EL MUN­DIAL ES DE TO­DOS

EL FUT­BOL es una in­dus­tria que ge­ne­ra mi­llo­nes de dó­la­res, pe­ro quie­nes lo han co­lo­ca­do co­mo el rey son los fans, los ni­ños, los abue­los y las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad. La pe­lo­ta ha­ce creer a to­dos.

El Economista (México) - Reporte Especial - - PORTADA - Eduar­do Her­nán­dez Cas­tro

Jor­ge cuen­ta los pa­sos que tie­ne que re­co­rrer de su ha­bi­ta­ción a la sa­la de es­pe­ra del Cen­tro Pa­ra­lím­pi­co Me­xi­cano. Me­mo­ri­za el re­co­rri­do y sa­be que lle­gó al lu­gar don­de que­dó re­unir­se con sus com­pa­ñe­ros por­que el sol de la tar­de pe­ga en las ven­ta­nas y le trans­mi­te ca­lor.

—¡Ven­ga, mu­cha­chos, va­mos a la can­cha pa­ra el jue­go!

Es la voz de Raúl, el en­tre­na­dor de la Se­lec­ción Me­xi­ca­na de in­vi­den­tes, y quien guía a los ju­ga­do­res a la can­cha que se en­cuen­tra a unos 200 metros por un ca­mino en el que hay que ro­dear el dor­mi­to­rio, cru­zar por un pa­si­llo de po­co más de un me­tro de an­cho.

To­ma­dos del hom­bro de su com­pa­ñe­ro de ade­lan­te, con rit­mo pau­sa­do y sin ha­cer co­men­ta­rio al­guno, se di­ri­ge la ca­de­na de hom­bres. En un am­bien­te ex­tra­ño, se po­nen en es­ta­do de aler­ta al dar pa­sos por un nue­vo ca­mino, pe­ro cuan­do en­tran a la can­cha, co­no­cen ca­da cen­tí­me­tro de ella con só­lo es­cu­char el cas­ca­be­leo del ba­lón.

—¡Voy, voy, voy! es la pa­la­bra que sir­ve pa­ra iden­ti­fi­car la po­si­ción de sus com­pa­ñe­ros y ri­va­les. Lo úni­co que les cor­ta el pa­so son las bar­das la­te­ra­les y la voz de los guías que se po­nen de­trás de las por­te­rías.

“Es­tar en la can­cha te da una sen­sa­ción de li­ber­tad, de te­ner que es­tar 100% con­cen­tra­do”, di­ce Jor­ge Lan­za­gor­ta, in­te­gran­te de la Se­lec­ción.

In­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia ex­pli­can que el ce­re­bro de las per­so­nas in­vi­den­tes se trans­for­ma anató­mi­ca­men­te, cre­cen los ven­trícu­los que con­tro­lan la ubi­ca­ción y el oí­do. En pa­la­bras de Juan Ale­jan­dro Cruz, es­pe­cia­lis­ta en edu­ca­ción es­pe­cial, exis­te la per­cep­ción ki­nes­té­si­ca, apren­der a tra­vés del tac­to, de es­cu­char, de la piel, de las sen­sa­cio­nes.

El re­sul­ta­do de los cam­bios fi­sio­ló­gi­cos los ex­pe­ri­men­ta Jor­ge en la can­cha de fut­bol. No de­pen­de de un bas­tón o de un perro guía, “pue­do co­rrer, dri­blar (…) te ayu­da a des­co­nec­tar­te del en­torno, tra­ba­jas mu­cho el te­ma au­di­ti­vo y te exi­ge mu­cha con­cen­tra­ción”.

“TE­NÍA MU­CHO de no ir al es­ta­dio, la úl­ti­ma vez te­nía ocho años de edad; des­pués de eso, no sa­bía có­mo era un par­ti­do, só­lo me que­dó en la men­te el es­ta­dio, la afi­ción”, re­cuer­da Erick­son Ara­ya, de­fen­sa de la Se­lec­ción de Cos­ta Ri­ca de in­vi­den­tes.

“Me ima­gino a Iniesta muy ba­ji­to, pe­ro há­bil con el ba­lón, pe­lo ne­gro, ojos ca­fés, pe­ro so­bre to­do con un buen dominio del ba­lón”, di­ce Erick­son, quien per­dió la vis­ta a los 10 años de­bi­do a la re­ti­no­sis pig­men­ta­ria.

An­tes de em­pren­der su misión de ju­gar fut­bol, Erick­son es fa­ná­ti­co del Mons­truo Mo­ra­do, co­mo se le co­no­ce a Sa­pris­sa, y de Bar­ce­lo­na, equi­po que si­gue por su es­ti­lo de jue­go. “To­can muy bien el ba­lón, sa­len ju­gan­do des­de atrás y sien­to que sin Iniesta van a su­frir mu­cho”.

Se man­tie­ne in­for­ma­do es­cu­chan­do los par­ti­dos por te­le­vi­sión, tam­bién sin­to­ni­za el ca­nal 42 de Cos­ta Ri­ca, don­de dan una ho­ra de no­ti­cias de­por­ti­vas, de 8 a 9 de la no­che.

Da­niel Ruiz, de­lan­te­ro de la Se­lec­ción Me­xi­ca­na, tam­bién es de­cla­ra­do afi­cio­na­do de Bar­ce­lo­na por­que le gus­ta su es­ti­lo de jue­go. A Da­ni le sa­len de for­ma es­pon­tá­nea las pa­la­bras ‘ver’, ‘vi’, ‘mi­rar’ pa­ra re­cor­dar par­ti­dos que mar­ca­ron su afi­ción por Bar­ce­lo­na. Uno de esos en­cuen­tros fue la fi­nal de la Cham­pions Lea­gue del 2006 an­te Ar­se­nal. “De 100 par­ti­dos que jue­gan al año, me avien­to co­mo 90”.

Chi­cha­ri­to Her­nán­dez y Cris­tiano Ro­nal­do son los dos ju­ga­do­res que más ad­mi­ra Da­niel Ruiz. Con el fut­bo­lis­ta me­xi­cano se iden­ti­fi­ca por­que no se po­ne lí­mi­tes y siem­pre man­tie­ne una ac­ti­tud de en­fren­tar los re­tos. “Tra­ba­ja y se de­di­ca a lo su­yo, ter­mi­na ca­llan­do bo­cas. No cual­quie­ra es má­xi­mo go­lea­dor de la Se­lec­ción”, di­ce.

Con el por­tu­gués la afi­ni­dad pro­vie­ne de la dis­ci­pli­na, el tra­ba­jo y la de­di­ca­ción. Da­niel es cui­da­do­so con lo que co­me, cui­da su pe­so y se le­van­ta tem­prano to­das las ma­ña­nas pa­ra ir al gim­na­sio. “Yo no me con­si­de­ro una per­so­na muy téc­ni­ca, me con­si­de­ro una per­so­na de tra­ba­jo. He se­gui­do la ca­rre­ra de Cris­tiano y no es una per­so­na muy téc­ni­ca, tie­ne cua­li­da­des, pe­ro en com­pa­ra­ción con Mes­si, él tie­ne mu­cho tra­ba­jo. Gran par­te de mi éxi­to lo re­la­ciono con eso, me gus­ta man­te­ner­me en for­ma, es­tar a die­ta”.

JU­GAR AL fut­bol ayu­dó a Erick­son a ubi­car las ca­lles que te­nía que pa­sar pa­ra lle­gar a ca­sa. Da­niel su­po que po­día ser in­de­pen­dien­te cuan­do de­jó de usar el mou­se en la compu­tado­ra y to­mó el te­cla­do, aho­ra tam­bién tie­ne un smartp­ho­ne. Con Jor­ge, en el pro­ce­so de cin­co años en el que per­dió la vis­ta, el fut­bol le ayu­dó a in­te­grar­se a una nue­va co­mu­ni­dad, con­vi­vir y co­mu­ni­car­se me­jor, sa­ber es­cu­char, “ayu­dar­me a sa­lir”.

El fut­bol es un de­por­te que desa­rro­lla en ellos la­te­ra­li­dad, sen­ti­do de ubi­ca­ción, mo­tri­ci­dad y pla­nea­ción del pen­sa­mien­to, “es­tás pen­san­do y es­tás ac­tuan­do, es psi­co­mo­tri­ci­dad lo que va a pro­mo­ver el desa­rro­llo del cuer­po y el ce­re­bro”, in­di­ca el maes­tro Juan Ale­jan­dro Cruz.

Las per­so­nas in­vi­den­tes se en­fren­tan a los re­tos de ciu­da­des que no tie­nen su­fi­cien­te se­ña­li­za­ción, así co­mo una cul­tu­ra de so­bre­pro­tec­ción y lás­ti­ma.

“Al ju­gar al fut­bol hay desa­rro­llo de la au­to­es­ti­ma, da lu­gar a la so­cia­li­za­ción y hay un sen­ti­do de per­te­nen­cia e iden­ti­dad, sen­tir­se par­te de al­go que mo­ti­va, es un círcu­lo que vuel­ve a ele­var su au­to­es­ti­ma”, ex­pli­ca el pe­da­go­go.

Jor­ge, Da­niel y Erick­son par­ti­ci­pa­rán en el pri­mer Mun­dial de fut­bol de in­vi­den­tes al que asis­ten sus se­lec­cio­nes, Mé­xi­co y Cos­ta Ri­ca. Des­pués de un jue­go de pre­pa­ra­ción en el Cen­tro Pa­ra­lím­pi­co Me­xi­cano, to­dos re­gre­san de la mis­ma for­ma que lle­ga­ron a la can­cha. La ca­de­na hu­ma­na, to­man­do el hom­bro del com­pa­ñe­ro de ade­lan­te pa­ra re­gre­sar al dor­mi­to­rio, has­ta el si­guien­te día pa­ra re­gre­sar al úni­co si­tio del que co­no­cen ca­da cen­tí­me­tro, la can­cha.

par­ti­ci­pa­ción en Mun­dial de in­vi­den­tes de Mé­xi­co y Cos­ta Ri­ca

MIÉR­CO­LES 13 de ju­nio del 2018

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.