Pe­dro Vás­quez Col­me­na­res - La inac­ción en las pen­sio­nes del mun­do.

El Economista (México) - Previsión - - PORTADA - POR PE­DRO VÁS­QUEZ COL­ME­NA­RES G.* * Pe­dro Vás­quez Col­me­na­res G. Es eco­no­mis­ta es­pe­cia­li­za­do en te­mas de pen­sio­nes y economía de la sa­lud. Co­men­ta­rios y su­ge­ren­cias: [email protected] mar­pex.com.mx @pe­dro_­vas­quezc

En lo que va del año 2017 exis­ten en el mun­do mil no­ti­cias de re­for­ma a las pen­sio­nes, por ca­da no­ti­cia so­bre ne­go­cia­cio­nes co­mer­cia­les en­tre paí­ses. Pe­ro en Mé­xi­co la reali­dad ca­mi­na con­tra las ma­ne­ci­llas del re­loj. Des­de mar­zo pa­sa­do, el go­bierno de Mé­xi­co se pre­pa­ra pa­ra una in­mi­nen­te ne­go­cia­ción co­mer­cial con Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá. Mu­cha aten­ción se po­ne en un te­ma am­plio y re­le­van­te co­mo és­te, pe­ro a cambio mu­cha des­aten­ción se po­ne en va­rios te­mas es­truc­tu­ra­les co­mo el de­rrum­be de las pen­sio­nes.

Bas­ta bus­car en In­ter­net y en un so­lo click ve­rán las fuer­tes dis­cu­sio­nes que a fi­na­les de abril se es­tán ten­dien­do en El Sal­va­dor, las tre­men­das dispu­tas legislativas so­bre pen­sio­nes en el Par­la­men­to del Bra­sil, o los re­cien­tes anun­cios de re­for­ma pen­sio­na­ria de la pre­si­den­ta Michelle Ba­che­let en Chi­le. En otras mu­chas la­ti­tu­des tam­bién es­tá vi­gen­te el te­ma. Pe­ro en Mé­xi­co no ati­na­mos a abor­dar la dis­cu­sión y re­for­ma a las pen­sio­nes de fren­te y sin re­ser­vas.

Leo re­gu­lar­men­te los es­fuer­zos de la Con­sar y su pre­si­den­te por ex­pli­car el ori­gen del pro­ble­ma, la am­pli­tud de sus im­pli­ca­cio­nes so­bre el in­gre­so de los me­xi­ca­nos en el re­ti­ro, los ries­gos de no ac­tuar in­me­dia­ta y con­tun­den­te­men­te, y las op­cio­nes de po­lí­ti­ca que des­de la pers­pec­ti­va del or­ga­nis­mo re­gu­la­dor de afo­res exis­ten. Pe­ro tam­bién veo pa­si­vi­dad y re­tra­so de ac­ción en las Cá­ma­ras de Dipu­tados y Se­na­do­res y en los go­bier­nos en ge­ne­ral. Exis­ten va­rias ini­cia­ti­vas de ley dur­mien­do plá­ci­da­men­te los tiem­pos le­gis­la­ti­vos.

Y por el es­ti­lo es­tán el go­bierno fe­de­ral y los go­bier­nos es­ta­ta­les. Las no­ti­cias me­xi­ca­nas de las cri­sis pen­sio­na­rias no so­bran. Ca­da se­ma­na hay mu­chas no­tas de pren­sa con men­cio­nes al te­ma de las in­su­fi­cien­cias fi­nan­cie­ras en los fon­dos de pen­sio­nes es­ta­ta­les y mu­ni­ci­pa­les. Pe­rió­di­cos es­pe­cia­li­za­dos co­mo El Eco­no­mis­ta , cu­bren re­gu­lar­men­te el im­pac­to de las pen­sio­nes so­bre el pre­su­pues­to del go­bierno fe­de­ral, las di­fi­cul­ta­des pen­sio­na­rias de or­ga­nis­mos co­mo Pe­mex o CFE, y las pre­sio­nes fi­nan­cie­ras de pen­sio­nes en el ISSSTE y en el Ré­gi­men de Ju­bi­la­cio­nes y Pen­sio­nes (RJP) del IMSS.

Y yo pre­gun­to: ¿por qué no ac­tua­mos? ¿Por qué un te­ma tan sen­si­ble pa­ra mi­llo­nes de fa­mi­lias pro­te­gi­das por la se­gu­ri­dad so­cial o los sis­te­mas es­ta­ta­les no se ve con vi­sión de lar­go pla­zo? ¿Por qué pos­po­nen in­ten­cio­nal­men­te los to­ma­do­res de de­ci­sio­nes la dis­cu­sión so­bre las di­ver­sas so­lu­cio­nes al tsu­na­mi de las pen­sio­nes? Mi me­jor res­pues­ta es, por­que así les con­vie­ne. Las re­for­mas pen­sio­na­rias son un te­ma de múl­ti­ples fa­ce­tas. Ca­da in­vo­lu­cra­do ve al­gu­nas de sus ca­ras, pe­ro no to­das, y eso en lu­gar de com­pli­car la so­lu­ción, sim­pli­fi­ca la inac­ción.

Una re­for­ma pen­sio­na­ria no es co­sa sim­ple. Pre­sen­ta de en­tra­da la di­fi­cul­tad de su acep­ta­ción in­trín­se­ca. “¿Por qué ne­ce­si­ta­mos re­for­mar, qué aca­so es­ta­mos mal?” di­rían los sin­di­ca­tos. “¡Có­mo que ya no hay dinero pa­ra las pen­sio­nes! ¿Pues dón­de es­tán los fon­dos que he­mos apor­ta­do? ¿Quién se los ro­bó?” ex­cla­ma­rían los tra­ba­ja­do­res. “Es ne­ce­sa­rio no pre­ci­pi­tar­nos y efec­tuar los diag­nós­ti­cos ne­ce­sa­rios”. “He­mos de­ci­di­do con­vo­car a fo­ros de dis­cu­sión pa­ra que to­das las vo­ces sean es­cu­cha­das y po­da­mos avan­zar en la me­jor di­rec­ción”, se apre­su­ra­rían a anun­ciar le­gis­la­do­res fe­de­ra­les y es­ta­ta­les. To­dos re­co­no­cien­do im­plí­ci­ta­men­te que el te­ma de las pen­sio­nes es al­ta­men­te sen­si­ble, pe­ro to­dos ex­plí­ci­ta­men­te di­fi­rien­do la acep­ta­ción de una reali­dad que po­dría sig­ni­fi­car una du­ra me­di­ci­na a ser ad­mi­nis­tra­da “mien­tras es­tán de guar­dia”.

Cuan­do al­guien por fin se in­tere­sa en ana­li­zar el pro­ble­ma, vie­nen los re­tos téc­ni­cos, tí­pi­ca­men­te abor­da­dos por ac­tua­rios y eco­no­mis­tas. Con­se­guir in­for­ma­ción com­ple­ta y vá­li­da. Mo­de­lar los es­ce­na­rios ac­tua­ria­les y fi­nan­cie­ros ade­cua­da­men­te. Or­de­nar el diag­nós­ti­co y pro­po­ner al­ter­na­ti­vas con­cre­tas de so­lu­ción.

Una vez con­clui­dos los estudios, tí­pi­ca­men­te so­li­ci­ta­dos por las áreas fi­nan­cie­ras, que son las que pa­de­cen la pre­sión del cre­ci­mien­to, exis­te un pe­rio­do lar­go pa­ra so­cia­li­zar el te­ma den­tro del go­bierno o de­pen­den­cia res­pec­ti­va. Ca­da se­sión es un re­to de con­ven­ci­mien­to o freno. Ca­da pre­sen­ta­ción, un desafío in­terno so­bre el sta­tu quo. “No es­tán los tiem­pos pa­ra cam­bios co­mo ése” ha­brían di­cho de­ce­nas de ve­ces las áreas en­car­ga­das de la con­duc­ción po­lí­ti­ca. “Co­rre­mos el ries­go de per­der los jui­cios en tri­bu­na­les” abo­na­rían las áreas ju­rí­di­cas.

A lo lar­go de mu­chos años, he vis­to di­rec­to­res de pa­ra­es­ta­ta­les que, des­pués de re­ci­bir fi­nos estudios ac­tua­ria­les — cual diag­nós­ti­cos compu­tari­za­dos— de la sa­lud pen­sio­na­ria de su en­ti­dad, la úni­ca ac­ción que han to­ma­do es guar­dar el es­tu­dio ba­jo lla­ve. Tra­té ha­ce tres años a un go­ber­na­dor in­te­ri­no que du­ran­te cin­co años exi­gió apo­yo del go­bierno de su es­ta­do pa­ra una enér­gi­ca re­for­ma pen­sio­na­ria a la uni­ver­si­dad au­tó­no­ma que él di­ri­gía “por­que se ha lle­ga­do a ries­gos in­to­le­ra­bles pa­ra los tra­ba­ja­do­res”, y que cuan­do de ma­ne­ra ines­pe­ra­da le to­có di­ri­gir a su es­ta­do, se ol­vi­dó en un se­gun­do de esa preo­cu­pa­ción. He si­do tes­ti­go de lar­gas y ba­rro­cas dis­cu­sio­nes en el go­bierno fe­de­ral so­bre có­mo pro­ce­der en de­ter­mi­na­do te­ma de re­for­ma de pen­sio­nes, que ha lle­ga­do y re­gre­sa­do cin­co ve­ces del es­cri­to­rio pre­si­den­cial sin de­ci­sión al­gu­na.

En Mé­xi­co, el prin­ci­pal pro­ble­ma del des­equi­li­brio de de­ce­nas y de­ce­nas de sis­te­mas de pen­sio­nes es que es un pro­ble­ma sin due­ño úni­co. No exis­te nin­gu­na ins­ti­tu­ción que es­té en­car­ga­da de es­tu­diar es­ta cri­sis, y mu­cho me­nos de re­sol­ver­la. Te­ne­mos un enor­me sis­te­ma de pro­ble­mas pen­sio­na­rios, su­fi­cien­te­men­te bien des­co­nec­ta­dos des­de la Cons­ti­tu­ción, co­mo pa­ra que na­da su­ce­da has­ta que la bom­ba es­ta­lle. Y co­mo me co­rre­gi­ría un es­ti­ma­do co­le­ga ac­tua­rio, no hay só­lo una bom­ba de las pen­sio­nes, sino un cam­po mi­na­do de pe­que­ñas y gran­des bom­bas pen­sio­na­rias ac­ti­va­das ca­da una des­de mo­men­tos y ra­zo­nes di­fe­ren­tes pe­ro con el mis­mo ries­go de es­ta­lla­mien­to.

El 1 de ju­lio pró­xi­mo se cum­pli­rán 20 años de la Re­for­ma a la Ley del Se­gu­ro So­cial de 1997 y la ex­pe­di­ción de la Ley de los Sis­te­mas de Aho­rro pa­ra el Re­ti­ro. Hay mu­cha agen­da pen­dien­te. Tam­bién se cum­pli­rán tres años y me­dio de la pre­sen­ta­ción a la Cá­ma­ra de Dipu­tados de la Ini­cia­ti­va de Ley de Pen­sión Uni­ver­sal, que es­tá con­ge­la­da por el Se­na­do de la Re­pú­bli­ca. Se pa­san los me­ses, los años y en Mé­xi­co no avan­za­mos lo su­fi­cien­te en el te­ma de las pen­sio­nes.

El tiem­po es im­pa­ra­ble al igual que el de­te­rio­ro de los sis­te­mas de pen­sio­nes que no se re­for­man. To­do con un gra­ve co­mún de­no­mi­na­dor: la inac­ción de las pen­sio­nes a los úni­cos que afec­ta es a los tra­ba­ja­do­res que de­be­rían es­tar pro­te­gi­dos.

FO­TO: SHUTERSTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.