Na­die cre­ce en es­ta­do de con­fron­ta­ción

Uno de los re­tos fun­da­men­ta­les del Po­der Ju­di­cial en es­tos mo­men­tos en Mé­xi­co es su hu­ma­ni­za­ción, plan­tea

El Economista (México) - Los Políticos - - EJECUTIVO VS JUDICIAL -

Es­ta­mos ante una con­fron­ta­ción me­diá­ti­ca en­tre el Po­der Eje­cu­ti­vo y el Ju­di­cial y nin­gún Es­ta­do de De­re­cho pue­de cre­cer en un es­ta­do de con­fron­ta­ción, plan­teó el pre­si­den­te de la Ba­rra In­te­ra­me­ri­ca­na de Abo­ga­dos Rubén Pa­che­co In­clán.

El abo­ga­do, que par­ti­ci­pó en el fo­ro Jus­ti­cia en Cons­truc­ción or­ga­ni­za­do por El Eco­no­mis­ta y VLex, ex­pli­có que esa si­tua­ción nos po­ne en un es­ta­do de ries­go al­tí­si­mo.

Nos co­lo­ca en una si­tua­ción de des­con­fian­za y des­acre­di­ta­ción. El que el Po­der Ju­di­cial y el Eje­cu­ti­vo es­tén tan en­fren­ta­dos de ma­ne­ra tan vi­si­ble no nos ha­ce bien a na­die.

Por ello di­jo que más allá de es­te am­bien­te de po­la­ri­za­ción ten­drán que ve­nir los acuer­dos. “Qué ries­gos te­ne­mos, és­te, el da­ño que se es­tá ha­cien­do al país por­que la vi­sión que es­ta­mos crean­do en el mun­do es es­pan­to­sa. Es­to ale­ja a la in­ver­sión, ale­ja enor­me­men­te la es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca del país, no le da nin­gu­na se­gu­ri­dad a las in­ver­sio­nes. És­te es uno de los da­ños más sig­ni­fi­ca­ti­vos”, re­fi­rió.

Des­de su pers­pec­ti­va es­ta si­tua­ción pue­de ge­ne­rar cier­ta opor­tu­ni­dad y pue­de ser ha­cer evi­den­te que la par­ti­ción de la so­cie­dad en es­tos asun­tos de­be ser más fuer­te.

Se mos­tró con­fian­do que es­ta si­tua­ción de con­fron­ta­ción va a ter­mi­nar en al­gún acuer­do, pe­ro en es­te lap­so se ten­drán mu­chos efec­tos y opor­tu­ni­da­des co­mo ciu­da­da­nos.

Por otra par­te, el abo­ga­do di­jo que uno de los re­tos fun­da­men­ta­les del Po­der Ju­di­cial en es­tos mo­men­tos en Mé­xi­co es su hu­ma­ni­za­ción.

El en­ten­der que su fun­cio­na­mien­to, co­mo per­so­nal pa­ra dar un ser­vi­cio de­be ser to­ma­do en cuen­ta.

Sos­tu­vo que el ar­tícu­lo 8 de la cons­ti­tu­ción ha­bla de la obli­ga­ción de res­pon­der a las so­li­ci­tu­des que el ciu­da­dano le ha­ga a los ser­vi­do­res pú­bli­cos de for­ma co­rrec­ta y for­mal­men­te.

Eso quie­re de­cir que la au­to­ri­dad es­tá obli­ga­da a con­tes­tar, aten­der y a res­pon­der­le a los ciu­da­da­nos que acu­dan a ella co­rrec­ta y si no es así pue­den usar las vías y los ca­na­les pa­ra ex­po­ner su ca­so.

Así sea, un mi­nis­tro tiene que abrir­nos la po­si­bi­li­dad de con­tra­de­cir sus opi­nio­nes. (Die­go Ba­di­llo)

La vi­sión que es­ta­mos crean­do en el mun­do es es­pan­to­sa”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.