La in­ten­ción es de­bi­li­tar al Ju­di­cial

En­tre los tres po­de­res de la Unión de­be ha­ber una re­la­ción de coor­di­na­ción, mas no de su­bor­di­na­ción, re­fie­re el ex­per­to en jus­ti­cia cons­ti­tu­cio­nal

El Economista (México) - Los Políticos - - EJECUTIVO VS JUDICIAL - Por Li­dia Arista li­[email protected]­co­no­mis­ta.mx www.uv.mx/

La con­fron­ta­ción en­tre el Po­der Ju­di­cial y el Eje­cu­ti­vo no só­lo es iné­di­ta tam­bién es alar­man­te por­que de es­ca­lar el con­flic­to, po­dría po­ner­se en se­rio ries­go la re­la­ción de co­la­bo­ra­ción en­tre am­bos po­de­res, así co­mo la im­par­ti­ción de jus­ti­cia, plan­teó Enrique Cór­do­ba del Va­lle.

En entrevista, el aca­dé­mi­co de la Fa­cul­tad de De­re­cho de la Uni­ver­si­dad Ve­ra­cru­za­na (UV) ex­pu­so que lo que ex­pli­ca esa con­fron­ta­ción es una in­ten­ción de de­bi­li­tar al Po­der Ju­di­cial.

“Es alar­man­te que es­té su­ce­dien­do al­go así. Pa­re­cie­ra que és­ta es una ma­ne­ra de de­bi­li­tar al Po­der Ju­di­cial”.

Ex­pli­có que es­te en­fren­ta­mien­to es iné­di­to, y que, ante los cam­bios y trans­for­ma­cio­nes ju­rí­di­cos, los jue­ces y ma­gis­tra­dos es­tán en el de­re­cho de cues­tio­nar es­tas mo­di­fi­ca­cio­nes les asis­ta o no la ra­zón.

En tiem­pos de la Re­vo­lu­ción, re­cor­dó, so­la­men­te en al­gu­na oca­sión hu­bo una con­fron­ta­ción cuan­do se ejer­ció un am­pa­ro pa­ra evi­tar un fu­si­la­mien­to de al­gu­nas per­so­nas, pe­ro na­da que ver con lo que es­tá ha­cien­do aho­ra.

Cór­do­ba del Va­lle se­ña­ló que la re­la­ción en­tre los tres po­de­res de la unión de­be ser de es­tre­cha co­la­bo­ra­ción y coor­di­na­ción, en aras de for­ta­le­cer al Es­ta­do de­mo­crá­ti­co me­xi­cano, pe­ro no de­ben in­mis­cuir­se uno en la fun­ción del otro.

Se ha tra­ta­do du­ran­te mu­chos años de una co­la­bo­ra­ción, es de­cir, son po­de­res que no pue­den fun­cio­nar ais­la­dos cuan­do cada uno tiene su fun­ción na­tu­ral, ne­ce­si­tan de una co­la­bo­ra­ción es­tre­cha con los otros po­de­res, pe­ro no su­bor­di­na­ción. Una con- fron­ta­ción de es­ta na­tu­ra­le­za no la he­mos vis­to en años.

El tam­bién doctor en De­re­cho sos­tu­vo que con la lle­ga­da de An­drés Ma­nuel López Obra­dor al Po­der Eje­cu­ti­vo y de una ma­yo­ría de Mo­re­na al Le­gis­la­ti­vo, no só­lo se hay in­di­cios de que se es­tá aten­tan­do con­tra la au­to­no­mía del Po­der Ju­di­cial, sino in­clu­so se es­tá arre­me­tien­do con­tra el pac­to fe­de­ral.

LA SCJN, CON LA ÚL­TI­MA PA­LA­BRA

El ex­per­to en jus­ti­cia cons­ti­tu­cio­nal men­cio­nó que el Po­der Ju­di­cial tiene una for­ta­le­za de su la­do, po­see la úl­ti­ma pa­la­bra en cual­quier in­ten­to de mo­di­fi­car la Cons­ti­tu­ción y más si ello es en de­tri­men­to su­yo.

Cual­quier mo­di­fi­ca­ción que se pre­ten­da des­de el Eje­cu­ti­vo y el Le­gis­la­ti­vo ten­drá que to­car la Cons­ti­tu­ción y la pro­pia Cons­ti­tu­ción es­ta­ble­ce me­ca­nis­mos de con­trol, pa­ra que no sea tras­to­ca­da y esos me­ca­nis­mos es­tán fi­nal­men­te en la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia de la Na­ción, que es la que tiene la úl­ti­ma pa­la­bra en cues­tión de cons­ti­tu­cio­na­li­dad. Por más que el Po­der Le­gis­la­ti­vo y Eje­cu­ti­vo lo­gra­ran en­tro­me­ter­se en el Po­der Ju­di­cial a tra­vés de una re­for­ma legal, quien re­suel­ve es la SCJN.

SE DEMERITARÁ LA IM­PAR­TI­CIÓN DE JUS­TI­CIA

Pa­ra el tam­bién ex­per­to en Jus­ti­cia cons­ti­tu­cio­nal, una po­si­ble in­tro­mi­sión del Po­der Eje­cu­ti­vo y Le­gis­la­ti­vo en el Po­der Ju­di­cial ten­dría un fuer­te im­pac­to en la im­par­ti­ción de jus­ti­cia en el país.

De es­ca­lar el con­flic­to ven­dría un de­bi­li­ta­mien­to del Po­der Ju­di­cial sin du­da. La fun­ción ju­di­cial se po­li­ti­za­ría, es de­cir, es­ta­ría­mos vien­do una in­je­ren­cia di­rec­ta del po­der po­lí­ti­co so­bre el Po­der Ju­di­cial, pe­ro es­pe­re­mos que no. Abo­go por la con­fian­za que se de­be dar al Po­der Ju­di­cial pa­ra que és­te man­ten­ga su au­to­no­mía en ejer­ci­cio de la fun­ción.

Aun­que pa­ra el ex­per­to la Ley Fe­de­ral de Re­mu­ne­ra­cio­nes de los Ser­vi­do­res Pú­bli­cos tiene un tras­fon­do po­lí­ti­co, la apro­ba­ción de es­ta le­gis­la­ción no tu­vo nin­gu­na in­ci­den­cia en que el Tri­bu­nal Elec­to­ral del Po­der Ju­di­cial no anu­la­ra la elec­ción de Pue­bla.

No, yo creo que hay que dar­le un vo­to de con­fian­za al Po­der Ju­di­cial. Ellos in­te­gran sus de­ci­sio­nes de ma­ne­ra co­le­gia­da. Es muy di­fí­cil que ha­ya una in­tro­mi­sión po­lí­ti­ca so­bre to­do al ca­li­fi­car una elec­ción, pe­ro me pa­re­ce que el he­cho de que el Po­der Eje­cu­ti­vo o Le­gis­la­ti­vo se in­tro­duz­ca en el fun­cio­na­mien­to del Po­der Ju­di­cial se­ría desas­tro­so.

Cór­do­ba in­di­có que, pa­ra dis­mi­nuir los ries­gos de con­fron­ta­ción po­lí­ti­ca en­tre po­de­res, lo cual ter­mi­na­ría por mi­nar la in­de­pen­den­cia ju­di­cial, se de­be­ría ele­var a ran­go cons­ti­tu­cio­nal la au­to­no­mía fi­nan­cie­ra de ese po­der.

Son po­de­res que no pue­den fun­cio­nar ais­la­dos cuan­do cada uno tiene su fun­ción na­tu­ral; ne­ce­si­tan de una co­la­bo­ra­ción es­tre­cha con los otros po­de­res, pe­ro no su­bor­di­na­ción”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.