El Po­der Ju­di­cial de­be reivin­di­car su le­gi­ti­mi­dad

Uno de los re­tos es re­gu­lar el ac­ce­so a los car­gos, de tal ma­ne­ra que los víncu­los fa­mi­lia­res no pre­de­ter­mi­nen las opor­tu­ni­da­des de ac­ce­so, plan­tea

El Economista (México) - Los Políticos - - RELEVO - Por Die­go Ba­di­llo die­go.ba­di­[email protected]­co­no­mis­ta.mx

Es ne­ce­sa­rio reivin­di­car la le­gi­ti­mi­dad del Po­der Ju­di­cial de la Fe­de­ra­ción so­bre la ba­se de su in­de­pen­den­cia y la de­fen­sa de és­ta, plan­tea el mi­nis­tro pre­si­den­te de la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia de la Na­ción (SCJN), Ar­tu­ro Zal­dí­var Le­lo de la Rea.

En un do­cu­men­to pre­pa­ra­do pre­vio al pro­ce­so don­de re­sul­tó elec­to pre­si­den­te de la Cor­te, el mi­nis­tro des­ta­ca que es ne­ce­sa­rio un ejer­ci­cio au­to­crí­ti­co que per­mi­ta rea­li­zar las ac­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra reivin­di­car la le­gi­ti­mi­dad de ese po­der de la Unión.

Des­de su pers­pec­ti­va, la con­fian­za es la ba­se de la le­gi­ti­mi­dad de­mo­crá­ti­ca “y nues­tro úni­co ca­pi­tal po­lí­ti­co”.

En el do­cu­men­to ti­tu­la­do Lí­neas Ge­ne­ra­les de Tra­ba­jo 2019-2022, el mi­nis­tro ex­po­ne que ha­cer oí­dos sor­dos a los re­cla­mos y en­ten­der a la di­vi­sión de po­de­res co­mo ais­la­cio­nis­mo o pre­ten­der que so­mos in­mu­nes a los pro­ce­sos po­lí­ti­cos, nos co­lo­ca­ría en una po­si­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad y pon­dría en ries­go nues­tro rol ins­ti­tu­cio­nal”.

El mi­nis­tro ase­gu­ra que la di­vi­sión de po­de­res es una con­di­ción pa­ra la exis­ten­cia del Es­ta­do cons­ti­tu­cio­nal de­mo­crá­ti­co y una de sus ex­pre­sio­nes es la in­de­pen­den­cia ju­di­cial.

Ex­pli­ca que la in­de­pen­den­cia ju­di­cial com­pren­de dos fa­ce­tas: una re­fe­ri­da a la ins­ti­tu­ción y otra a la for­ma en que ca­da juez emi­te sus de­ci­sio­nes. Am­bos as­pec­tos, reite­ra, son in­dis­pen­sa­bles pa­ra que la im­par­ti­ción de jus­ti­cia cum­pla con los es­tán­da­res cons­ti­tu­cio­na­les que la de­fi­nen; pa­ra que exis­ta cer­ti­dum­bre, pre­vi­si­bi­li­dad y Es­ta­do de De­re­cho.

En ese te­nor, pa­ra el mi­nis­tro, el prin­ci­pal desafío co­mo pre­si­den­te de la SCJN y del Con­se­jo de la Ju­di­ca­tu­ra Fe­de­ral es lle­var a ca­bo la de­fen­sa de la in­de­pen­den­cia ju­di­cial, sin en­trar en una con­fron­ta­ción o en un cho­que de tre­nes.

NOS PER­CI­BEN CO­RRUP­TOS Y DERROCHADORES, PLAN­TEA

Zal­dí­var Le­lo de la Rea re­fie­re que no es po­si­ble ne­gar que ac­tual­men­te exis­te en la so­cie­dad una per­cep­ción ge­ne­ra­li­za­da de fal­ta de in­de­pen­den­cia, co­rrup­ción y de­rro­che en el Po­der Ju­di­cial Fe­de­ral.

Di­ce que si bien esa per­cep­ción no ne­ce­sa­ria­men­te co­rres­pon­de a la rea­li­dad, es de­ri­va­da, en gran me­di­da, por la de­bi­li­dad sis­té­mi­ca pro­duc­to de las de­fi­cien­cias en ma­te­ria de trans­pa­ren­cia, co­mu­ni­ca­ción y aper­tu­ra.

An­te esa si­tua­ción, se­ña­la que es ne­ce­sa­rio con­tra­rres­tar­la con co­mu­ni­ca­ción efec­ti­va, así co­mo me­di­das in­me­dia­tas en ma­te­ria de aus­te­ri­dad, com­ba­te al ne­po­tis­mo y a la co­rrup­ción.

El mi­nis­tro iden­ti­fi­ca que al Po­der Ju­di­cial se le acu­sa de un uso ex­ce­si­vo de re­cur­sos, de una acu­mu­la­ción de pri­vi­le­gios que no es con­gruen­te con la rea­li­dad que vi­ve la po­bla­ción en ge­ne­ral y de que el sis­te­ma pa­re­ce es­tar al ser­vi­cio de quie­nes lo con­for­man y no de la so­cie­dad. Por ello, plan­tea im­ple­men­tar pro­gra­mas de aus­te­ri­dad a tra­vés de los cua­les se ase­gu­re que el pre­su­pues­to ser­vi­rá pa­ra la im­par­ti­ción de jus­ti­cia pron­ta, com­ple­ta e im­par­cial.

Con­cre­ta­men­te pro­po­ne que los re­cur­sos pú­bli­cos de­ben uti­li­zar­se en la pro­fe­sio­na­li­za­ción y ac­tua­li­za­ción del per­so­nal que in­te­gra el Po­der Ju­di­cial; ha­cer más efi­cien­tes los pro­ce­sos y eli­mi­nar los obs­tácu­los que di­fi­cul­ten el ac­ce­so a la jus­ti­cia; fa­ci­li­tar a las per­so­nas la de­fen­sa de sus de­re­chos hu­ma­nos y en re­du­cir sus­tan­cial­men­te el tiem­po que to­ma re­sol­ver los con­flic­tos an­te las au­to­ri­da­des ju­ris­dic­cio­na­les.

La con­fian­za es la ba­se de la le­gi­ti­mi­dad de­mo­crá­ti­ca y nues­tro úni­co ca­pi­tal po­lí­ti­co”.

Pro­po­ne com­ple­men­tar los pro­ce­sos de com­pras con­so­li­da­das; im­ple­men­tar pro­gra­mas de com­pras en ma­te­ria de in­for­má­ti­ca pa­ra el cua­trie­nio com­ple­to; con­ten­ción de sa­la­rios de man­dos su­pe­rio­res y reorien­ta­ción del gas­to.

Tam­bién ad­mi­te que hay ne­po­tis­mo en el Po­der ju­di­cial. Di­ce que es uno de los pro­ble­mas que más ha da­ña­do la ima­gen de ese po­der. Se­ña­la que el re­to es re­gu­lar el ac­ce­so a los car­gos en el PJF de tal ma­ne­ra que los víncu­los fa­mi­lia­res no pre­de­ter­mi­nen las opor­tu­ni­da­des de ac­ce­so, “pe­ro que tam­po­co sean un obs­tácu­lo dis­cri­mi­na­to­rio”.

Con res­pec­to a la ca­rre­ra ju­di­cial, plan­tea que es ne­ce­sa­rio im­ple­men­tar con­cur­sos de opo­si­ción pa­ra to­dos los car­gos y no só­lo pa­ra la se­lec­ción de jue­ces de dis­tri­to y ma­gis­tra­dos de cir­cui­to.

Eso im­pli­ca ha­cer pú­bli­cos los nom­bres de los par­ti­ci­pan­tes en to­das las eta­pas de un con­cur­so, jun­to con las eva­lua­cio­nes de és­tas, trans­pa­ren­tar el nom­bre de los eva­lua­do­res y li­mi­tar a ca­sos ex­cep­cio­na­les las re­vi­sio­nes ad­mi­nis­tra­ti­vas; evi­tar las eva­lua­cio­nes que fa­vo­re­cen la me­mo­ri­za­ción so­bre el ra­zo­na­mien­to y exi­gir de­cla­ra­cio­nes de con­flic­to de in­te­rés ex­haus­ti­vas y ac­tua­li­za­das fre­cuen­te­men­te.

Tam­bién po­ne de ma­ni­fies­to la ne­ce­si­dad de apli­car­se con ri­gor el sis­te­ma de san­cio­nes dis­ci­pli­na­rias, ad­mi­nis­tra­ti­vas y pe­na­les, a fin de que dis­mi­nu­yan de for­ma efec­ti­va las con­duc­tas des­ho­nes­tas, siem­pre con ape­go al de­bi­do pro­ce­so, la pre­sun­ción de inocen­cia y la pro­por­cio­na­li­dad de las san­cio­nes.

In­clu­so des­ta­ca que de­be ha­cer­se uso del con­ve­nio con la Uni­dad de In­te­li­gen­cia Fi­nan­cie­ra de la Se­cre­ta­ría de Ha­cien­da, cu­ya fi­na­li­dad es pro­por­cio­nar in­for­ma­ción so­bre la de­tec­ción de mo­vi­mien­tos irre­gu­la­res u ope­ra­cio­nes atí­pi­cas. Re­fie­re que la co­rrup­ción de­be com­ba­tir­se tam­bién en el ám­bi­to ad­mi­nis­tra­ti­vo y pa­ra ello es ne­ce­sa­rio adop­tar pro­ce­di­mien­tos de ad­qui­si­cio­nes y con­tra­ta­cio­nes to­tal­men­te elec­tró­ni­cos, con el ob­je­ti­vo de dis­mi­nuir el ries­go de co­lu­sión en­tre pro­vee­do­res, apli­can­do tam­bién los cri­te­rios del Sis­te­ma Na­cio­nal An­ti­co­rrup­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.