“La edu­ca­ción en de­re­cho de las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción es un pen­dien­te en Mé­xi­co”

El Economista (México) - Reporte Especial - - REPORTAJE -

Ju­lio Té­llez, profesor e in­ves­ti­ga­dor del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes Jurídicas de la UNAM, au­tor del li­bro De­re­cho In­for­má­ti­co, un pre­ce­den­te de los es­tu­dios so­bre el de­re­cho de las tec­no­lo­gías, la so­cie­dad de la in­for­ma­ción y del co­no­ci­mien­to, ofre­ce su vi­sión acer­ca de la edu­ca­ción su­pe­rior so­bre es­tos te­mas.

¿Cuál es el pa­no­ra­ma de la edu­ca­ción su­pe­rior en re­la­ción con el de­re­cho in­for­má­ti­co?

—En prin­ci­pio, ha­ce ya va­rios años que tras­cen­dió el tér­mino de­re­cho in­for­má­ti­co, aho­ra ha­bla­mos de de­re­cho de las tec­no­lo­gías. A es­te res­pec­to, exis­ten dos com­pro­mi­sos de la aca­de­mia so­bre el tema: por un la­do, to­mar a las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción y la co­mu­ni­ca­ción co­mo un ins­tru­men­to pa­ra la con­se­cu­ción de los fi­nes óp­ti­mos del de­re­cho, que son la jus­ti­cia y el bien co­mún. El otro es la tec­no­lo­gía co­mo un ob­je­to de es­tu­dio y even­tual re­gu­la­ción.

En am­bas ver­tien­tes, la edu­ca­ción en Mé­xi­co es­tá que­dan­do mu­cho a de­ber por par­te de los pla­nes de es­tu­dio de las uni­ver­si­da­des me­xi­ca­nas. Nos es­ta­mos des­fa­san­do por­que vi­vi­mos en una so­cie­dad de la in­for­ma­ción y del co­no­ci­mien­to y el de­re­cho y quie­nes es­tu­dian y ejer­cen la ca­rre­ra no es­tán a la al­tu­ra de es­ta so­cie­dad. A ve­ces de­ci­mos que los ju­ris­tas nos de­be­mos a la so­cie­dad y pa­re­cie­ra que no es­ta­mos su­fi­cien­te­men­te in­terio­ri­za­dos pa­ra iden­ti­fi­car sus pro­ble­mas y, en con­se­cuen­cia, po­der dar­les res­pues­ta. Es­to ha obs­ta­cu­li­za­do que se lo­gren re­for­mas en re­la­ción con la pro­tec­ción de da­tos per­so­na­les, go­bierno elec­tró­ni­co o de­li­tos in­for­má­ti­cos. Es la­men­ta­ble que al­gu­nas ins­ti­tu­cio­nes, en­tre ellas la pro­pia UNAM y el Tec­no­ló­gi­co de Mon­te­rrey, pe­se a que in­tro­du­je­ron es­ta ma­te­ria en sus pro­gra­mas, des­pués de­ci­die­ron qui­tar­la.

¿Có­mo afec­ta es­ta de­fi­cien­cia edu­ca­ti­va en la ela­bo­ra­ción de re­gu­la­cio­nes so­bre las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción?

—Hay quie­nes ig­no­ran que es­ta­mos fren­te a una vo­rá­gi­ne de nue­vos pro­ble­mas. Es ne­ce­sa­rio crear un nue­vo or­den ju­rí­di­co que pue­da dar so­lu­cio­nes a es­tos nue­vos desafíos, pe­ro el pro­ble­ma es que a quie­nes son los en­car­ga­dos de to­mar las de­ci­sio­nes les cues­ta mu­cho tra­ba­jo re­co­no­cer que son ig­no­ran­tes, cuan­do es­te con­cep­to de­sig­na a al­guien que des­co­no­ce cier­tas co­sas y que tie­ne la ven­ta­na de opor­tu­ni­dad de po­der co­no­cer­las, es­to quie­re de­cir que no es re­pro­cha­ble o cri­ti­ca­ble el que al­guien sea ig­no­ran­te, lo re­pro­cha­ble es no ha­cer lo su­fi­cien­te pa­ra sa­lir de la ig­no­ran­cia.

Es­pe­ro que el año elec­to­ral no en­tor­pez­ca de­ci­sio­nes co­mo la in­te­gra­ción de Mé­xi­co al Con­ve­nio de Es­tras­bur­go en ma­te­ria de pro­tec­ción de da­tos per­so­na­les, o al Con­ve­nio de Bu­da­pest, en ma­te­ria de re­gu­la­ción en ci­ber­de­li­tos. La aca­de­mia es­tá tra­tan­do de ha­cer lo más po­si­ble pa­ra que es­tos avan­ces no pa­sen des­aper­ci­bi­dos.

¿Có­mo de­be ser la le­gis­la­ción res­pec­to del uso de las tec­no­lo­gías y el com­ba­te a los de­li­tos in­for­má­ti­cos?

—La le­gis­la­ción no siem­pre de­be te­ner un sen­ti­do ne­ga­ti­vo, de li­mi­tar, san­cio­nar o sus­cri­bir. Tam­bién de­be es­ti­mu­lar el buen uso de es­tas tec­no­lo­gías, es de­cir que sean los ciu­da­da­nos quie­nes po­da­mos ges­tio­nar nues­tro pro­pio co­no­ci­mien­to y que no de­je­mos que las em­pre­sas, co­mo Goo­gle, sean las que ge­ne­ren y ges­tio­nen el co­no­ci­mien­to, por­que su pro­pó­si­to es ge­ne­rar un be­ne­fi­cio eco­nó­mi­co y, al me­nos en el ca­so de las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas, el ob­je­ti­vo es fo­men­tar una so­cie­dad en la que exis­ta me­nos po­bre­za, me­nos anal­fa­be­tis­mo y un ma­yor ni­vel de crí­ti­ca.

¿Qué pa­pel jue­ga la aca­de­mia?

—Afor­tu­na­da­men­te, la ig­no­ran­cia que abun­da no so­lo en las ins­ti­tu­cio­nes de go­bierno sino tam­bién en las em­pre­sas, ha he­cho que es­tas vol­teen a ver a la aca­de­mia y eso es pro­ve­cho­so. Aho­ra nos in­vi­tan a even­tos pa­ra co­no­cer nues­tra opinión y la aca­de­mia tie­ne es­te ti­po de com­pro­mi­sos y es­ta­mos dis­pues­tos a asu­mir­lo.

Ade­más, co­mo mer­ca­do la­bo­ral, el de­re­cho de las tec­no­lo­gías tam­bién es muy atrac­ti­vo y es­ti­mu­lan­te y las uni­ver­si­da­des de­be­rían es­tar preo­cu­pa­das por­que los egre­sa­dos se co­lo­quen en en­tor­nos gu­ber­na­men­ta­les o em­pre­sa­ria­les, en los que pue­dan dar res­pues­ta a los múl­ti­ples pro­ble­mas que es­tá ge­ne­ran­do el mal uso de las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción. (Ro­dri­go Ri­quel­me)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.