El gran re­to es la se­gu­ri­dad

El pre­si­den­te ofre­ce re­me­dios pa­ra so­lu­cio­nar los pro­ble­mas pú­bli­cos; no apues­ta a for­ta­le­cer las ins­ti­tu­cio­nes, des­ta­ca la di­rec­to­ra de Mé­xi­co Eva­lúa

El Economista (México) - Los Políticos - - RETOS PARA EL 2019 - Por Die­go Ba­di­llo die­go.ba­di­[email protected]

El re­to nú­me­ro uno del go­bierno pa­ra el pró­xi­mo año es la cri­sis de vio­len­cia e in­se­gu­ri­dad que vi­ve el país, afir­mó la di­rec­to­ra ge­ne­ral de Mé­xi­co Eva­lúa, Ed­na Jai­me.

En en­tre­vis­ta con­si­de­ró que el go­bierno del pre­si­den­te An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor es­tá op­tan­do por una sa­li­da fal­sa al en­tre­gar­le a los mi­li­ta­res el con­trol ope­ra­ti­vo de la es­tra­te­gia de se­gu­ri­dad y por­que no se apues­ta por el for­ta­le­ci­mien­to de las ca­pa­ci­da­des ins­ti­tu­cio­na­les de las po­li­cías lo­ca­les y de to­do el apa­ra­to de jus­ti­cia ci­vil.

¿Cuá­les son los re­tos del país pa­ra el 2019?

Mé­xi­co tie­ne un re­to muy im­por­tan­te en ma­te­ria de se­gu­ri­dad. Si bien to­da­vía no se tie­nen las ci­fras de in­di­ca­do­res de vio­len­cia de 2018, si la ten­den­cia de sos­tie­ne, ha­bre­mos ter­mi­na­do el año con cer­ca de 35,000 ase­si­na­tos.

Eso quie­re de­cir que en Mé­xi­co es­ta­mos en una cri­sis muy fuer­te de vio­len­cia y yo creo que es el re­to nú­me­ro uno pa­ra el pró­xi­mo año pa­ra el go­bierno.

Me pa­re­ce que se es­tá op­tan­do por una sa­li­da fal­sa. El que ya los mi­li­ta­res ten­gan el con­trol ope­ra­ti­vo y la res­pon­sa­bi­li­dad de la se­gu­ri­dad me pa­re­ce que no au­gu­ra una es­tra­te­gia exi­to­sa por­que he­mos te­ni­do es­to du­ran­te los úl­ti­mos 12 años en el país.

Se­rá muy im­por­tan­te que en al­gún mo­men­to el pre­si­den­te rec­ti­fi­que y pon­ga su aten­ción y su li­de­raz­go en el for­ta­le­ci­mien­to de la vía ci­vil. Es­toy ha­blan­do de po­li­cías, de to­do el apa­ra­to de jus­ti­cia ci­vil, por­que pro­lon­gar in­de­fi­ni­da­men­te la pre­sen­cia de mi­li­ta­res en ta­reas de se­gu­ri­dad sim­ple­men­te nos ase­gu­ra que no va­mos a cons­truir ca­pa­ci­da­des ci­vi­les. Y eso es gra­ví­si­mo.

¿Qué es lo que apren­di­mos de la ex­pe­rien­cia de es­te año que ter­mi­na y del se­xe­nio que ter­mi­nó so­bre la for­ma de so­lu­cio­nar los pro­ble­mas pú­bli­cos?

El aca­bar es­te año con más de 35,000 ase­si­na­tos y si ha­ce­mos la su­ma de to­dos los ho­mi­ci­dios do­lo­sos en la ad­mi­nis­tra­ción del pre­si­den­te Enrique Pe­ña Nie­to, la con­clu­sión es que des­cui­da­ron el te­ma.

No creo que le ha­yan pues­to aten­ción. Pen­sa­ron que el te­ma se re­sol­ve­ría so­lo. Cuan­do asu­mie­ron el po­der, la ta­sa de ho­mi­ci­dios ve­nía en des­cen­so, en­ton­ces pen­sa­ron que ya es­tá­ba­mos en otra fa­se de la pro­ble­má­ti­ca.

Yo creo que el Es­ta­do me­xi­cano tie­ne dis­tin­tos ins­tru­men­tos pa­ra ha­cer fren­te al pro­ble­ma y creo que no se uti­li­za­ron o se uti­li­za­ron mal.

El ries­go que po­de­mos afron­tar es que, otra vez, los ins­tru­men­tos con los que cuen­ta el Es­ta­do me­xi­cano pa­ra ha­cer fren­te a es­te fe­nó­meno no se uti­li­cen bien.

Des­de Mé­xi­co Eva­lúa cree­mos que hay que en­ten­der la se­gu­ri­dad uti­li­zan­do ins­tru­men­tos que tie­nen que ver con pre­ven­ción, no so­la­men­te la res­pues­ta reac­ti­va. Ne­ce­si­ta­mos for­ta­le­cer los go­bier­nos es­ta­ta­les y lo­ca­les y ha­cer­los co­rres­pon­sa­bles en la cons­truc­ción de se­gu­ri­dad.

Se es­tán to­man­do de­ci­sio­nes que co­rren en sen­ti­do con­tra­rio. En­ton­ces sí me preo­cu­pa que el Es­ta­do me­xi­cano no es­té uti­li­zan­do to­dos sus ins­tru­men­tos. No hay un pe­so pa­ra pre­ven­ción del de­li­to por­que la pre­ven­ción del de­li­to se en­tien­de de ma­ne­ra di­fe­ren­te: se en­tien­de co­mo po­lí­ti­ca so­cial, y no es lo mis­mo.

En­ton­ces, ¿el pro­ble­ma es que no le es­ta­mos apos­tan­do al desa­rro­llo de ins­ti­tu­cio­nes?

Eso me pa­re­ce muy cla­ro. Así co­mo no ve­mos que ha­ya una apues­ta por cons­truir, por for­ta­le­cer ca­pa­ci­da­des en las ins­ti­tu­cio­nes ci­vi­les en ma­te­ria de se­gu­ri­dad y jus­ti­cia, tam­po­co lo veo en otros ám­bi­tos.

Por ejem­plo, en el te­ma an­ti­co­rrup­ción, el pre­si­den­te Ló­pez Obra­dor en nin­gún mo­men­to ha he­cho re­fe­ren­cia al Sis­te­ma Na­cio­nal An­ti­co­rrup­ción. No lo he vis­to nun­ca es­gri­mir un ar­gu­men­to que ape­le a las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do me­xi­cano que tie­nen fun­cio­nes an­ti­co­rrup­ción.

Él tie­ne sus pro­pios re­me­dios. Uno de ellos es cen­tra­li­zar to­da la com­pra pú­bli­ca, la con­tra­ta­ción en la Se­cre­ta­ría de Ha­cien­da. Es po­ner en los ór­ga­nos in­ter­nos de con­trol de las se­cre­ta­rías y en las ofi­cia­lías

No hay un pe­so pa­ra pre­ven­ción del de­li­to por­que la pre­ven­ción del de­li­to se en­tien­de de ma­ne­ra di­fe­ren­te: se en­tien­de co­mo po­lí­ti­ca so­cial, y no es lo mis­mo”.

Ed­na Jai­me Tre­vi­ño

• Es li­cen­cia­da en Cien­cia Po­lí­ti­ca por el Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co Au­tó­no­mo de Mé­xi­co. Se ha desem­pe­ña­do co­mo:

• Fun­da­do­ra y di­rec­to­ra ge­ne­ral de Mé­xi­co Eva­lúa.

• Di­rec­to­ra del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción pa­ra el Desa­rro­llo (CIDAC).

ma­yo­res a gen­te de su con­fian­za. Ésa es la ru­ta que él con­si­de­ra que va a ser efec­ti­va de com­ba­te a la co­rrup­ción. O sea, su círcu­lo cer­cano, su gen­te de con­fian­za en los pun­tos sen­si­bles, en los pun­tos de ries­go en ma­te­ria de co­rrup­ción.

Pue­de ser que le re­sul­te la apues­ta, pe­ro pue­de ser que no. Con­tro­lar el apa­ra­to gu­ber­na­men­tal con to­da su com­ple­ji­dad va a ser im­po­si­ble. Ne­ce­si­ta­mos la coor­di­na­ción de dis­tin­tas ins­ti­tu­cio­nes ha­cien­do un tra­ba­jo de fis­ca­li­za­ción, de con­trol pa­ra real­men­te pro­mo­ver con­duc­tas ho­nes­tas den­tro de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca.

El pre­si­den­te An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor tie­ne cla­ro cuá­les son sus pro­yec­tos. Son los que pro­me­tió en cam­pa­ña cuan­do bus­ca­ba la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca.

La úni­ca pro­pues­ta que ha si­do sor­pre­sa has­ta aho­ra es la Guar­dia Na­cio­nal. No me es­pe­ra­ba que es­ta fue­ra a ser la pro­pues­ta de un pre­si­den­te de iz­quier­da que ade­más en la cam­pa­ña es­tu­vo ha­blan­do de pa­ci­fi­ca­ción, de re­con­ci­lia­ción, de jus­ti­cia tran­si­cio­nal y al fi­nal nos sa­lió con una pro­pues­ta de mi­li­ta­ri­zar la se­gu­ri­dad.

¿Có­mo ob­ser­va las con­di­cio­nes pa­ra cons­truir una agen­da en­tre las or­ga­ni­za­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil y el nue­vo go­bierno?

No­so­tros va­mos a se­guir ha­cien­do lo que es­ta­ble­ce nues­tro man­da­to que es la eva­lua­ción de po­lí­ti­cas pú­bli­cas co­mo lo hi­ci­mos des­de la fun­da­ción de Mé­xi­co Eva­lúa, que fue al­re­de­dor del ter­cer año de go­bierno de Fe­li­pe Cal­de­rón. Lo hi­ci­mos con el pre­si­den­te Enrique Pe­ña Nie­to y lo ha­re­mos con el pre­si­den­te An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor. No te­ne­mos por qué cam­biar nues­tro man­da­to.

¿Cuá­les son las im­pli­ca­cio­nes de to­mar de­ci­sio­nes de po­lí­ti­cas pú­bli­cas no con ba­se en evi­den­cia y bien in­for­ma­do?

Pues te­ner un fra­ca­so en las po­lí­ti­cas pú­bli­cas que nos va a cos­tar a los me­xi­ca­nos. Por ejem­plo, los pro­gra­mas es­te­la­res de es­ta ad­mi­nis­tra­ción co­mo la pen­sión a adul­tos ma­yo­res, el pro­gra­ma pa­ra jó­ve­nes. So­bre to­do, el pro­gra­ma pa­ra jó­ve­nes por­que el otro es un me­ca­nis­mo de pro­tec­ción so­cial que es bien­ve­ni­do, pe­ro hay que ver si real­men­te el pro­gra­ma de jó­ve­nes cam­bia la vi­da a los jó­ve­nes. Que no sea na­da más una po­lí­ti­ca que les va a dar una trans­fe­ren­cia mo­ne­ta­ria, por­que eso es. Si van a ser con­tra­ta­dos por em­pre­sas y que des­pués de es­te año no lo­gre­mos na­da sus­tan­ti­vo en las ca­pa­ci­da­des de es­tas per­so­nas pa­ra que se ini­cien exi­to­sa­men­te en los mer­ca­dos la­bo­ra­les pa­ra que en­cuen­tren un ca­mino dis­tin­to en su tra­yec­to­ria de vi­da.

En­ton­ces sí hay que eva­luar­los. Pri­me­ro hay que di­se­ñar bien la po­lí­ti­ca pú­bli­ca y en el pro­pio di­se­ño tie­nen que con­si­de­rar­se los me­ca­nis­mos de su eva­lua­ción.

No sé qué tan bien es­té sus­ten­ta­do es­te pro­gra­ma pa­ra jó­ve­nes, pe­ro va­mos a po­der dar se­gui­mien­to a es­tas po­lí­ti­cas. Me preo­cu­pa mu­cho que los pro­yec­tos de in­ver­sión en in­fra­es­truc­tu­ra fí­si­ca es­tén en el sec­tor ener­gé­ti­co. Yo creo que co­rre­mos el ries­go de des­truir va­lor en lu­gar de crear va­lor.

Me preo­cu­pa tam­bién que los pro­yec­tos de in­fra­es­truc­tu­ra co­mo el Tren Ma­ya se ini­cien sin es­tar ade­cua­da­men­te pre­pa­ra­dos sin te­ner es­tu­dios de ren­ta­bi­li­dad, sin que es­té el es­tu­dio de im­pac­to am­bien­tal, sin que es­té el pro­yec­to eje­cu­ti­vo con­clui­do por­que ya co­no­ce­mos las con­se­cuen­cias de eso: so­bre­cos­tos, tiem­pos de en­tre­ga que se re­tra­san mu­cho, y es­pe­ra­mos en es­ta ad­mi­nis­tra­ción pro­ce­sos com­pe­ti­dos, li­ci­ta­cio­nes con buen ni­vel de ri­va­li­dad.

Se­ría muy de­cep­cio­nan­te en­con­trar en es­te nue­vo go­bierno que usa me­ca­nis­mos ex­cep­cio­na­les co­mo la ad­ju­di­ca­ción di­rec­ta, la con­tra­ta­ción en­tre en­tes pú­bli­cos. Se­ría muy de­cep­cio­nan­te ver lo mis­mo que otras or­ga­ni­za­cio­nes que abu­sa­ron de es­tos ins­tru­men­tos ex­cep­cio­na­les que se con­vir­tie­ron más bien en la nor­ma y no en la ex­cep­ción.

¿Gus­ta us­ted agre­gar al­go?

Es­pe­re­mos que es­tos seis años sir­van pa­ra cons­truir de­mo­cra­cia y no de­mo­ler de­mo­cra­cia.

Fo­to: ar­chi­vo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.