La ta­rea es des­man­te­lar las re­des de im­pu­ni­dad

El gran re­to si­gue sien­do Ode­brecht, los ca­sos Bor­ge, Duar­te y la lar­ga lis­ta de es­cán­da­los en los es­ta­dos, des­ta­cael di­rec­tor de Trans­pa­ren­cia Me­xi­ca­na

El Economista (México) - Los Políticos - - RETOS PARA EL 2019 - Por Li­dia Aris­ta li­dia.aris­[email protected] Eduar­do Bohor­quez @ebohor­quez www.tm.org.mx/

El prin­ci­pal re­to en el con­trol efec­ti­vo de la co­rrup­ción y la im­pu­ni­dad es la san­ción de ca­sos con­cre­tos de co­rrup­ción, y por su­pues­to, el des­man­te­la­mien­to de las re­des que brin­da­ron pro­tec­ción po­lí­ti­ca a esos ca­sos”.

Eduar­do Bohór­quez

• Es li­cen­cia­do en Cien­cias Po­lí­ti­cas y Ad­mi­nis­tra­ción Pú­bli­ca en la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co (UNAM).

• Cuen­ta con es­tu­dios de

maes­tría en Es­tu­dios del Desa­rro­llo por la Uni

ver­si­dad de Cam­brid­ge, en In­gla­te­rra.

Se ha desem­pe­ña­do co­mo:

• Es di­rec­tor ge­ne­ral de

Trans­pa­ren­cia Me­xi­ca­na des­de 1999 y di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la Fun­da­ción Es­te País AC • Con­sul­tor, One World,

De­met y Gru­po Desc.

Ya pa­sa­ron los tiem­pos de las pro­me­sas y los dis­cur­sos. Aho­ra es mo­men­to de dar re­sul­ta­dos evi­den­tes y me­di­bles en el com­ba­te a la co­rrup­ción e im­pu­ni­dad, que son los dos gran­des las­tres de Mé­xi­co, plan­teó Eduar­do Bohór­quez.

En en­tre­vis­ta el di­rec­tor ge­ne­ral de Trans­pa­ren­cia Me­xi­ca­na ase­gu­ró que la lle­ga­da de un nue­vo go­bierno no ase­gu­ra que co­mo país Mé­xi­co pue­da con­tro­lar la ame­na­za que re­pre­sen­tan la co­rrup­ción e im­pu­ni­dad pa­ra la de­mo­cra­cia y los de­re­chos hu­ma­nos.

“El prin­ci­pal re­to en el con­trol efec­ti­vo de la co­rrup­ción y la im­pu­ni­dad es la san­ción de ca­sos con­cre­tos de co­rrup­ción, y por su­pues­to, el des­man­te­la­mien­to de las re­des que brin­da­ron pro­tec­ción po­lí­ti­ca a esos ca­sos. El gran re­to si­gue sien­do Ode­brecht, y los ca­sos de Bor­ge, Duar­te y Gu­tié­rrez en Chihuahua, la Es­ta­fa Maes­tra y la lar­ga lis­ta de es­cán­da­los que han azo­ta­do a los es­ta­dos de nues­tro país”.

En ese sen­ti­do, su­bra­yó que Mé­xi­co re­quie­re re­sul­ta­dos tan­gi­bles pa­ra una so­cie­dad que no es­pe­ra re­van­chas, pe­ro sí jus­ti­cia.

Re­sul­ta­dos con­cre­tos en el con­trol efec­ti­vo de la co­rrup­ción: re­des de co­rrup­ción y pro­tec­ción des­man­te­la­das; sen­ten­cias en fir­me; re­cu­pe­ra­ción de ac­ti­vos que fue­ron des­via­dos del era­rio pú­bli­co.

Bohór­quez con­si­de­ró que el go­bierno que re­cién ini­ció pue­de ele­gir más de una ru­ta pa­ra dar re­sul­ta­dos en el con­trol efec­ti­vo de la co­rrup­ción.

De­fi­nir una ru­ta es su pre­rro­ga­ti­va. Pe­ro ten­drá que ha­ber re­sul­ta­dos con­cre­tos. Ha pa­sa­do el mo­men­to de los dis­cur­sos. Ten­dre­mos que ver si se des­man­te­lan las re­des de co­rrup­ción, si se tie­nen li­ci­ta­cio­nes lim­pias, si se de­ja atrás el os­cu­ro pe­rio­do de la im­pu­ni­dad en es­ta ma­te­ria.

Pa­ra el pre­si­den­te de Trans­pa­ren­cia Me­xi­ca­na, pe­se a que el go­bierno fe­de­ral ha im­ple­men­ta­do una po­lí­ti­ca de aus­te­ri­dad, el com­ba­te a la co­rrup­ción de­be te­ner ga­ran­ti­za­dos los re­cur­sos eco­nó­mi­cos que le per­mi­tan cum­plir con su la­bor a las ins­ti­tu­cio­nes en­car­ga­das de com­ba­tir ese fla­ge­lo.

La so­cie­dad me­xi­ca­na vo­tó pa­ra que se in­ves­ti­guen, san­cio­nen y des­man­te­len las re­des de co­rrup­ción en­quis­ta­das en las de­pen­den­cias. Si no hay re­sul­ta­dos con­cre­tos y tan­gi­bles en ese sen­ti­do, cual­quier re­cur­so des­ti­na­do se­rá vis­to co­mo cos­to omi­no­so y no co­mo in­ver­sión.

Abun­dó que la exi­gen­cia de la so­cie­dad me­xi­ca­na son re­sul­ta­dos, pues has­ta aho­ra los es­cán­da­los de co­rrup­ción en los que se han vis­to in­vo­lu­cra­dos go­ber­na­do­res, se­cre­ta­rios de Es­ta­do y otros fun­cio­na­rios pú­bli­cos no han cul­mi­na­do en san­cio­nes.

El prin­ci­pal re­to en el con­trol efec­ti­vo de la co­rrup­ción y la im­pu­ni­dad es la san­ción de ca­sos con­cre­tos de co­rrup­ción, y por su­pues­to, el des­man­te­la­mien­to de las re­des que brin­da­ron pro­tec­ción po­lí­ti­ca a esos ca­sos.

UN GO­BIERNO CON FREN­TES ABIER­TOS

Al pre­gun­tar­le qué opi­na del arranque del go­bierno de An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, Bohór­quez ex­pu­so que fue una tran­si­ción e ini­cio in­ten­sos, en el que se han ge­ne­ra­do mu­chos fren­tes abier­tos pa­ra el hoy Pre­si­den­te.

“Hay un áni­mo de cam­bio que no siem­pre ha es­ta­do acom­pa­ña­do de un aná­li­sis se­reno de las po­lí­ti­cas exis­ten­tes. Hay un áni­mo de trans­for­ma­ción, pe­ro en mu­chos te­mas to­da­vía no hay rum­bo cla­ro, sino in­cer­ti­dum­bre”.

El ex­per­to anotó que aho­ra co­rres­pon­de­rá a la ciu­da­da­nía exi­gir que las pro­me­sas se cum­plan, así co­mo ase­gu­rar­se de que los nue­vos go­bier­nos no in­cu­rran en prác­ti­cas del pa­sa­do.

Agre­gó que es fun­da­men­tal que los me­xi­ca­nos man­ten­gan vi­vo el po­der de pre­miar o cas­ti­gar con su vo­to, el buen o mal go­bierno, co­mo su­ce­dió el pa­sa­do 1 de ju­lio.

Fo­to: hu­go sa­la­zar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.