CA­PI­TAL INES­PE­RA­DO

Des­cu­bra có­mo re­cla­mar sus re­cur­sos del SAR y eli­ja la me­jor al­ter­na­ti­va

El Economista (México) - Previsión - - PORTADA - AL­BA SERVÍN al­ba.ser­[email protected]­co­no­mis­ta.mx

Des­de el ini­cio de su ad­mi­nis­tra­ción, el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se Do­nald Trump amenazó con de­por­tar a los mi­les de me­xi­ca­nos que en­cuen­tran en ese país y aun­que no se han cum­pli­do sus di­chos, el go­bierno me­xi­cano ya pre­pa­ra programas pa­ra re­ci­bir a los con­na­cio­na­les.

Pa­ra los mi­gran­tes que re­gre­sa­rán y pa­ra los que se que­dan (una po­bla­ción de 13.8 mi­llo­nes de per­so­nas) ge­ne­rar un aho­rro pa­ra su ve­jez re­sul­ta im­por­tan­te y re­cu­pe­rar­lo mu­cho más.

Por ello, la Co­mi­sión Na­cio­nal del Sis­te­ma de Aho­rro pa­ra el Re­ti­ro (Con­sar) anun­ció que el pro­gra­ma “De­vo­lu­ción de Re­cur­sos del SAR 92-97 a adul­tos de 65 y más”, tam­bién se­rá di­ri­gi­do pa­ra que los mi­gran­tes que ya re­gre­sa­ron a Mé­xi­co o es­tán por ha­cer­lo, que co­ti­za­ron en el sis­te­ma de se­gu­ri­dad so­cial de 1992 a 1997 y acu­mu­la­ron sus aho­rros en una cuen­ta de afo­re en el país, ten­gan la po­si­bi­li­dad de re­cu­pe­rar di­chos re­cur­sos si así lo so­li­ci­tan.

El pro­gra­ma pre­ten­de lo­ca­li­zar a los aho­rra­do­res que tie­nen en to­tal más de 50,000 mi­llo­nes de pe­sos en el sis­te­ma y que por di­ver­sas cir­cuns­tan­cias to­da­vía no lo re­cla­man.

RE­QUI­SI­TOS

De acuer­do con Iván Na­va­rro, abo­ga­do del Cen­tro de Ase­so­ría y De­fen­so­ría en Pen­sio­nes en el IMSS (Cen­det), es in­dis­pen­sa­ble que el mi­gran­te ma­yor de 65 años que so­li­ci­tó la de­vo­lu­ción ya es­té afi­lia­do a una cuen­ta de afo­re, pues de lo con­tra­rio el pri­mer pa­so se­rá acer­car­se a la Con­sar.

“Es­ta de­vo­lu­ción es pa­ra quie­nes tra­ba­ja­ron del 1 de mar­zo de 1992 al 30 de ju­nio de 1997, mu­chas per­so­nas lo con-

fun­den por­que se fue­ron a Es­ta­dos Uni­dos des­de 1980 y co­ti­za­ron aquí 10 años y creen que tie­nen re­cur­sos en el SAR , pe­ro no, úni­ca­men­te es ese pe­rio­do lo que le es­tán re­gre­san­do”, ex­pli­có.

“Lo pri­me­ro que tie­nen que ha­cer es acu­dir a la Con­sar pa­ra ver si ya fue­ron asig­na­dos los re­cur­sos a al­gu­na afo­re, si no, tie­nen que afi­liar­se a una, la cual los ras­trea. Se les so­li­ci­ta­rá un com­pro­ban­te de do­mi­ci­lio, nú­me­ro de se­gu­ri­dad so­cial, com­pro­ban­te de los re­ci­bos don­de el pa­trón apor­ta­ba ese re­cur­so; si no se tie­ne, sí se ad­mi­te el trá­mi­te, pe­ro es mu­cho más len­to”.

El pe­rio­do de es­pe­ra pa­ra el de­pó­si­to del aho­rro es en pro­me­dio de 3 a 9 me­ses, de­pen­dien­do de la ra­pi­dez con que la per­so­na en­tre­gue los do­cu­men­tos a la afo­re y se in­te­gre su ex­pe­dien­te elec­tró­ni­co.

Des­de el pun­to de vis­ta de Na­va­rro, el prin­ci­pal pro­ble­ma que se ha de­tec­ta­do pa­ra la de­vo­lu­ción se en­cuen­tra en la di­gi­ta­li­za­ción de los da­tos, a los cua­les es­te sec­tor de la po­bla­ción no es­tá acos­tum­bra­da.

“Con los ex­pe­dien­tes di­gi­ta­les que so­li­ci­ta la Con­sar, mu­chas de es­tas per­so­nas, que ya son ma­yo­res, tie­nen un pro­ble­ma con su hue­lla di­gi­tal, que con la edad tien­de a bo­rrar­se, no es­tán pa­san­do mu­chos ex­pe­dien­tes y es­tán ba­ta­llan­do pa­ra in­cor­po­rar­se, otro pro­ble­ma es que no es­tán muy fa­mi­lia­ri­za­dos con In­ter­net y les pi­den que ten­gan un co­rreo elec­tró­ni­co pa­ra es­tar en co­mu­ni­ca­ción”, ex­pli­có.

Por su par­te, el pro­fe­sor Ray­mun­do Te­no­rio, di­rec­tor de la Li­cen­cia­tu­ra de Economía y Fi­nan­zas del Tec­no­ló­gi­co de Mon­te­rrey, acla­ró que el dinero que se les re­gre­sa­rá a los con­na­cio­na­les es lo aho­rra­do du­ran­te pe­rio­do de tran­si­ción ha­cia la afo­re, no de su ju­bi­la­ción.

“Es pa­ra per­so­nas que co­ti­za­ron con la Ley del 73 que no se van a ju­bi­lar, mu­cho ojo, esa de­vo­lu­ción de dinero es ba­jo el es­que­ma de afo­re, re­cur­sos que se apor­ta­ron a par­tir de 1992 a 1997 y só­lo las per­so­nas que ya re­gre­sa­ron a Mé­xi­co”, in­di­có.

“Le re­gre­sa­rán tan­to re­cur­sos de la afo­re co­mo de In­fo­na­vit, el sis­te­ma se­gu­ra­men­te le asig­nó por de­fault la afo­re Si­glo XXI Banorte, sin em­bar­go, lo re­co­men­da­ble es pri­me­ro di­ri­gir­se a la Con­sar pa­ra que le di­gan dón­de es­tán esos re­cur­sos”.

BE­NE­FI­CIA­RIOS

Es­te pro­gra­ma tam­bién con­si­de­ra a los be­ne­fi­cia­rios de un adul­to ma­yor que ya fa­lle­ció, pe­ro que en vi­da lo­gró un aho­rro de es­te ti­po. El pro­fe­sor del Tec­no­ló­gi­co de Mon­te­rrey re­co­men­dó a quien se en­cuen­tre en es­ta si­tua­ción acu­dir a la Con­sar pa­ra sa­ber si su fa­mi­liar te­nía re­cur­sos en el sis­te­ma y, en su ca­so, re­cla­mar­los.

El abo­ga­do Iván Na­va­rro su­gi­rió que si los an­tes men­cio­na­dos tie­nen que ini­ciar un jui­cio pa­ra so­li­ci­tar el dinero, lo más re­co­men­da­ble es acer­car­se a la Pro­fe­det, quien les lle­va­rá el asun­to de ma­ne­ra gra­tui­ta.

“Una vez que co­noz­can el sal­do que es­tá acu­mu­la­do, tie­nen que pro­mo­ver un jui­cio de de­sig­na­ción de be­ne­fi­cia­rios en la Jun­ta Fe­de­ral de Con­ci­lia­ción y Ar­bi­tra­je pa­ra que los pue­dan con­si­de­rar co­mo le­gí­ti­mos be­ne­fi­cia­rios”, ex­pli­có.

RE­CO­MEN­DA­CIóN

El ca­te­drá­ti­co ex­hor­tó a los mi­gran­tes a acer­car­se a las au­to­ri­da­des pa­ra co­no­cer si cuen­tan con el re­cur­so o no, y en ca­so de te­ner­lo, in­ver­tir­lo, ya sea en una fon­do de in­ver­sión o en la afo­re.

Por su par­te, el es­pe­cia­lis­ta del Cen­tro de Ase­so­ría y De­fen­so­ría en Pen­sio­nes en el IMSS ase­gu­ró que la ma­yo­ría de los con­na­cio­na­les que es­tán re­gre­san­do tie­nen de­re­cho tam­bién a una pen­sión, por lo que si co­ti­zan un año más, po­drían re­ci­bir am­bos be­ne­fi­cios.

“Las per­so­nas que se fue­ron a Es­ta­dos Uni­dos u otro país en pro­me­dio tra­ba­ja­ron más de 10 años en Mé­xi­co y la Ley del 73 pi­de 10 años pa­ra te­ner de­re­cho a la pen­sión por par­te del IMSS , en­ton- ces si ellos se lle­ga­ran a re­in­cor­po­rar un año, pu­die­se ser más rá­pi­da la bús­que­da de sus re­cur­sos y ade­más van a te­ner de­re­cho a la pen­sión. Más que va­yan por ese SAR, se les re­co­mien­da que pri­me­ro co­ti­cen de nue­vo”, fi­na­li­zó.

Es im­por­tan­te men­cio­nar que en ca­so de que las per­so­nas no re­cla­men los re­cur­sos se re­gre­sa­rán al IMSS, no se lo que­dan las afo­res.

FOTOS: SHUTERSTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.