OPE­RA­CIÓN DE EMER­GEN­CIA

MÁS AHO­RRO VO­LUN­TA­RIO Y CON­TRI­BU­CIÓN OBLI­GA­TO­RIA

El Economista (México) - Previsión - - PORTADA - PATRICIA OR­TE­GA patricia.or­te­[email protected]­co­no­mis­ta.mx

Des­can­sar (65%), po­ner un ne­go­cio (59%) y via­jar (45%) son las prin­ci­pa­les ac­cio­nes que pre­ten­den los pen­sio­na­dos, se­gún la re­cien­te en­cues­ta “Fac­to­res que pro­mue­ven el aho­rro vo­lun­ta­rio en­tre los me­xi­ca­nos”, rea­li­za­da por la Co­mi­sión Na­cio­nal del Sis­te­ma del Aho­rro pa­ra el Re­ti­ro (Con­sar); sin em­bar­go, las cal­cu­la­do­ras de­mues­tran que la ta­sa de re­em­pla­zo equi­val­dría só­lo a una ter­ce­ra par­te del suel­do ac­tual, lo que di­fí­cil­men­te ayu­da­ría a di­chos pen­sio­na­dos a cum­plir sus pro­pó­si­tos.

Je­sús Coe­llo (30 años de edad), por ejem­plo, ac­tual­men­te per­ci­be un suel­do de 6,573.06 pe­sos men­sua­les (al­re­de­dor de tres sa­la­rios mí­ni­mos) y al rea­li­zar el cálcu­lo de a cuán­to as­cen­de­ría o, más bien, des­cen­de­ría su pen­sión men­sual, és­ta re­sul­ta en un mon­to de 2,196.80 pe­sos, con­si­de­ran­do que la ta­sa de con­tri­bu­ción de 6.5% del suel­do to­tal se man­ten­ga y que Je­sús no reali­ce apor­ta­cio­nes vo­lun­ta­rias, lo que no le per­mi­ti­ría te­ner una bue­na ca­li­dad de vi­da, so­bre to­do cuan­do a su ve­jez le acom­pa­ñen pro­ble­mas de sa­lud y so­le­dad, en­tre otros.

“Des­de 1997, el go­bierno de­ci­dió la crea­ción de las pen­sio­nes de ca­pi­ta­li­za­ción in­di­vi­dual de la ad­mi­nis­tra­ción pri­va­da, me­jor co­no­ci­das como Afo­res. En ese mo­men­to, el go­bierno se des­li­gó de la res­pon­sa­bi­li­dad de la pen­sión y aho­ra el tra­ba­ja­dor de­be de to­mar las rien­das de sus re­cur­sos de lar­go pla­zo, vi­gi­lar cuán­tos re­cur­sos tie­ne, cuán­to le dan de ren­ta­bi­li­dad, cuán­to le co­bran de co­mi­sio­nes y, ade­más, pre­ver si es su­fi­cien­te al mo­men­to de uti­li­zar­la”, co­men­ta Be­re­ni­ce P. Ra­mí­rez, in­ves­ti­ga­do­ra del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes Eco­nó­mi­cas de la UNAM.

Los paí­ses de la OCDE tie­nen, en pro­me­dio, una ta­sa de con­tri­bu­ción cer­ca­na a 20%, Mé­xi­co es­tá en 6.5%; por lo an­te­rior, Ro­ber­to Wal­ker, pre­si­den­te de Prin­ci­pal In­ter­na­tio­nal La­ti­noa­mé­ri­ca, in­sis­te en que el aho­rro es in­su­fi­cien­te y hay múl­ti­ples es­que­mas pen­sio­na­rios que van a ge­ne­rar un dé­fi­cit fis­cal enor­me y que no van a ser fi­nan­cia­bles. “Exis­ten mu­chas ins­ti­tu­cio­nes que tie­nen pla­nes de be­ne­fi­cio de­fi­ni­do que no van a ser fon­dea­bles y que van a ge­ne­rar un pa­si­vo enor­me pa­ra esa ins­ti­tu­ción y pa­ra el país. La po­bla­ción en Mé­xi­co se es­tá en­ve­je­cien­do, en­tre el año 2045 y el 2050 ha­brá dos per­so­nas en edad de tra­ba­jar por ca­da per­so­na ju­bi­la­da. El aho­rro vo­lun­ta­rio es una he­rra­mien­ta vi­tal pa­ra me­jo­rar las fu­tu­ras pen­sio­nes de la po­bla­ción me­xi­ca­na”.

QUIéN LO SA­BE?

Tal y como re­za el co­ro de la can­ción La

boa de la So­no­ra San­ta­ne­ra, el sec­tor patronal, los re­gu­la­do­res, el go­bierno, los in­ves­ti­ga­do­res y los tra­ba­ja­do­res, lo sa­ben, lo sa­ben: es ne­ce­sa­rio (en ca­li­dad de ur­gen­te) au­men­tar el aho­rro vo­lun­ta­rio, pe­ro aún los es­fuer­zos son len­tos. En la en­cues­ta de la Con­sar,

59% de los tra­ba­ja­do­res con­si­de­ra que una pen­sión men­sual equi­va­len­te a una ter­ce­ra par­te de su suel­do ac­tual, no se­ría de nin­gu­na ma­ne­ra su­fi­cien­te pa­ra man­te­ner­se du­ran­te su ve­jez.

Por su par­te, Car­los Ra­mí­rez, pre­si­den­te de la Con­sar, en­fa­ti­za que “Mé­xi­co tie­ne la opor­tu­ni­dad de me­jo­rar el sis­te­ma de pen­sio­nes, pe­ro de­be de ha­cer­lo pron­to”; mien­tras que el eco­no­mis­ta prin­ci­pal de la Uni­dad de Pen­sio­nes Pri­va­das de la OCDE, Pa­blo An­to­lín, du­ran­te el Prin­ci­pal Fo­rum 2016, es­ti­mó fun­da­men­tal: “Me­jo­rar el sis­te­ma de pro­tec­ción so­cial pa­ra la ve­jez, in­te­grán­do­lo y ex­pan­dién­do­lo”.

“Hay que to­mar ac­cio­nes, una de­ci­sión po­lí­ti­ca de ir ade­lan­te y desa­rro­llar pla­nes de aho­rro vo­lun­ta­rio gru­pa­les que ayu­den a enfrentar que los me­xi­ca­nos ten­gan un pen­sión y ca­li­dad de vi­da”, re­cal­có Ro­ber­to Wal­ker.

Car­los No­rie­ga, pre­si­den­te de la Ama­fo­re, in­di­ca que “en Mé­xi­co, así como en otros paí­ses de la re­gión, se re­quie­re me­jo­rar los mon­tos de las pen­sio­nes que re­ci­ben los tra­ba­ja­do­res, pa­ra lo cual se­rá ne­ce­sa­rio adop­tar dis­tin­tas me­di­das, in­clu­yen­do en­tre ellas la com­ple­men­ta­ción del aho­rro es­ta­tu­ta­rio u obli­ga­to­rio con el aho­rro vo­lun­ta­rio, es de­cir, con apor­tes que rea­li­zan li­bre­men­te los tra­ba­ja­do­res y que de­po­si­tan en las cuen­tas in­di­vi­dua­les que ad­mi­nis­tran las dis­tin­tas ins­ti­tu­cio­nes”.

QUÉ HA­CE­MOS?

El es­tu­dio de la OCDE acon­se­ja au­men­tar gra­dual­men­te la ta­sa de con­tri­bu­ción obli­ga­to­ria, el cual se li­ga­ría a los au­men­tos sa­la­ria­les, pa­ra que el tra­ba­ja­dor no ex­pe­ri­men­te una re­duc­ción en su sa­la­rio dis­po­ni­ble. Tam­bién su­gie­re es­ta­ble­cer me­ca­nis­mos de aho­rro por

de­fault, gra­dua­les, ofre­cien­do al­ter­na­ti­vas de opt out (op­tar por no) y es­ti­mu­lar la par­ti­ci­pa­ción de los aho­rra­do­res con op­cio­nes de pa­ri pas­su (igual a pa­so) del pa­trón y/o del go­bierno.

Be­re­ni­ce Ra­mí­rez in­sis­te en que es ne­ce­sa­rio au­men­tar la con­tri­bu­ción obli­ga­to­ria; sin em­bar­go, es to­da­vía más bá­si­co crear em­pleos for­ma­les con con­tri­bu­cio­nes obli­ga­to­rias reales (no por de­ba­jo del suel­do que uno per­ci­be), in­ver­tir en sis­te­mas de sa­lud de ca­li­dad y for­ta­le­cer la economía pa­ra que me­jo­ren los in­gre­sos de la po­bla­ción que en un fu­tu­ro se pen­sio­na­rá.

“Hay que desa­rro­llar una es­truc­tu­ra de aho­rro bien mon­ta­da en el lar­go pla­zo, que ade­más sea be­né­fi­ca pa­ra el país. Mé­xi­co ne­ce­si­ta cre­cer más, in­ver­tir más y más re­cur­sos; por ello, es ne­ce­sa­rio ins­tru­men­tar me­ca­nis­mos de aho­rro de lar­go pla­zo. La gran preo­cu­pa­ción que te­ne­mos es que ya se han he­cho análisis su­fi­cien­tes de las pen­sio­nes. Es ho­ra de que Mé­xi­co en­tre en ac­ción y em­pren­da me­di­das con­cre­tas pa­ra re­sol­ver el te­ma de las pen­sio­nes”.

El ti­tu­lar de Prin­ci­pal In­ter­na­tio­nal La­ti­noa­mé­ri­ca, su­gie­re con­si­de­rar otra po­si­bi­li­dad: “En Es­ta­dos Uni­dos hay más de 75 mi­llo­nes de per­so­nas que aho­rran a tra­vés de pla­nes gru­pa­les y les ha fun­cio­na­do”.

Se­gún el es­tu­dio de la Con­sar, con un aho­rro de cua­tro pe­sos por ca­da 100 que se re­ci­be de suel­do, si se rea­li­za des­de que el tra­ba­ja­dor em­pie­za a tra­ba­jar, pue­de ha­cer­se par­te de la di­fe­ren­cia.

Re­cuer­de, es­ti­ma­do lec­tor, no todos los ciu­da­da­nos me­xi­ca­nos te­ne­mos la for­tu­na de ser ex­fun­cio­na­rios pú­bli­cos como Hum­ber­to Mo­rei­ra, que con me­nos de 18 años la­bo­ra­dos en la SEP, re­ci­bi­rá una pen­sión por un mon­to de 37,128 pe­sos men­sua­les a sus 49 años.

FO­TO: AR­CHI­VO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.