Pe­dro Vás­quez Colmenares

Pen­sio­nes, otro se­xe­nio que se fue.

El Economista (México) - Previsión - - PORTADA - POR PE­DRO VÁS­QUEZ COLMENARES G

TER­MI­NA OTRO SE­XE­NIO gu­ber­na­men­tal y que­dan de­ce­nas de pro­ble­mas pen­sio­na­rios sin aten­der en el país. A pe­sar de las mu­chas vo­ces que han pre­sa­gia­do la tor­men­ta, pa­só lo que siem­pre ha pa­sa­do: “re­sol­ver lo de las pen­sio­nes es muy di­fí­cil; me­jor que lo re­suel­va el que si­gue”.

Co­mo ana­lis­ta in­tere­sa­do en la se­gu­ri­dad so­cial y las pen­sio­nes, de­bo re­co­no­cer que hu­bo avan­ces en va­rios fren­tes, se­ña­la­da­men­te des­de la Con­sar con la nue­va ma­ne­ra de su­per­vi­sar las in­ver­sio­nes con ba­se en ries­gos de los por­ta­fo­lios, la ma­du­ra­ción del ré­gi­men de in­ver­sión de las sie­fo­res, con es­fuer­zos re­le­van­tes de di­vul­ga­ción e in­for­ma­ción di­gi­tal pa­ra los tra­ba­ja­do­res co­mo es­ta­dos de cuen­ta re­di­se­ña­dos y cal­cu­la­do­res de pen­sión, así co­mo la pro­mo­ción del aho­rro vo­lun­ta­rio y la

app Afo­reMó­vil que ha al­can­za­do ni­ve­les de afi­lia­ción sin pre­ce­den­tes en el mun­do.

En es­tos úl­ti­mos años hu­bo re­for­mas pen­sio­na­rias re­le­van­tes co­mo Puebla, Gua­na­jua­to, Oa­xa­ca, Que­ré­ta­ro y Es­ta­do de Mé­xi­co. Pe­ro en ma­te­ria de un sis­te­ma na­cio­nal de pen­sio­nes po­co o na­da avan­za­mos.

• Que­da pen­dien­te que los go­bier­nos re­co­noz­can y ha­blen del pro­ble­ma de las pen­sio­nes,

no que lo ig­no­ren. Fue­ron múl­ti­ples vo­ces de ana­lis­tas, aca­dé­mi­cos, ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras y de de­sa­rro­llo las que to­ca­ron en es­tos seis años el re­to de evi­tar un tsu­na­mi ma­yor de las pen­sio­nes, pe­ro des­de los al­tos ni­ve­les del gobierno no se ac­tuó y se lle­vó el te­ma al ca­jón de los pen­dien­tes. En ade­lan­te es in­dis­pen­sa­ble cuan­ti­fi­car con ri­gor téc­ni­co la in­via­bi­li­dad del pa­go de las pen­sio­nes que se sub­si­dian con nues­tros im­pues­tos, so­cia­li­zar am­plia­men­te la pro­ble­má­ti­ca con la sociedad y sen­si­bi­li­zar a to­dos res­pec­to a que el si­len­cio y la inac­ción son la peor me­di­ci­na contra es­ta gan­gre­na. • Que­da pen­dien­te plan­tear una so­lu­ción sis­té­mi­ca e in­te­gral a la se­gu­ri­dad so­cial (SS) y las pen­sio­nes, sin par­ches ni ocu­rren­cias. En ma­te­ria de SS, los par­ches no só­lo no re­suel­ven, sino que es­tor­ban. Las vi­sio­nes ga­to­par­dis­tas dis­traen de las dis­cu­sio­nes fun­da­men­ta­les y “va­cu­nan a los to­ma­do­res de de­ci­sio­nes” contra las so­lu­cio­nes di­fí­ci­les pe­ro ne­ce­sa­rias, pues es­tos par­ches les dan a par­ti­dos po­lí­ti­cos, le­gis­la­do­res, sin­di­ca­tos y al­tos fun­cio­na­rios una ines­pe­ra­da e in­me­re­ci­da zo­na de con­fort pa­ra pre­su­mir que ac­tua­ron, aun­que po­co o na­da ha­yan re­suel­to.

• Que­da pen­dien­te po­ner en el lu­gar nú­me­ro uno de la pro­ble­má­ti­ca de la SS el re­to de la

co­ber­tu­ra uni­ver­sal con equi­dad. Es im­pre­sen­ta­ble pa­ra Mé­xi­co que hoy 60% de la po­bla­ción y ca­si sie­te de ca­da 10 adul­tos ma­yo­res no tie­nen SS al­gu­na. ¿Có­mo ex­pli­car que he­mos vi­vi­do 75 años des­de la crea­ción del IMSS y na­da he­mos he­cho pa­ra am­pliar la co­ber­tu­ra real de la SS com­ple­ta? Re­to­mar el re­to de uni­ver­sa­li­zar la co­ber­tu­ra pen­sio­na­ria pa­ra pro­te­ger a to­dos los me­xi­ca­nos de po­bre­za en la ve­jez es la ficha cen­tral del rom­pe­ca­be­zas de las pen­sio­nes que la ad­mi­nis­tra­ción fe­de­ral sa­lien­te no qui­so en­fren­tar. És­ta de­be ser la ma­yor as­pi­ra­ción de pro­tec­ción so­cial en Mé­xi­co en el si­glo XXI.

• Que­da pen­dien­te ac­tuar pa­ra me­jo­rar el pro

ble­ma de ba­jas o nu­las pen­sio­nes del IMSS. Ya se sa­be que la ta­sa de acu­mu­la­ción del aho­rro pa­ra el re­ti­ro es in­su­fi­cien­te y que la den­si­dad de co­ti­za­ción que exi­ge la ley no la cu­bri­rán sie­te de ca­da 10 tra­ba­ja­do­res pró­xi­mos a pen­sio­nar­se. Se en­tien­de per­fec­ta­men­te que en 1995 no se po­dían cre­cer las con­tri­bu­cio­nes a pen­sio­nes. La de­ci­sión de au­men­tar con­tri­bu­cio­nes se pos­ter­gó y lue­go se ol­vi­dó. Quie­nes pa­sa­ron por los al­tos ni­ve­les del gobierno, el Con­gre­so y el IMSS en los úl­ti­mos 20 años son res­pon­sa­bles de que 70% de los tra­ba­ja­do­res co­ti­zan­tes a par­tir de 1997 no re­ci­bi­rá una pen­sión. Es real­men­te una tra­ge­dia por omi­sión que de­be re­sol­ver­se con nue­vas apor­ta­cio­nes gra­dua­les obli­ga­to­rias, un nue­vo ré­gi­men de apor­ta­cio­nes com­ple­men­ta­rias des­de las em­pre­sas, ade­más de se­guir im­pul­san­do la edu­ca­ción fi­nan­cie­ra pa­ra el aho­rro y la es­tra­te­gia de aho­rro vo­lun­ta­rio.

• Que­da pen­dien­te ha­cer­le fren­te al ex­ce­si­vo cos­to fis­cal de la re­for­ma a la Ley del Se­gu

ro So­cial de 1997. Tres co­sas son se­gu­ras en to­da re­for­ma de pen­sio­nes: que al­guien sal­drá per­ju­di­ca­do; que res­ca­tar a los sis­te­mas pen­sio­na­rios cues­ta, y que por las dos ra­zo­nes anteriores, siem­pre ha­brá opo­si­ción y de­ba­te en­torno a es­tas de­ci­sio­nes. El cos­to de la re­for­ma a la Ley del SS de 1997 ha si­do in­ne­ce­sa­ria­men­te gran­de y lo es­ta­mos pa­gan­do to­dos, ¡in­clu­so 60% de la po­bla­ción sin co­ber­tu­ra! No en­tro en los as­pec­tos téc­ni­cos del asun­to, pe­ro el meo­llo del pro­ble­ma tie­ne dos ca­ras: la pro­rra­ta de de­re­chos en­tre las co­ti­za­cio­nes de la Ley IMSS 73 y la Ley IMSS 1997, así co­mo la apli­ca­ción de los to­pes de co­ti­za­ción sa­la­rial de 10 sa­la­rios mí­ni­mos pa­ra quie­nes in­vo­quen su pen­sión ba­jo la Ley del Se­gu­ro So­cial an­te­rior.

• Que­da pen­dien­te com­ple­tar la pro­tec­ción pen­sio­na­ria me­dian­te una ver­da­de­ra pen

sión uni­ver­sal. El Co­na­po es­ti­ma que en el año 2050 ha­brá 24.3 mi­llo­nes de per­so­nas de 65 años y más, que re­pre­sen­ta­rán 20% de la po­bla­ción na­cio­nal. Esos vie­jos ya es­tán aquí, con nom­bre y ape­lli­do, sin pro­tec­ción so­cial en 70% de los ca­sos y con un fuer­te ries­go de po­bre­za en la ve­jez. La ini­cia­ti­va de ley de pen­sión uni­ver­sal que se pre­sen­tó al Con- gre­so a fi­na­les del 2013 fue un in­ten­to ti­bio de cu­brir el ex­pe­dien­te que nun­ca tuvo el com­pro­mi­so com­ple­to del gobierno fe­de­ral pa­ra lo­grar na­cer. Era otra la agen­da, eran otras las re­for­mas bus­ca­das y se usó la pól­vo­ra en otras ba­ta­llas. Por en­de, es im­pe­ra­ti­vo re­to­mar esa dis­cu­sión pa­ra crear co­rrec­ta­men­te una pen­sión uni­ver­sal, in­ser­tar­la en un sis­te­ma na­cio­nal mul­ti­pi­ñal de pen­sio­nes, sin du­pli­ca­cio­nes de be­ne­fi­cios, ajus­ta­da por la ex­pec­ta­ti­va de vi­da cre­cien­te, con­tro­lan­do los des­in­cen­ti­vos a la for­ma­li­dad y ase­gu­ran­do su fon­deo den­tro de la ar­qui­tec­tu­ra fis­cal de la na­ción.

• Que­da pen­dien­te in­fluir le­gal­men­te en la

re­for­mas pen­sio­na­rias de es­ta­dos y uni­ver

si­da­des. Ya he­mos vi­vi­do tres dé­ca­das en las que los go­ber­na­do­res y los rec­to­res de las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas y sus sin­di­ca­tos no han po­di­do o que­ri­do re­sol­ver la in­via­bi­li­dad de sus sis­te­mas de pen­sio­nes. So­bre­vi­ven al co­mer­se su pro­pio múscu­lo y pagar la nó­mi­na con re­cur­sos des­ti­na­dos a fi­nes sus­tan­ti­vos. No pue­de per­mi­tír­se­les que si­gan pa­tean­do el bo­te. La úni­ca sa­li­da real es es­ta­ble­cien­do en la Cons­ti­tu­ción (a par­tir de un pla­zo, di­ga­mos de sie­te años) que es­tá prohi­bi­do usar re­cur­sos fis­ca­les ge­ne­ra­les pa­ra sub­si­diar nó­mi­nas de pen­sio­nes de cual­quier ti­po, sal­vo las obli­ga­cio­nes de los ya pen­sio­na­dos. Só­lo can­ce­lan­do la co­mo­di­dad del tan­que de oxígeno sub­si­dian­te, es que el pro­ble­ma, la dis­cu­sión y el arre­glo sal­drán a flo­te.

• Que­da pen­dien­te es­ta­ble­cer pa­ra el pro­ble­ma de pen­sio­nes a un res­pon­sa­ble úni

co. Hoy no hay quien se res­pon­sa­bi­li­ce de las cri­sis de las pen­sio­nes en Mé­xi­co. Di­cho en ex­pre­sión fut­bo­le­ra, nos pue­den me­ter cual­quier gol por ac­ción u omi­sión y no hay por­te­ro que de­fien­da. Por eso es in­dis­pen­sa­ble crear una au­to­ri­dad au­tó­no­ma de las pen­sio­nes, que no res­pon­da a agen­das par­ti­dis­tas ni se­xe­na­les, que ten­ga in­je­ren­cia na­cio­nal y que ayu­de a so­cia­li­zar el pro­ble­ma, y sus so­lu­cio­nes. Una es­pe­cie de INE pa­ra las pen­sio­nes. Así pues, la ma­la no­ti­cia es que ya nos co­mi­mos un se­xe­nio más en la inac­ción. Na­da cre­ce­rá en el ám­bi­to ha­cen­da­rio de aquí al 2040 más que el gas­to en pen­sio­nes. La bue­na es que a mi mo­do de ver exis­ten las con­di­cio­nes po­lí­ti­cas y la vi­sión so­cial pa­ra en­fren­tar el pro­ble­ma de fren­te y a fon­do. El pró­xi­mo gobierno fe­de­ral aún no desa­rro­lla su pro­pues­ta en te­mas de SS am­plia­da y la se­pa­ra­ción ne­ce­sa­ria en­tre pen­sio­nes y sa­lud. Ve­re­mos si el nue­vo pre­si­den­te, con su gran ba­se de apo­yo y sen­si­bi­li­dad so­cial, quie­re apun­tar­se en la lis­ta de la so­lu­ción al pro­ble­ma, que só­lo en el 2019 le cos­ta­rá al era­rio 900,000 mi­llo­nes de pe­sos.

pvc@mar­pex.com.mx @pe­dro_­vas­quezc

* Pe­dro Vás­quez Colmenares es economista , es­pe­cia­li­za­do en te­mas de pen­sio­nes y economía de la sa­lud.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.