se­cu­ción y ejer­ci­cio de la ac­ción pe­nal, plan­teó Ma­ria­na Be­ní­tez Ti­bur­cio.

La ex­sub­pro­cu­ra­do­ra ju­rí­di­ca y de Asun­tos In­ter­na­cio­na­les de la Pro­cu­ra­du­ría Ge­ne­ral de la República ex­pli­có que la se­gu­ri­dad pú­bli­ca es un pro­ce­so pa­ra el que se de­ben con­si­de­rar ac­cio­nes tan­to de pre­ven­ción, co­mo de san­ción, por lo cual es un error en­fo­car­se, só­lo en el com­ba­te de de­li­tos, co­mo lo es­tá ha­cien­do el go­bierno que es­tá por ini­ciar.

“No se es­tá vien­do un plan con to­dos es­tos es­la­bo­nes en ca­de­na que es la se­gu­ri­dad pú­bli­ca. Se es­tá ana­li­zan­do una par­te muy pe­que­ña de to­do el pro­ble­ma, so­la­men­te se le es­tá po­nien­do ma­yor én­fa­sis en la Guar­dia Na­cio­nal”.

Plan­teó que es fun­da­men­tal dar­le la im­por­tan­cia que tie­ne a la pro­cu­ra­ción de jus­ti­cia, pa­ra lo cual, ca­li­fi­có co­mo un acier­to que en el mo­de­lo de Fis­ca­lía Ge­ne­ral de la República se ha­ya in­cor­po­ra­do un plan de per­se­cu­ción pe­nal; aho­ra, di­jo, ha­brá que ha­cer­lo una reali­dad.

“Un pri­mer re­to es que ha­ya un plan­tea­mien­to de cuál va a ser la po­lí­ti­ca cri­mi­nal, es de­cir, en qué de­li­to se va a en­fo­car la fis­ca­lía, cuá­les van a ser sus prio­ri­da­des en ma­te­ria de de­li­tos y qué se tie­ne que ha­cer pa­ra aba­tir la im­pu­ni­dad que tan­to las­ti­ma a la so­cie­dad”.

Pa­ra ello, di­jo, un pri­mer pa­so de­be ser con­tar real­men­te con una Fis­ca­lía Ge­ne­ral au­tó­no­ma del Po­der Eje­cu­ti­vo.

Ade­lan­tó que es cla­ro que la fis­ca­lía en­fren­ta­rá mu­chos obs­tácu­los, sin em­bar­go, hay que ser pa­cien­tes pa­ra con­se­guir los re­sul­ta­dos es­pe­ra­dos.

“No va a ser al­go in­me­dia­to. Yo ya es­tu­ve ahí y es muy com­ple­jo ir aba­tien­do e ir cons­tru­yen­do nue­vas prác­ti­cas, iner­cias cons­ti­tu­cio­na­les y men­ta­li­dad pa­ra ha­cer un gran cam­bio, pe­ro me pa­re­ce que el pri­mer gran cam­bio pa­ra que su­ce­da es que la per­so­na que va­ya a ocu­par la ti­tu­la­ri­dad de la Fis­ca­lía Ge­ne­ral sea au­tó­no­ma y ten­ga cla­ro ha­cia dón­de va a en­fo­car sus ba­te­rías pa­ra com­ba­tir los de­li­tos”.

ES UN RE­TRO­CE­SO, CREAR LA GUAR­DIA NA­CIO­NAL

La tam­bién ex­dipu­tada fe­de­ral del PRI con­si­de­ró que es un re­tro­ce­so crear la fi­gu­ra de Guar­dia Na­cio­nal co­mo lo ha pro­pues­to el pre­si­den­te elec­to An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, por­que no pue­den re­caer en el Ejér­ci­to las ta­reas de se­gu­ri­dad pú­bli­ca.

Ex­pli­có que es preo­cu­pan­te que ade­más se es­té per­fi­lan­do sus­ti­tuir con la Guar­dia Na­cio­nal a las po­li­cías que ya exis­ten.

“Lo más gra­ve es que es­tán plan­tean­do que es­ta Guar­dia Na­cio­nal sus­ti­tu­ya a cual­quier otra po­li­cía, es de­cir, no se pre­ten­de que sea de ma­ne­ra com­ple­men­ta­ria a otro cuer­po de se­gu­ri­dad co­mo se ha­ce en paí­ses co­mo Fran­cia, sino que la úni­ca apues­ta que ten­dría­mos co­mo cor­po­ra­ción de se­gu­ri­dad a ni­vel fe­de­ral se­ría la Guar­dia Na­cio­nal”.

La ex­le­gis­la­do­ra priis­ta se­ña­ló que es la­men­ta­ble que no se es­té

Un pri­mer re­to es que ha­ya un plan­tea­mien­to de cuál va a ser la po­lí­ti­ca cri­mi­nal, es de­cir, en qué de­li­to se va a en­fo­car la fis­ca­lía, cuá­les van a ser sus prio­ri­da­des en ma­te­ria de de­li­tos y qué se tie­ne que ha­cer pa­ra aba­tir la im­pu­ni­dad que tan­to las­ti­ma a la so­cie­dad”.

fi­jan­do un lí­mi­te de tiem­po pa­ra la per­ma­nen­cia de los mi­li­ta­res en ta­reas de se­gu­ri­dad pú­bli­ca.

Tam­bién lla­mó la aten­ción en que, co­mo par­te de la po­lí­ti­ca de se­gu­ri­dad pre­sen­ta­da ha­ce unos días por el pre­si­den­te elec­to, no se ha­ya in­clui­do la coor­di­na­ción en­tre los tres ór­de­nes de go­bierno pa­ra ha­cer fren­te al pro­ble­ma de in­se­gu­ri­dad que afec­ta a Mé­xi­co.

El go­bierno elec­to se ha con­cen­tra­do en ha­blar so­la­men­te de la Guar­dia Na­cio­nal co­mo si fue­ra el úni­co en­car­ga­do de la se­gu­ri­dad, es­tá bo­rran­do de un plu­ma­zo el fe­de­ra­lis­mo en ma­te­ria de se­gu­ri­dad. La pro­pia Cons­ti­tu­ción es­ta­ble­ce que la se­gu­ri­dad pú­bli­ca es una ta­rea coor­di­na­da en­tre la Fe­de­ra­ción, los mu­ni­ci­pios y los es­ta­dos, pe­ro en el plan de se­gu­ri­dad no hay nin­gu­na pa­la­bra acer­ca de un es­que­ma de coor­di­na­ción en­tre esos ni­ve­les de go­bierno.

Be­ní­tez Ti­bur­cio in­di­có que, de no co­rre­gir­se, se pre­vé un es­ce­na­rio in­cier­to, en don­de ca­da ni­vel de go­bierno eva­di­ría su res­pon­sa­bi­li­dad en esas ta­reas y po­dría em­peo­rar la si­tua­ción de in­se­gu­ri­dad y vio­len­cia que aque­ja a gran par­te del país.

Fo­to: cuar­tos­cu­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.