BA­RRE­RA CUL­TU­RAL, PRI­MER OBS­TÁCU­LO

BRE­CHA SA­LA­RIAL, DEN­SI­DAD DE CO­TI­ZA­CIÓN Y ES­PE­RAN­ZA DE VI­DA, FAC­TO­RES QUE AFEC­TAN EL AHO­RRO PA­RA LA VE­JEZ

El Economista (México) - Previsión - - AFORES - AL­BA SER­VÍN al­ba­ser­vin@ele­co­no­mis­ta.mx

A pe­sar de que las mu­je­res jue­gan un pa­pel muy im­por­tan­te en el de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co del país, las ba­rre­ras cul­tu­ra­les im­pi­den que en mu­chos de los ca­sos lo­gren al­can­zar me­tas pro­fe­sio­na­les al­tas y, peor aún, ob­te­ner un aho­rro digno pa­ra la ve­jez.

“La mu­jer rea­li­za su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal, co­mien­za a la­bo­rar, pe­ro cuan­do de­ci­de ca­sar­se (en mu­chos de los ca­sos), ve trun­ca­do su cre­ci­mien­to pro­fe­sio­nal de­bi­do a la fa­mi­lia. Se­gui­mos sien­do edu­ca­das pa­ra ser las res­pon­sa­bles úl­ti­mas del ho­gar, 73% de las ta­reas no re­mu­ne­ra­das de la ca­sa caen en la res­pon­sa­bi­li­dad de la mu­jer”, ma­ni­fes­tó Ma­ria Ari­za, di­rec­to­ra ge­ne­ral de la Bol­sa Ins­ti­tu­cio­nal de Va­lo­res (Biva).

Du­ran­te la Ter­ce­ra Con­ven­ción de Afo­res, Ari­za se­ña­ló que las di­fe­ren­cias sa­la­ria­les, la in­ter­mi­ten­cia en la co­ti­za­ción y el au­men­tó en la es­pe­ran­za de vi­da son los fac­to­res que es­ta­rán im­pac­tan­do en la ca­li­dad de vi­da que una mu­jer ten­ga en su edad adul­ta.

La di­rec­ti­va de Biva en­fa­ti­zó en que se de­ben crear po­lí­ti­cas pú­bli­cas que in­cen­ti­ven la par­ti­ci­pa­ción del se­xo fe­me­nino en el mer­ca­do la­bo­ral, que ha­ya igual­dad de con­di­cio­nes y de opor­tu­ni­da­des pa­ra ob­te­ner pues­tos bien re­mu­ne­ra­dos.

Re­cor­dó que se­gún un es­tu­dio que va si­guien­do el com­por­ta­mien­to sa­la­rial de las per­so­nas, mi­de có­mo las mu­je­res van cre­cien­do de ma­ne­ra si­mi­lar que un hom­bre has­ta los 29 y a par­tir de ahí hay una bre­cha, em­pe­za­mos se­pa­rar­nos has­ta el pun­to de que hay una di­fe­ren­cia arri­ba de los 45 años de 25% en el mis­mo pues­to.

“Es­tos fac­to­res im­pac­tan a la mu­jer en su aho­rro, có­mo co­ti­za­mos no­so­tras si te­ne­mos un im­pac­to ne­ga­ti­vo en nues­tra ca­rre­ra sa­la­rial y a par­tir de los 29 años em­pe­za­mos a cap­tar me­nos que un hom­bre, y lue­go te­ne­mos esas in­ter­mi­ten­cias la­bo­ra­les, ima­gi­nen que tra­ba­jo 30 años, de los cua­les cin­co me se­pa­ro pa­ra ser ama de ca­sa y cui­dar hi­jos y lue­go re­gre­sa­mos al mun­do la­bo­ral pe­ro aho­ra por ho­no­ra­rios y lue­go con­se­gui­mos un tra­ba­jo de me­dio tiem­po si es que lo lo­gra­mos y em­pe­za­mos de nue­vo. Aun­que he­mos tra­ba­ja­do 30 años, no co­ti­za­mos 30 años, nues­tra den­si­dad de co­ti­za­ción es mu­cho me­nor a la de un hom­bre, en­ton­ces te­ne­mos un te­ma de sa­la­rio, den­si­dad de co­ti­za­ción, au­na­do con que las mu­je­res vi­vi­mos más que los hom­bres”, se­ña­ló.

“Las mu­je­res to­ma­mos 80% de las de­ci­sio­nes de com­pra en el ho­gar, re­pre­sen­ta­mos 50% de la po­bla­ción y ade­más in­flui­mos en el otro 30%, en­ton­ces el va­lor de la mu­jer en la me­sa es muy im­por­tan­te”.

Por su par­te Ma­ri­bel Mon­te­rru­bio, di­rec­to­ra ge­ne­ral de Vi­ta­lis coin­ci­dió en que el re­to de la mu­jer pa­ra lo­grar una pen­sión dig­na es muy al­to de­bi­do a la de­sigual­dad de con­di­cio­nes en las que se en­cuen­tra so­cial­men­te.

“En la ca­rre­ra sa­la­rial te­ne­mos de­sigual­dad, la in­ter­mi­ten­cia en la co­ti­za­ción es muy gran­de y no só­lo por el te­ma de los hi­jos sino por la fal­ta de opor­tu­ni­da­des”.

Con­si­de­ró que hay una se­rie de so­lu­cio­nes que se han apli­ca­do en di­fe­ren­tes paí­ses pa­ra apo­yar a es­te sec­tor en el pe­rio­do de ma­ter­ni­dad sin que ello re­pre­sen­te un des­cui­do de su aho­rro.

FO­TO: AR­CHI­VO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.