Suel­da­zos

El Economista (México) - Los Políticos - - EJECUTIVO VS JUDICIAL - Mó­ni­ca Uri­be

UNA DE LAS DIATRIBAS ac­tua­les es la ame­na­za del pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca de li­mi­tar los suel­dos, sa­la­rios y die­tas de los po­de­res Ju­di­cial y, en me­nor me­di­da, del Le­gis­la­ti­vo, lo que vul­ne­ra la au­to­no­mía de las es­fe­ras del po­der es­ta­tal y da cuen­ta del pre­si­den­cia­lis­mo exa­cer­ba­do que se em­pie­za a im­po­ner, jus­to cuan­do ha­ce al­gu­nos años es­tá­ba­mos cier­tos de que ha­bían aca­ba­do los tiem­pos de la Pre­si­den­cia im­pe­rial. Pa­re­ce que el mo­do de “pro­duc­ción pre­si­den­cial” es na­tu­ral del me­xi­cano. Cau­di­llo, dic­ta­dor o pre­si­den­te, cual­quie­ra de es­tas fi­gu­ra fuer­tes y, sal­vo la úl­ti­ma, por de­fi­ni­ción au­to­ri­ta­rias, re­sul­tan su­ma­men­te atrac­ti­vas pa­ra el elec­tor me­xi­cano, in­de­pen­dien­te­men­te del mar­ke­ting po­lí­ti­co y la elec­ción (ir)ra­cio­nal, teo­ría es­ta úl­ti­ma que no sus­cri­bo ni de ca­sua­li­dad, por­que cada día me cada me con­ven­zo más de que la cul­tu­ra ge­ne­ral y la po­lí­ti­ca en par­ti­cu­lar son ab­so­lu­ta­men­te de­fi­ni­to­rias en la con­duc­ta de los elec­to­res. En ese sen­ti­do, An­drés Ma­nuel era el can­di­da­to que me­jor se ajus­ta­ba a la idio­sin­cra­sia del me­xi­cano pro­me­dio. “Me can­so gan­so” es la fra­se del año por­que en ella se con­den­sa el vo­lun­ta­ris­mo de go­ber­nan­te y bue­na par­te de los go­ber­na­dos. Me can­só gan­so res­pon­de a quie­nes no tie­nen lí­mi­tes y por ello se des­ha­cen de los obs­tácu­los que en­cuen­tren en su ca­mino pa­ra lo­grar sus pro­pó­si­tos sin re­pa­rar en los da­ños co­la­te­ra­les. Pe­se a que el diag­nós­ti­co de López Obra­dor so­bre la si­tua­ción del país es ati­na­do, las for­mas en que se pre­ten­de re­sol­ver la pro­ble­má­ti­ca son las que ver­da­de­ra­men­te es­tán fue­ra de ló­gi­ca y pro­por­ción. Si se quie­ren co­rre­gir las dis­tor­sio­nes del gas­to pú­bli­co, la lu­pa no de­be di­ri­gir­se ex­clu­si­va­men­te en el ca­pí­tu­lo mil del Cla­si­fi­ca­dor por Ob­je­to del Gas­to de la Ad­mi­nis­tra­ción Pú­bli­ca Fe­de­ral, des­ti­na­dos a las re­mu­ne­ra­cio­nes de los tra­ba­ja­do­res al ser­vi­cio del Es­ta­do —pa­go de suel­dos, ho­no­ra­rios y re­mu­ne­ra­cio­nes, pres­ta­cio­nes, es­tí­mu­los, pa­gos del SAR y por con­cep­to de ries­gos la­bo­ra­les, en­tre otras co­sas—, sino en otros ca­pí­tu­los del gas­to co­rrien­te.

A mi jui­cio, en el ca­pí­tu­lo dos mil, des­ti­na­do al pa­go de ma­te­ria­les y su­mi­nis­tros, ha­bría mu­cha te­la de dón­de cor­tar. Jus­to ahí es don­de se ob­ser­va­ban dis­pen­dios es­can­da­lo­sos co­mo la com­pra de ma­te­ria­les por más de tres o cua­tro ve­ces su va­lor: des­de el clo­ro pa­ra la lim­pie­za, es­co­bas has­ta compu­tado­ras, im­pre­so­ras, ma­te­rial de ofi­ci­na, com­bus­ti­bles, re­fac­cio­nes y, de ma­ne­ra muy im­por­tan­te, pro­duc­tos far­ma­céu­ti­cos pa­ra el sec­tor sa­lud. En es­te úl­ti­mo ru­bro, hay em­pre­sas, que ven­den des­de ga­sas has­ta fár­ma­cos on­co­ló­gi­cos. Su­pues­ta­men­te hay com­pe­ten­cia en­tre los dis­tin­tos pro­vee­do­res, pe­ro en el IMSS to­do era mar­ca PI­SA. Me cons­ta por­que me eché un tra­ta­mien­to de ca­si dos años, du­ran­te los cua­les me de­di­qué a ob­ser­var la ló­gi­ca ad­mi­nis­tra­ti­va de los ser­vi­cios de sa­lud, los pro­duc­tos que usa­ban, si es­ta­ban siem­pre dis­po­ni­bles, si ha­bía dis­pen­dio, et­cé­te­ra. Só­lo me to­có un par de ve­ces que fal­ta­ba un cier­to ti­po de agu­jas pa­ra ca­té­te­res y otra vez que al­gu­nos pa­cien­tes se tu­vie­ron que re­gre­sar a sus ca­sas por­que no te­nían en al­ma­cén el me­di­ca­men­to co­rres­pon­dien­te, al­go de­plo­ra­ble en pa­cien­tes on­co­ló­gi­cos. Di­gre­sión apar­te, el ca­pí­tu­lo tres mil tam­bién de­be ser ob­je­to de pun­tual con­trol, pues ahí se en­cuen­tran los su­mi­nis­tros re­la­ti­vos al pa­go de co­mu­ni­ca­cio­nes te­le­fó­ni­cas, co­rreo y te­lé­gra­fo, arren­da­mien­tos de in­mue­bles, vehícu­los de to­da ín­do­le, te­rre­nos, ma­qui­na­ria, equi­po, mo­bi­lia­rio y, ru­bro im­por­tan­tí­si­mo, ase­so­rías ex­ter­nas, es­tu­dios, in­ves­ti­ga­cio­nes y otros ser­vi­cios. Aquí sí se va mu­cho di­ne­ro y re­sul­ta mu­cho más one­ro­so que el pa­go de suel­dos y sa­la­rios, que al fi­nal es el pa­go por la in­ver­sión en ca­pi­tal hu­mano. En el ca­pí­tu­lo tres mil tam­bién se in­clu­ye pa­go por ser­vi­cios ban­ca­rios y fi­nan­cie­ros, así co­mo sub­con­tra­ta­ción de ser­vi­cios, pa­go por im­pre­sos, man­te­ni­mien­to de equi­po, lim­pie­za, con­ser­va­ción de bie­nes mue­bles e in­mue­bles, to­dos los gas­tos de co­mu­ni­ca­ción so­cial y di­fu­sión, ser­vi­cios ofi­cia­les, pro­to­co­lo na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal, viá­ti­cos na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les, gas­tos de la Pre­si­den­cia, gas­tos del ser­vi­cio ex­te­rior y to­da cla­se de pér­di­das del era­rio, en­tre ellas las li­qui­da­cio­nes… En es­te

ru­bro sí se­ría al­ta­men­te re­co­men­da­ble re­vi­sar con lu­pa, aun­que se­ría pru­den­te ex­cluir del re­cor­te los so­bre­suel­dos de los di­plo­má­ti­cos des­ti­na­dos a mi­sio­nes en el ex­te­rior, los que, por cier­to, ya em­pe­za­ron a re­ci­bir che­ques con la dis­mi­nu­ción sa­la­rial anun­cia­da. Re­sul­ta in­dig­nan­te que a los di­plo­má­ti­cos, que vi­ven en Londres o en To­kio, don­de la vi­da es es­tra­tos­fé­ri­ca­men­te ca­ra, se les res­ten las ayu­das pa­ra cu­brir gas­tos de co­le­gia­tu­ra y vi­vien­da. Y re­sul­ta in­dig­nan­te por­que sus hi­jos tie­nen que ir a de­ter­mi­na­das es­cue­las pa­ra que sus es­tu­dios sean re­va­li­da­dos en cual­quier par­te del mun­do y po­der con­ti­nuar es­tu­dian­do. ¿O aho­ra los di­plo­má­ti­cos no van a te­ner de­re­cho a te­ner a sus fa­mi­lias con­si­go y pro­por­cio­nar­les una vi­da dig­na? ¿De plano el ser­vi­cio ex­te­rior va a dis­cri­mi­nar a las per­so­nas con fa­mi­lia? Ade­más, los di­plo­má­ti­cos tie­nen la obli­ga­ción de re­pre­sen­tar dig­na­men­te a nues­tro país, in­clu­so has­ta con su ves­ti­men­ta…. ¿O aho­ra los di­plo­má­ti­cos ya no van a usar el frac pro­to­co­la­rio en al­gu­nos even­tos por­que el go­bierno me­xi­cano ya no va a dar esa cla­se de apo­yos?

El ca­pí­tu­lo cua­tro mil es un ba­rril sin fon­do en el que se in­clu­yen sub­si­dios y trans­fe­ren­cias. Sub­si­dios a to­do, trans­fe­ren­cias a las en­ti­da­des fe­de­ra­ti­vas pa­ra pro­gra­mas ins­ti­tu­cio­na­les del IMSS o del ISSSTE o del SAR.

El ca­pí­tu­lo cin­co mil es in­ver­sión en bie­nes mue­bles —has­ta pe­rros— e in­mue­bles: edi­fi­cios de ofi­ci­nas, hos­pi­ta­les, ca­rre­te­ras, puer­tos, et­cé­te­ra. Aquí tam­bién se­ría re­co­men­da­ble re­vi­sar con lu­pa por­que se tra­ta de gas­to de in­ver­sión. El seis mil es­tá des­ti­na­do a la cons­truc­ción de obras pú­bli­cas —aquí es don­de ca­brían el Tren Ma­ya y el NAICM, si es que real­men­te se cons­tru­yen du­ran­te el pre­sen­te se­xe­nio— por lo que es­te ca­pí­tu­lo de­be ser ob­ser­va­do no só­lo por el con­trol de ges­tión in­terno sino tam­bién por el Le­gis­la­ti­vo y la so­cie­dad ci­vil. Lo mis­mo apli­ca pa­ra el ca­pí­tu­lo sie­te mil, que in­clu­ye in­ver­sión fi­nan­cie­ra, pro­vi­sio­nes eco­nó­mi­cas, ayu­das, otras ero­ga­cio­nes, y pen­sio­nes, ju­bi­la­cio­nes y de­más. El ca­pí­tu­lo ocho mil par­ti­ci­pa­cio­nes de in­gre­sos, apor­ta­cio­nes fe­de­ra­les, apor­ta­cio­nes y gas­to reasig­na­do, así co­mo las ero­ga­cio­nes por con­cep­to del Sis­te­ma de Coor­di­na­ción Fis­cal. El ca­pí­tu­lo nue­ve mil siem­pre ha si­do bien cui­da­do, por­que se tra­ta de la deu­da pú­bli­ca, in­ter­na y ex­ter­na; ahí na­die pue­de ha­cer tran­sas, por­que los gru­pos fi­nan­cie­ros in­ter­na­cio­na­les sos­pe­cho que no lo per­mi­ti­rían.

Así es­tá in­te­gra­do el gas­to pú­bli­co del Eje­cu­ti­vo fe­de­ral. So­bre to­dos es­tos gru­pos sí pue­de ejer­cer to­da cla­se de ins­pec­cio­nes, con­tro­les de ges­tión y au­di­to­rías in­ter­nas, por­que la ex­ter­na la ha­ce la Au­di­to­ría Su­pe­rior de la Fe­de­ra­ción que de­pen­de del Po­der Le­gis­la­ti­vo.

Pe­ro re­sul­ta que, téc­ni­ca­men­te, el Eje­cu­ti­vo no pue­de ni de­be me­ter­se en la ad­mi­nis­tra­ción del Po­der Ju­di­cial ni con la del Le­gis­la­ti­vo, por la se­pa­ra­ción tri­par­ti­ta con­sa­gra­da en la Cons­ti­tu­ción, que se ve­ría tras­to­ca­da. Ade­más, el Le­gis­la­ti­vo y el Ju­di­cial ero­gan in­fi­ni­ta­men­te me­nos que el go­bierno fe­de­ral y los or­ga­nis­mos au­tó­no­mos. Mu­cho tra­ba­jo nos cos­tó el equi­li­brio de po­de­res y la cons­truc­ción de un sis­te­ma elec­to­ral con­fia­ble co­mo pa­ra que de un plu­ma­zo nos di­gan que se­ría me­jor pa­sar las ta­reas elec­to­ra­les a la Se­gob o me­ter­se en la ad­mi­nis­tra­ción de los otros dos po­de­res. Dis­mi­nuir el suel­do de fun­cio­na­rios pú­bli­cos y jue­ces no re­suel­ve na­da; es una me­di­da tan efec­tis­ta co­mo abrir Los Pi­nos al pú­bli­co. Di­go…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.