Bea­triz Ro­sa­do Ce­brián - Pen­sio­nes in­ter­na­cio­na­les, una mi­ra­da en otro la­do.

El Economista (México) - Previsión - - PORTADA -

EN LOS ÚL­TI­MOS AÑOS se ha pro­du­ci­do una olea­da de re­for­mas de los sis­te­mas de se­gu­ri­dad so­cial y, por tan­to, de sus sis­te­mas de pen­sio­nes. En la ma­yor par­te de Eu­ro­pa se si­guen man­te­nien­do sus sis­te­mas de re­par­to, pe­ro con mo­di­fi­ca­cio­nes en sus pa­rá­me­tros, sien­do és­te el ca­so de Es­pa­ña, Ita­lia y Por­tu­gal, en los que ade­más se es­ta­ble­cen ins­tru­men­tos de pre­vi­sión so­cial com­ple­men­ta­ria; sin em­bar­go, en paí­ses como Di­na­mar­ca, Fin­lan­dia, Gran Bre­ta­ña, Ir­lan­da, Ho­lan­da y Sue­cia (con el sis­te­ma de cuen­tas na­cio­na­les de apor­ta­ción de­fi­ni­da), se man­tie­ne la so­li­da­ri­dad pro­pia del sis­te­ma del re­par­to, pe­ro sus sis­te­mas se orien­tan ha­cia una ma­yor ca­pa­ci­dad de elec­ción de los tra­ba­ja­do­res en­tre el sis­te­ma pú­bli­co y el pri­va­do, ade­más de la exis­ten­cia de un sis­te­ma uni­ver­sal de pres­ta­cio­nes cu­bier­tas por el Es­ta­do y un sis­te­ma pro­fe­sio­nal obli­ga­to­rio. Por su par­te, paí­ses como Ale­ma­nia, Bél­gi­ca, Sui­za y Fran­cia pre­sen­tan sis­te­mas in­ter­me­dios en­tre la ca­pi­ta­li­za­ción y el re­par­to.

En las re­for­mas pa­ra­mé­tri­cas del sis­te­ma de re­par­to, se ha in­cor­po­ra­do un fac­tor de sos­te­ni­bi­li­dad que de­pen­de de la evo­lu­ción de la es­pe­ran­za de vi­da de la po­bla­ción (Di­na­mar­ca, Fin­lan­dia, Fran­cia, Gre­cia, Ita­lia, Por­tu­gal, Sue­cia y Es­pa­ña). Por otra par­te, Es­pa­ña, Hun­gría y Ale­ma­nia han mo­di­fi­ca­do la for­ma de re­va­lo­ri­zar sus pen­sio­nes, en fun­ción de la evo­lu­ción de va­ria­bles como el PIB, el IPC, del nú­me­ro de co­ti­zan­tes y pen­sio­nis­tas, y de los in­gre­sos y gas­tos del sis­te­ma en ca­da pe­rio­do.

En Amé­ri­ca La­ti­na, Chi­le ini­cia en 1981 una re­for­ma es­truc­tu­ral, se­gún la cual el úni­co sis­te­ma pa­ra el otor­ga­mien­to de pen­sio­nes es el de ca­pi­ta­li­za­ción in­di­vi­dual de ad­mi­nis­tra­ción pri­va­da, aunque no se­rá has­ta los años 90 cuan­do el res­to de paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos in­cor­po­ran re­for­mas es­truc­tu­ra­les en sus sis­te­mas de pre­vi­sión so­cial. Las re­for­mas han con­ti­nua­do en los úl­ti­mos años, tal es así que Chi­le reali­zó mo­di­fi­ca­cio­nes en el 2008 y nue­vas pro­pues­tas en el 2015. Ar­gen­ti­na de- sa­rro­lló una re­ver­sión al sis­te­ma de be­ne­fi­cios de­fi­ni­dos como úni­co sis­te­ma, y los ca­sos de Ni­ca­ra­gua y Ecua­dor re­gre­san al re­par­to, pe­ro con re­for­mas pa­ra­mé­tri­cas.

EL CA­SO Mé­XI­CO

Por su par­te, en 1995 Mé­xi­co re­for­mó su Ley del Se­gu­ro So­cial, que re­gu­la el fun­cio­na­mien­to de las pres­ta­cio­nes que otor­ga el Ins­ti­tu­to Me­xi­cano de Se­gu­ri­dad So­cial (IMSS). A par­tir de la nue­va ley, se op­tó por la sus­ti­tu­ción de las pen­sio­nes de be­ne­fi­cio de­fi­ni­do ge­ne­ra­das me­dian­te re­par­to, por el de con­tri­bu­cio­nes de­fi­ni­das y ca­pi­ta­li­za­ción in­di­vi­dual de ad­mi­nis­tra­ción pri­va­da, des­de ju­lio de 1997. Una nue­va re­for­ma que ini­cia vi­gen­cia el 1 de abril del 2007 de­ter­mi­na mo­da­li­da­des pa­ra las pen­sio­nes de los em­plea­dos del go­bierno fe­de­ral, los afi­lia­dos al ISSSTE.

A pe­sar de las re­for­mas rea­li­za­das en los úl­ti­mos años en Mé­xi­co, la ba­ja co­ber­tu­ra y li­mi­ta­da su­fi­cien­cia si­guen ma­ni­fes­tán­do­se, en par­te, por la di­ná­mi­ca del mer­ca­do de tra­ba­jo, que dificulta el cum­pli­mien­to de los re­qui­si­tos de tiem­po de co­ti­za­ción y por el cre­ci­mien­to del em­pleo in­for­mal. Es­ta po­bla­ción no rea­li­za apor­ta­cio­nes al sis­te­ma de pen­sio­nes, por lo que una gran par­te de la po­bla­ción ocu­pa­da que­da des­pro­te­gi­da an­te es­ta y otras con­tin­gen­cias, re­afir­man­do el problema en cuan­to a la sol­ven­cia y co­ber­tu­ra del sis­te­ma.

A par­tir de las re­for­mas desa­rro­lla­das a ni­vel in­ter­na­cio­nal, se pue­de com­pro­bar có­mo el mer­ca­do de tra­ba­jo ha in­ter­ve­ni­do de for­ma di­rec­ta so­bre las re­for­mas acon­te­ci­das en la ma­yor par­te de los sis­te­mas de pen­sio­nes. De es­ta for­ma, el ele­va­do por­cen­ta­je de em­pleo in­for­mal en el ca­so de Mé­xi­co pro­vo­ca­rá re­for­mas en­fo­ca­das a con­se­guir una ma­yor co­ber­tu­ra de la po­bla­ción que que­da des­pro­te­gi­da du­ran­te su eta­pa pa­si­va, sien­do una de las ini­cia­ti­vas que po­drán ayu­dar a pa­liar es­te fe­nó­meno de la in­clu­sión del de­re­cho de los adul­tos ma­yo­res a con­tar con pen­sión uni­ver­sal que cu­bra los gas­tos bá­si­cos oca­sio­na­dos du­ran­te la ve­jez; es de­cir, se tra­ta de in­cluir a to­da la po­bla­ción en la se­gu­ri­dad so­cial en Mé­xi­co, me­dian­te una com­bi­na­ción en­tre la mo­da­li­dad con­tri­bu­ti­va y el gas­to pú­bli­co, si­guien­do una de las pre­mi­sas de la OCDE (2015). Ade­más, se de­be­rían in­cor­po­rar me­di­das en el mer­ca­do de tra­ba­jo, con el ob­je­ti­vo de re­du­cir la in­for­ma­li­dad y de me­jo­rar las con­di­cio­nes de po­bla­ción con em­pleo for­mal, a tra­vés de la exis­ten­cia, por ejem­plo, de un se­gu­ro de des­em­pleo que per­mi­ta cu­brir sus ne­ce­si­da­des, en tan­to que lo­gren in­cor­po­rar­se al mer­ca­do la­bo­ral for­mal.

Si­guien­do la ex­pe­rien­cia del con­ti­nen­te eu­ro­peo, y con el ob­je­ti­vo de me­jo­rar la co­ber­tu­ra del sis­te­ma, Mé­xi­co po­dría rea­li­zar re­for­mas de ma­yor ca­la­do, en la que con­vi­vie­ra un sis­te­ma de re­par­to bá­si­co con un sis­te­ma de ca­pi­ta­li­za­ción de cuen­tas in­di­vi­dua­les en el que los tra­ba­ja­do­res rea­li­za­ran apor­ta­cio­nes vo­lun­ta­rias en fun­ción de su ni­vel de ren­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.