Es un asun­to de pesos y con­tra­pe­sos

El di­rec­tor del IIJ de la UNAM, plan­tea que, en es­te con­flic­to en­tre po­de­res inevi­ta­ble­men­te hay una di­men­sión po­lí­ti­ca “Lo que es de es­pe­rar­se es que se im­pon­ga la res­pon­sa­bi­li­dad ins­ti­tu­cio­nal”

El Economista (México) - Los Políticos - - EJECUTIVO VS JUDICIAL - IIJUNAM ju­ri­di­cas.unam.mx/ Por Die­go Ba­di­llo die­go.ba­di­[email protected]­co­no­mis­ta.mx

La dis­cu­sión en­tre el pre­si­den­te An­drés Ma­nuel López Obra­dor, con el apo­yo de su ma­yo­ría le­gis­la­ti­va en el Con­gre­so de la Unión, con­tra fun­cio­na­rios del Po­der Ju­di­cial y otros de dis­tin­tas áreas del Es­ta­do me­xi­cano, re­la­cio­na­da con la in­ten­ción de re­du­cir sa­la­rios de al­gu­nos fun­cio­na­rios pú­bli­cos, de­be mi­rar­se en­ten­dien­do que for­ma par­te de una di­ná­mi­ca de pesos y con­tra­pe­sos en­tre los po­de­res, ase­ve­ró el di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes Ju­rí­di­cas de la UNAM (IIJ), Pe­dro Sa­la­zar.

Eso quie­re de­cir, con­ti­nuó, que el Po­der Ju­di­cial es­tá pa­ra con­tro­lar las de­ci­sio­nes del Po­der Eje­cu­ti­vo y del Le­gis­la­ti­vo.

En entrevista ex­pli­có que es­ta si­tua­ción ge­ne­ra ten­sión a los po­de­res que van ser con­tro­la­dos por el Ju­di­cial, es de­cir el Eje­cu­ti­vo y el Le­gis­la­ti­vo.

Inevi­ta­ble­men­te, cuan­do se tra­ta de los me­ca­nis­mos de con­trol cons­ti­tu­cio­nal, hay una di­men­sión téc­ni­co ju­rí­di­ca, que es la que es­pe­ra­mos que pre­va­lez­ca, so­bre to­do en la ar­gu­men­ta­ción de las de­ci­sio­nes y lo que bus­ca­mos es que los juz­ga­do­res de­ci­dan con­for­me a de­re­cho, no con­for­me a sus con­vic­cio­nes, pe­ro cuan­do se tra­ta de de­ci­sio­nes de con­trol ante los otros po­de­res de la unión, inevi­ta­ble­men­te hay una di­men­sión po­lí­ti­ca, in­sis­tió.

In­clu­so men­cio­nó que eso en la teo­ría cons­ti­tu­cio­nal se lla­ma “de di­fi­cul­tad con­tra­ma­yo­ri­ta­ria”, que se con­fi­gu­ra cuan­do al Po­der Ju­di­cial (si fue­ra el ca­so, por­que to­da­vía no de­ci­de) le to­ca la di­fí­cil ta­rea de co­rre­gir­le la pla­na, en es­te ca­so, al par­ti­do que tiene la ma­yo­ría le­gis­la­ti­va y la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca.

Es de­cir, hay una ma­yo­ría po­lí­ti­ca-elec­to­ral que po­dría ser co­rre­gi­da y re­di­rec­cio­na­da por par­te de un ór­gano de con­trol cons­ti­tu­cio­nal. Eso inevi­ta­ble­men­te tiene una di­men­sión po­lí­ti­ca.

Di­jo que lo que es de es­pe­rar­se de es­te asun­to es que se im­pon­ga la res­pon­sa­bi­li­dad ins­ti­tu­cio­nal; de en­ten­der de que es­to es así, que hay quie­nes to­man de­ci­sio­nes y hay quie­nes es­tán pa­ra re­vi­sar esas de­ci­sio­nes.

ES UNA LEY TÉC­NI­CA­MEN­TE DEFECTUOSA

El cons­ti­tu­cio­na­lis­ta ex­pli­có que te­ne­mos al Eje­cu­ti­vo im­pul­san­do una pro­pues­ta que ha si­do una de sus ba­ta­llas po­lí­ti­cas más im­por­tan­tes de cam­pa­ña, con la ven­ta­ja pa­ra él que tiene una ma­yo­ría le­gis­la­ti­va que ha se­cun­da­do su pro­pues­ta.

Asi­mis­mo, des­ta­có que la ley en cues­tión tiene la ca­rac­te­rís­ti­ca que es téc­ni­ca­men­te muy defectuosa. “Fue muy des­cui­da­da en su con­fec­ción y a las le­yes de­fec­tuo­sas es más fá­cil com­ba­tir­las ju­di­cial­men­te”.

Ex­pu­so que eso se pu­de so­lu­cio­nar por dos vías: por la vía del con­trol cons­ti­tu­cio­nal, que pa­ra eso es­tá la Cor­te y pa­ra eso es­tán los jue­ces o por la vía de la re­for­ma le­gis­la­ti­va, es de­cir, la pro­pia ma­yo­ría del par­ti­do en el go­bierno po­dría re­vi­sar el di­se­ño de la ley y ha­cer una ley que sea más ade­cua­da al marco cons­ti­tu­cio­nal, sino tam­bién al ob­je­ti­vo que per­si­guen y a la pro­tec­ción de los de­re­chos que es­tán en jue­go.

Tam­bién in­di­có que no hay que

Hay una ma­yo­ría po­lí­ti­ca-elec­to­ral que po­dría ser co­rre­gi­da y re­di­rec­cio­na­da por par­te de un ór­gano de con­trol “cons­ti­tu­cio­nal”.

Cuan­do se tra­ta de de­ci­sio­nes de con­trol ante los otros po­de­res de la unión, inevi­ta­ble­men­te hay una di­men­sión po­lí­ti­ca”.

per­der la vis­ta que te­ne­mos un Po­der Le­gis­la­ti­vo que, se­cun­dan­do a la ma­yo­ría de su Eje­cu­ti­vo, por un la­do im­pul­sa la le­gis­la­ción, pe­ro una par­te de los le­gis­la­do­res, ejer­cien­do las fa­cul­ta­des que les da la pro­pia Cons­ti­tu­ción, tam­bién com­ba­te ju­di­cial­men­te la ley.

La ley ha si­do com­ba­ti­da por al­gu­nos fun­cio­na­rios del Po­der Ju­di­cial, pe­ro en su gran ma­yo­ría los de­más son de otros ór­ga­nos del Es­ta­do, co­mo la Co­mi­sión Na­cio­nal de De­re­chos Hu­ma­nos y los le­gis­la­do­res que lo­gra­ron 33% que es­ta­ble­ce la Cons­ti­tu­ción pa­ra po­der in­ter­po­ner la con­tro­ver­sia cons­ti­tu­cio­nal.

En opi­nión de Sa­la­zar, lo im­por­tan­te es que el Po­der Ju­di­cial es­tá obli­ga­do a im­par­tir jus­ti­cia, no ne­ce­sa­ria­men­te a dar­le la ra­zón a al­guien en par­ti­cu­lar, pe­ro sí a re­ci­bir los ca­sos y es­tu­diar­los y pro­nun­ciar­se so­bre ellos.

En ese sen­ti­do, el Po­der Ju­di­cial no pue­de ser omi­so “o mi­rar pa­ra otro la­do”: van a te­ner que es­tu­diar el fon­do y to­mar una sen­ten­cia aun­que en al­guno de los ca­sos sean juz­ga­do­res los que se ha­yan am­pa­ra­do, abun­dó.

De­jó cla­ro que él no cree que en el ca­so de to­dos los juz­ga­do­res lo que es­tén de­fen­dien­do sean pri­vi­le­gios, sino que tam­bién es­tán de­fen­dien­do su de­re­cho a una re­mu­ne­ra­ción ade­cua­da pa­ra las fun­cio­nes pa­ra las que lle­van a ca­bo, aun­que, di­jo, pe­ro tam­bién es cier­to que es ne­ce­sa­rio re­vi­sar ta­bu­la­do­res por­que hay al­gu­nos den­tro del Po­der Ju­di­cial de la Fe­de­ra­ción que cuan­do se in­te­gra to­do lo que per­ci­ben sí son mon­tos muy al­tos.

Di­jo que esa si­tua­ción tam­bién ha ge­ne­ra­do in­cer­ti­dum­bre en otras áreas de la ges­tión del Es­ta­do me­xi­cano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.