TO­MAR PRE­CAU­CIO­NES RE­DU­CE RIES­GOS

El Economista (México) - Previsión - - SEGUROS - AL­BA SER­VÍN al­ba.ser­[email protected]­co­no­mis­ta.mx

LA UBI­CA­CIÓN GEO­GRÁ­FI­CA DE MÉ­XI­CO FA­VO­RE­CE QUE LOS RIES­GOS NA­TU­RA­LES A LOS QUE ES­TA­MOS EXPUESTOS SEAN UNA CONS­TAN­TE

De acuer­do con in­for­ma­ción de la Co­mi­sión Na­cio­nal del Agua (Co­na­gua), la ac­tual tem­po­ra­da de ci­clo­nes, que ini­ció el 1 de ma­yo, con­clui­rá el pró­xi­mo 30 de no­viem­bre y se pro­nos­ti­ca que ha­brá 30 me­teo­ros, de los cua­les 17 se desa­rro­lla­rán en el Pa­cí­fi­co y 13 en el Atlán­ti­co.

Se pre­vé que 15 al­can­cen la categoría de tor­men­ta tro­pi­cal; nue­ve se­rían hu­ra­ca­nes fuer­tes, es de­cir, ca­te­go­rías 1 o 2 en la es­ca­la de Saf­fir Sim­pson; seis se­rían in­ten­sos, es de­cir, con ca­te­go­rías de 3 a 5.

Re­gis­tros de la AMIS re­ve­lan que en nues­tro país só­lo 5% de las vi­vien­das, al­re­de­dor de 5% de las mi­cro­em­pre­sas, cer­ca de 15% de las em­pre­sas pe­que­ñas, y ca­si 50% de las me­dia­nas y gran­des cuen­tan con la pro­tec­ción de un seguro que les ayu­de a re­cu­pe­rar, de ma­ne­ra más rá­pi­da, las pér­di­das eco­nó­mi- cas que pu­die­ra ge­ne­rar un desas­tre na­tu­ral.

An­te es­te escenario, es fun­da­men­tal for­ta­le­cer los hogares, ne­go­cios o em­pre­sas con pro­gra­mas de pre­ven­ción y pro­tec­ción, así co­mo im­pul­sar en Mé­xi­co la crea­ción de or­ga­ni­za­cio­nes ca­pa­ces de adap­tar­se o trans­for­mar­se de ca­ra a even­tua­li­da­des ex­ter­nas. EN LOS NE­GO­CIOS Pa­ra una em­pre­sa o ne­go­cio la pre­ven­ción y pre­pa­ra­ción con­tra ca­tás­tro­fes na­tu­ra­les es fun­da­men­tal, ya que exis­te una gran di­fe­ren­cia en­tre de­te­ner sus ac­ti­vi­da­des por unos días o por se­ma­nas.

Ni­cho­las Dea­kin, di­rec­tor de In­ge­nie­ría de Ries­gos de Zu­rich, in­di­có que si un ne­go­cio im­ple­men­ta es­tra­te­gias bu­si­ness re­si

lien­ce se le­van­ta rápido des­pués de un si­nies­tro, por­que tie­ne pro­vee­do­res al­ter­nos, desa­rro­lla pla­nes de con­tin­gen­cia y re­vi­sa cons­tan­te­men­te las ac­cio­nes que se de­ben desa­rro­llar en la emer­gen­cia. EN EL HO­GAR Es ne­ce­sa­rio con­tar con un plan de emer­gen­cia en ca­sa que per­mi­ta sa­ber có­mo ac­tuar an­te un even­to me­teo­ro­ló­gi­co, es­tén o no reuni­dos los miem­bros de la fa­mi­lia.

“No po­de­mos pre­de­cir un su­ce­so ne­ga­ti­vo, pe­ro sí es po­si­ble ubi­car los pe­li­gros que exis­ten don­de re­si­di­mos”, co­men­tó el di­rec­ti­vo de Zu­rich en el mar­co del ta­ller “Pla­nes Fa­mi­lia­res de Emer­gen­cia”.

“Es im­por­tan­te co­no­cer las medidas ne­ce­sa­rias pa­ra pre­ve­nir al­gún si­nies­tro y sa­ber qué ha­cer en ca­so de ser ne­ce­sa­rio”, agre­gó.

Que las per­so­nas co­noz­can los ries­gos a los que es­tán expuestos y que apren­dan a có­mo pre­ve­nir­se y pro­te­ger­se de ellos, es in­dis­pen­sa­ble. La pre­ven­ción de ries­gos es fun­da­men­tal e in­vo­lu­cra des­de las gran­des y me­dia­nas em­pre­sas, así co­mo a ca­da uno de los miem­bros de ca­da co­mu­ni­dad.

FO­TO: QUADRATIN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.