La SCJN es quien pue­de po­ner or­den

Lo que es­tá en jue­go es el equi­li­brio y la di­vi­sión de po­de­res, ad­vir­tió el se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PRI

El Economista (México) - Los Políticos - - EJECUTIVO VS JUDICIAL - Die­go Ba­di­llo die­go.ba­di­[email protected]­co­no­mis­ta.mx

En la con­fron­ta­ción ini­cia­da en los úl­ti­mos días en­tre el pre­si­den­te An­drés Ma­nuel López Obra­dor y la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia de la Na­ción (SCJN) a pro­pó­si­to de la ley de sa­la­rios má­xi­mos pa­ra los fun­cio­na­rios pú­bli­cos, lo que es­tá en jue­go es el equi­li­brio y la di­vi­sión de po­de­res, ad­vir­tió el se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PRI, Ar­tu­ro Za­mo­ra.

En entrevista, el ex­se­na­dor de la Re­pú­bli­ca di­jo: “No es el te­ma de los suel­dos. El te­ma de los suel­dos lo es­tá uti­li­zan­do el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca co­mo me­ca­nis­mo pa­ra un fin que es des­ha­cer al Po­der Ju­di­cial, por­que es el úni­co que pue­de po­ner or­den en el equi­li­brio de las de­ci­sio­nes abu­si­vas y ma­yo­ri­ta­rias de sus dipu­tados fe­de­ra­les y se­na­do­res en el Con­gre­so de la Unión.

En ese sen­ti­do hi­zo un lla­ma­do pa­ra que el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca de­je de po­la­ri­zar a los po­de­res y a la so­cie­dad.

“No es po­si­ble que el pre­si­den­te po­la­ri­ce a los po­de­res del Es­ta­do me­xi­cano y a la so­cie­dad. Em­pe­za­ron con ama­gar a los gobernadores de las en­ti­da­des que no es­tu­vie­sen de acuer­do con ellos, lue­go, con­ti­nua­ron me­tién­do­se con or­ga­nis­mos au­tó­no­mos co­mo el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Trans­pa­ren­cia, Ac­ce­so a la In­for­ma­ción y Pro­tec­ción de Da­tos Per­so­na­les, lue­go se me­tie­ron con­tra el Ban­co de Mé­xi­co. Aho­ra es­tán tra­tan­do de des­pres­ti­giar al Po­der Ju­di­cial”, re­fi­rió.

CREEN QUE PUE­DEN CON­VER­TIR­SE EN DUE­ÑOS DE LOS PO­DE­RES, DI­CE

El di­ri­gen­te priis­ta acu­só al je­fe del Eje­cu­ti­vo y a sus sim­pa­ti­zan­tes que “creen que con su ma­yo­ría le­gis­la­ti­va y su Po­der Eje­cu­ti­vo se pue­den con­ver­tir en due­ños de los de­más po­de­res”.

En su opi­nión, se tra­ta de una si­tua­ción preo­cu­pan­te por­que no pue­den que­dar en una so­la mano los tres po­de­res de la unión (Eje­cu­ti­vo, Le­gis­la­ti­vo y Ju­di­cial).

“Es­ta­mos con­si­de­ran­do que es­tá en jue­go el equi­li­brio; es­tá en jue­go la au­tén­ti­ca di­vi­sión de po­de­res; es­tá en jue­go la per­ma­nen­cia, sin du­da al­gu­na, la es­ta­bi­li­dad de nues­tra de­mo­cra­cia, pe­ro lo que es­tá en el fon­do de es­to es que es­tá en peligro el Es­ta­do de De­re­cho”.

Ase­gu­ró que, “des­de que nos he­mos da­do nues­tra Cons­ti­tu­ción”, nin­gún po­der del Es­ta­do me­xi­cano y nin­gún po­der de las en­ti­da­des fe­de­ra­ti­vas pue­de es­tar ba­jo la ame­na­za de un po­der úni­co ab­so­lu­to y mu­cho me­nos au­to­ri­ta­rio”.

En ese sen­ti­do, rei­te­ró, na­die de­be es­tar por en­ci­ma de la ley.

Za­mo­ra Jiménez men­cio­nó que el pre­si­den­te An­drés Ma­nuel López Obra­dor no pue­de des­le­gi­ti­mar a otros po­de­res, mu­cho me­nos al Po­der Ju­di­cial.

“Es inau­di­to que al­guien que os­ten­ta el car­go de pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca des­de­ñe a los otros po­de­res e inad­mi­si­ble”, agre­gó.

Ante esa si­tua­ción el po­lí­ti­co priis­ta co­men­tó que los le­gis­la­do­res de Mo­re­na y los de los par­ti­dos de oposición “tie­nen que en­trar en ra­zón” y com­pren­der que “no po­de­mos per­mi­tir­nos en Mé­xi­co que ha­ya un so­lo po­der so­bre los de­más po­de­res”.

Es­to de­be ser un lla­ma­do de aten­ción a los dipu­tados y se­na­do­res, con in­de­pen­den­cia del par­ti­do al que per­te­nez­can, por­que si en es­te mo­men­to no se plan­tean re­fu­tar­lo (al pre­si­den­te) es­to real­men­te nos co­lo­ca en una si­tua­ción su­ma­men­te com­ple­ja por­que en­ton­ces su fa­mo­sa fra­se de que es­to no es un cam­bio de go­bierno sino un cam­bio de ré­gi­men sig­ni­fi­ca que él as­pi­ra a que en Mé­xi­co só­lo ha­ya el Po­der Eje­cu­ti­vo y a des­apa­re­cer al Ju­di­cial y al Le­gis­la­ti­vo.

Al pre­gun­tar­le si los par­ti­dos po­lí­ti­cios de oposición se han po­di­do re­agru­par in­ter­na­men­te lue­go de la elec­ción del 1 de ju­lio pa­ra desem­pe­ñar con éxi­to el pa­pel que les co­rres­pon­de en el es­ce- na­rio po­lí­ti­co na­cio­nal, con­tes­tó que la úni­ca op­ción que tie­nen es al­zar la voz, al­zar­la a tiem­po y con ra­zo­na­mien­tos.

Lo que te­ne­mos que ha­cer las opo­si­cio­nes es bus­car uni­da­des co­yun­tu­ra­les pa­ra ac­tuar co­mo la que per­mi­tió pro­mo­ver la ac­ción de in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad ante la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia de la Na­ción por el asun­to de los sa­la­rios má­xi­mos.

Di­jo que se bus­ca­rá que cada una de las de­ci­sio­nes que to­me López Obra­dor que va­yan con­tra la Cons­ti­tu­ción, se lle­va­rán a la SCJN pa­ra que ahí se re­suel­van con­for­me al marco cons­ti­tu­cio­nal. Ade­más, la otra op­ción es que la oposición se pre­sen­te al de­ba­te no só­lo en el Con­gre­so de la Unión sino en to­do el país.

No es el te­ma de los suel­dos. El te­ma de los suel­dos lo es­tá uti­li­zan­do el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca co­mo me­ca­nis­mo pa­ra un fin, que es des­ha­cer al Po­der Ju­di­cial”.

Fo­to: ar­chi­vo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.