Da­tos per­so­na­les

El Economista (México) - Reporte Especial - - ÍNDICE / EDITORIAL - • El au­tor es je­fe de se­gu­ri­dad TI en FEMSA y ex­per­to en ges­tión de tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción. Rhett H. Nie­to Gutiérrez

Héc­tor E. Guz­mán y Ro­dri­go Mén­dez So­lís ana­li­zan las me­jo­res prác­ti­cas in­ter­na­cio­na­les en ma­te­ria de pro­tec­ción de da­tos per­so­na­les. Una guía in­dis­pen­sa­ble.

Las con­se­cuen­cias de las re­ve­la­cio­nes pú­bli­cas he­chas por Ch­ris­top­her Wy­lie y Channel 4 acer­ca de las ope­ra­cio­nes de re­co­pi­la­ción de da­tos que hi­zo Cam­brid­ge Analy­ti­ca a par­tir del 2013 a tra­vés de Facebook han do­mi­na­do la con­ver­sa­ción en­tre los es­pe­cia­lis­tas de se­gu­ri­dad de la in­for­ma­ción por se­ma­nas. El vo­lu­men ma­si­vo de in­for­ma­ción per­so­nal al que te­nía ac­ce­so la com­pa­ñía y la pre­sun­ción de su uso ilí­ci­to en re­la­ción con cam­pa­ñas po­lí­ti­cas en Es­ta­dos Uni­dos y otras par­tes del mundo ha pro­vo­ca­do que Mark Zuc­ker­berg tes­ti­fi­que en una au­dien­cia pú­bli­ca an­te el Se­na­do de Es­ta­dos Uni­dos.

És­ta, de­sa­for­tu­na­da­men­te, re­sul­tó ser más un cur­so rá­pi­do so­bre có­mo funciona Facebook que un se­rio cues­tio­na­mien­to so­bre las po­lí­ti­cas de ad­mi­nis­tra­ción de da­tos per­so­na­les que rea­li­za la com­pa­ñía.

En mi opinión, son dos pun­tos los que des­ta­can del ca­so: pri­me­ro, a pe­sar de que Zuc­ker­berg in­sis­ta en que el usua­rio es el due­ño de su in­for­ma­ción y tie­ne a su dis­po­si­ción he­rra­mien­tas pa­ra pro­te­ger­la o li­mi­tar su uso, la reali­dad es que di­chas he­rra­mien­tas se en­cuen­tran fue­ra del al­can­ce del usua­rio pro­me­dio de la pla­ta­for­ma. Co­mo ejem­plo, pue­do men­cio­nar la apli­ca­ción mis­ma que Facebook desa­rro­lló pa­ra iden­ti­fi­car si un usua­rio ha si­do víc­ti­ma del mal uso de su in­for­ma­ción, és­ta se en­cuen­tra en­lis­ta­da ex­clu­si­va­men­te den­tro de las pá­gi­nas de ayu­da y so­por­te téc­ni­co de la pla­ta­for­ma.

El se­gun­do pun­to a des­ta­car es el que fue­ra po­si­ble pa­ra Cam­brid­ge Analy­ti­ca —y otras em­pre­sas si­mi­la­res de cap­tu­ra de da­tos— ha­cer­se no só­lo de la in­for­ma­ción de aque­llos usua­rios que acep­ta­ron uti­li­zar la apli­ca­ción “This Is Your Di­gi­tal Li­fe”, sino de la de to­dos los ami­gos co­nec­ta­dos a és­tos. Lo an­te­rior pro­vo­có que el nú­me­ro de usua­rios afec­ta­dos es­ca­la­ra de 270,000 —quie­nes ini­cial­men­te con­tes­ta­ron la en­cues­ta aso­cia­da a la apli­ca­ción— a más de 87 mi­llo­nes de per­so­nas —la to­ta­li­dad de ami­gos de quie­nes eje­cu­ta­ron la en­cues­ta ori­gi­nal. Aun­que es­ta si­tua­ción fue co­rre­gi­da en el 2015, cuan­do se de­tec­tó la cap­tu­ra in­dis­cri­mi­na­da de in­for­ma­ción, pa­ra en­ton­ces es­ta po­si­bi­li­dad era co­no­ci­da y apro­ve­cha­da por aque­llos in­tere­sa­dos en ma­ni­pu­lar, a tra­vés de re­des so­cia­les, la per­cep­ción, repu­tación y en con­se­cuen­cia, los re­sul­ta­dos de im­por­tan­tes con­tien­das elec­to­ra­les.

Si Facebook tu­vie­ra una ver­da­de­ra in­ten­ción en ase­gu­rar y sal­va­guar­dar la pri­va­ci­dad de sus usua­rios, de­be ha­cer un me­jor tra­ba­jo de con­cien­cia­ción acer­ca de los ries­gos en los que se in­cu­rre al com­par­tir in­for­ma­ción en la pla­ta­for­ma, en­tre la que pue­de men­cio­nar­se, por ejem­plo, edad, gé­ne­ro, es­ta­do ci­vil y sen­ti­men­tal, lu­gar de tra­ba­jo y ubi­ca­ción en tiem­po real, afi­lia­ción política, pre­fe­ren­cias de com­pra, can­ti­dad y fre­cuen­cia de las in­ter­ac­cio­nes rea­li­za­das con mar­cas y par­ti­dos po­lí­ti­cos en los úl­ti­mos sie­te días, en­tre mu­chí­si­mos otros da­tos que Facebook re­co­pi­la co­mo par­te de sus mé­tri­cas.

Es vi­tal con­tar, ade­más, con he­rra­mien­tas vi­si­bles y fá­ci­les de uti­li­zar pa­ra li­mi­tar la cap­tu­ra, ma­ne­jo y di­se­mi­na­ción de di­cha in­for­ma­ción, o al me­nos, tan cla­ras y com­pren­si­vas co­mo las que Facebook po­ne al ser­vi­cio de anun­cian­tes y sus so­cios pu­bli­ci­ta­rios. De lo con­tra­rio, co­rre­mos el ries­go cons­tan­te y, co­mo pu­di­mos des­cu­brir des­pués del es­cán­da­lo, no un ries­go ima­gi­na­rio, de que nues­tra in­for­ma­ción se in­ter­cam­bie al me­jor pos­tor y nues­tra po­si­bi­li­dad de de­te­ner el mal uso de que se pier­da en un océano de me­nús, la os­cu­ri­dad de una in­ter­faz grá­fi­ca inac­ce­si­ble o de­ce­nas de pá­gi­nas de tér­mi­nos y con­di­cio­nes de uso que nun­ca nos de­te­ne­mos a leer.

Las he­rra­mien­tas pa­ra pro­te­ger o li­mi­tar el uso de la in­for­ma­ción per­so­nal en Facebook se en­cuen­tran fue­ra del al­can­ce del usua­rio pro­me­dio de la pla­ta­for­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.