El desafío es con­tro­lar la co­rrup­ción

En el pró­xi­mo se­xe­nio se­rá ne­ce­sa­rio for­ta­le­cer a las ins­ti­tu­cio­nes que for­man par­te del Sis­te­ma Na­cio­nal An­ti­co­rrup­ción, des­ta­ca la dipu­tada

El Economista (México) - Los Políticos - - LOS RETOS DE AMLO - Por Li­dia Aris­ta li­dia.aris­[email protected]­co­no­mis­ta.mx

A cua­tro días de que An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor asu­ma la Pre­si­den­cia de la República no hay cla­ri­dad so­bre la po­lí­ti­ca an­ti­co­rrup­ción que ha­brá de se­guir du­ran­te los pró­xi­mos seis años, lo cual es preo­cu­pan­te por­que es evi­den­te que ese pro­ble­ma no se erra­di­ca de ta­jo ni só­lo con la vo­lun­tad u ho­no­ra­bi­li­dad del pre­si­den­te, sino for­ta­le­cien­do las ins­ti­tu­cio­nes, plan­teó Mart­ha Ta­gle.

La dipu­tada fe­de­ral de Mo­vi­mien­to Ciu­da­dano afir­mó que gran par­te del triun­fo de Ló­pez Obra­dor el pa­sa­do 1 de ju­lio se ex­pli­ca por el har­taz­go de los ciu­da­da­nos res­pec­to de la co­rrup­ción; por lo que el com­ba­te a ese fla­ge­lo de­be ser un com­pro­mi­so pa­ra el pró­xi­mo pre­si­den­te de Mé­xi­co.

Sin em­bar­go, di­jo, no hay pro­pues­ta con­cre­ta pa­ra com­ba­tir la co­rrup­ción en el go­bierno, so­bre to­do en lo que a com­pras se re­fie­re, pues ahí es jus­to don­de se en­cuen­tra el ta­lón de Aqui­les de la fun­ción pú­bli­ca.

En ese sen­ti­do, plan­teó que el desafío de Ló­pez Obra­dor y su equi­po no es erra­di­car la co­rrup­ción, por­que eso es im­po­si­ble, pe­ro sí de­be ser al me­nos con­tro­lar­la.

“La so­cie­dad ci­vil or­ga­ni­za­da ha si­do muy en­fá­ti­ca en de­cir que la co­rrup­ción no se eli­mi­na de ta­jo. En to­do el mun­do exis­ten di­fe­ren­tes ni­ve­les de co­rrup­ción pe­ro sí me pa­re­ce que el go­bierno tie­ne que con­tro­lar la co­rrup­ción”.

Re­fi­rió que el signo del se­xe­nio que es­tá por con­cluir fue la co­rrup­ción pe­ro no só­lo en el ám­bi­to fe­de­ral con ca­sos co­mo el de la Ca­sa Blan­ca, tam­bién a ni­vel es­ta­tal, di­jo, hu­bo ca­sos de ro­bos des­ca­ra­dos, que las­ti­ma­ron pro­fun­da­men­te a la so­cie­dad.

Por ello, con­si­de­ró que el go­bierno en­tran­te de­be­ría ha­ber ya de­fi­ni­do un plan pa­ra con­tro­lar la co­rrup­ción, así co­mo pa­ra cas­ti­gar aque­llos de­li­tos que se co­me­tie­ron du­ran­te los úl­ti­mos años.

Sos­tu­vo que lo que los ciu­da­da­nos es­pe­ran es no vol­ver a ver más fun­cio­na­rios pú­bli­cos en­ri­que­ci­dos a cos­ta del era­rio y que los re­cur­sos lle­guen real­men­te a don­de tie­nen que lle­gar.

Ta­gle, quien en la le­gis­la­tu­ra pa­sa­da co­mo se­na­do­ra de la República fue una de las im­pul­so­ras del com­ba­te an­ti­co­rrup­ción, plan­teó que el pró­xi­mo pre­si­den­te de Mé­xi­co cuen­ta con un Sis­te­ma Na­cio­nal An­ti­co­rrup­ción que si bien no ha si­do im­ple­men­ta­do efi­caz­men­te, ya ope­ra. “Con­fiar­se en per­so­nas no es su­fi­cien­te, ne­ce­si­ta­mos ins­ti­tu­cio­nes fuer­tes, me­ca­nis­mos de ac­ción efi­cien­tes y de san­ción ejem­pla­res”.

IN­DIS­PEN­SA­BLE, FIS­CAL AU­TÓ­NO­MO

La dipu­tada fe­de­ral plan­teó que co­mo par­te de ese for­ta­le­ci­mien­to de las ins­ti­tu­cio­nes, es in­dis­pen­sa­ble que se den los nom­bra­mien­tos que aún es­tán pen­dien­tes, co­mo el de los 18 ma­gis­tra­dos del Tri­bu­nal Fe­de­ral de Jus­ti­cia Ad­mi­nis­tra­ti­va, así co­mo el del fis­cal es­pe­cia­li­za­do en ma­te­ria an­ti­co­rrup­ción.

Men­cio­nó que pa­ra un ver­da­de­ro com­ba­te a la co­rrup­ción es ne­ce­sa­rio que tan­to el fis­cal ge­ne­ral de la República co­mo el de An­ti­co­rrup­ción que sean nom­bra­dos real­men­te sean au­tó­no­mos y no co­rran el ries­go de ser re­mo­vi­dos de sus car­gos por las in­ves­ti­ga­cio­nes que reali­cen.

Mart­ha Ta­gle lla­mó la aten­ción res­pec­to a al­gu­nas atri­bu­cio­nes que se le re­ti­ra­ron a la Se­cre­ta­ría de la Fun­ción Pú­bli­ca y se le otor­ga­ron a la Se­cre­ta­ría de Ha­cien­da, y que se re­fie­ren a los li­nea­mien­tos de com­pras y ad­qui­si­cio­nes por par­te del go­bierno, en las que, di­jo, ha­brá que po­ner es­pe­cial én­fa­sis, pues ahí se en­cuen­tra el prin­ci­pal de­bi­li­dad de la fun­ción pú­bli­ca.

Aho­ra se­rá una fun­ción que es­tá cen­tra­li­za­da en ma­nos del se­cre­ta­rio de Ha­cien­da, a tra­vés de su ofi­cia­lía ma­yor. Nos pa­re­ce un cam­bio im­por­tan­te a la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca y al Sis­te­ma Na­cio­nal An­ti­co­rrup­ción por­que cen­tra­li­zar en una so­la per­so­na to­da la com­pra y ad­qui­si­cio­nes no ne­ce­sa­ria­men­te per­mi­ti­rá un con­trol ma­yor de las com­pras y ad­qui­si­cio­nes, por­que el vo­lu­men de com­pras y ad­qui­si­cio­nes no so­la­men­te es muy gran­de sino que re­quie­re mu­chas es­pe­ci­fi­ca­cio­nes. Se co­rre el ries­go de que se cue­len con­flic­tos de in­te­rés.

Des­ta­có que ha­brá que te­ner mu­cho cui­da­do, so­bre to­do re­cor­dar que la co­rrup­ción no im­pli­ca só­lo a una per­so­na, sino de una red de per­so­nas que tie­nen ro­les di­ver­sos pe­ro con el mis­mo ob­je­ti­vo: co­rrom­per.

Con­fiar­se en per­so­nas no es su­fi­cien­te, ne­ce­si­ta­mos ins­ti­tu­cio­nes fuer­tes, me­ca­nis­mos de ac­ción efi­cien­tes y de san­ción ejem­pla­res”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.