EL FU­TU­RO DE LOS PRO­FE­SIO­NA­LES

Mé­xi­co ha si­do el gran ga­na­dor del Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio con Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá en es­tos años. El co­mer­cio, las in­ver­sio­nes y las re­la­cio­nes bi­la­te­ra­les con­ti­nua­rán pe­se a que al­gu­na de las par­tes re­nun­cie o pon­ga fin al acuer­do

El Economista (México) - Reporte Especial - - PORTADA - Ge­rar­do Ro­drí­guez Sán­chez La­ra

LOS CAM­BIOS EN LA ECO­NO­MÍA Y LA VI­DA DE­MO­CRÁ­TI­CA DEL PAÍS IM­PO­NEN RE­TOS PA­RA EL SEC­TOR EDU­CA­TI­VO EN MÉ­XI­CO.

Exis­te una gran in­cer­ti­dum­bre por los re­sul­ta­dos de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en Mé­xi­co y tam­bién por la pro­ba­ble con­clu­sión del Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio de Amé­ri­ca del Nor­te (TLCAN) en el 2018. En es­te sen­ti­do las ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas tie­nen el enor­me reto de pre­pa­rar a los alum­nos del fu­tu­ro pa­ra en­ca­rar con éxi­to los re­tos que en­fren­ta­rán la de­mo­cra­cia y eco­no­mía me­xi­ca­nas. Los gran­des lí­de­res de na­cio­nes, em­pre­sas y or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les triun­fan en épo­cas de in­cer­ti­dum­bre por­que sa­ben in­ter­pre­tar los signos de sus tiem­pos, pe­ro tam­bién por­que en­tien­den los cam­bios que ven­drán en el fu­tu­ro. En Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos es­tán ocu­rrien­do trans­for­ma­cio­nes a la luz de lo que es­ta­mos ob­ser­van­do en el mun­do. Las ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción su­pe­rior ten­drán el reto de adap­tar­se rá­pi­da­men­te a es­tos cam­bios pa­ra que sus es­tu­dian­tes pue­dan in­ter­ac­tuar con in­te­li­gen­cia, fle­xi­bi­li­dad, va­lo­res y re­si­lien­cia en un mun­do en cons­tan­te di­ná­mi­ca. En es­te año se es­tán pre­sen­tan­do al­gu­nas ten­den­cias en el en­torno po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co que po­drían im­pac­tar en el sec­tor edu­ca­ti­vo en Mé­xi­co. na­cio­na­lis­mos eco­nó­mi­cos vs glo­ba­li­za­ción co­mer­cial En Mé­xi­co, Es­ta­dos Uni­dos, Eu­ro­pa y Asia hay ten­sio­nes y de­ba­tes so­bre los efec­tos de la glo­ba­li­za­ción. Las so­cie­da­des que no ven sus be­ne­fi­cios es­tán eli­gien­do a lí­de­res ca­ris­má­ti­cos que se opo­nen al es­ta­blish­ment, “pac­tos de im­pu­ni­dad” y al­tos ni­ve­les de co­rrup­ción. La ola de po­lí­ti­cas na­cio­na­lis­tas que es­ta­mos vien­do en mu­chas par­tes del mun­do pue­de re­za­gar aún más a aque­llas par­tes de sus so­cie­da­des que exi­gen ma­yor pro­tec­ción y que bus­can es­tar en una zo­na de con­fort fren­te a la vo­rá­gi­ne de cam­bios tec­no­ló­gi­cos del si­glo XXI.

La ma­la no­ti­cia pa­ra los gru­pos que quie­ren de­te­ner el avan­ce de la glo­ba­li­za­ción y bus­can pro­te­ger a sus so­cie­da­des es que se­rá di­fí­cil re­ver­tir es­ta ten­den­cia. Las me­di­das pro­tec­cio­nis­tas de­bi­li­ta­rán sus eco­no­mías, ge­ne­ra­rán ma­yor in­cer­ti­dum­bre e im­pac­ta­rán di­rec­ta­men­te en su fu­tu­ro fren­te al avan­ce de otras su­per­po­ten­cias glo­ba­les, co­mo Chi­na y Ru­sia, y re­gio­na­les co­mo Mé­xi­co, Tur­quía, In­dia, In­do­ne­sia, en­tre otras.

el fu­tu­ro de amé­ri­ca del nor­te y el tlcan

Mé­xi­co ha si­do el gran ga­na­dor de la pros­pe­ri­dad que ge­ne­ró el Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio en es­tos años. El co­mer­cio, in­ver­sio­nes y re­la­cio­nes bi­la­te­ra­les con­ti­nua­rán a pe­sar de que al­gu­na de las par­tes de­nun­cie o pon­ga fin al TLCAN. Las ins­ti­tu­cio­nes de go­bierno de los tres paí­ses han crea­do acuer­dos, me­mo­rán­dums de en­ten­di­mien­to y me­ca­nis­mos in­for­ma­les que pro­te­gen la re­la­ción po­lí­ti­ca, económica y se­gu­ri­dad en­tre EU, Mé­xi­co y Ca­na­dá en tér­mi­nos de sus re­la­cio­nes bi­la­te­ra­les e in­clu­si­ve re­gio­na­les. Es­ta­dos Uni­dos se­gui­rá sien­do el des­tino pre­di­lec­to de los me­xi­ca­nos pa­ra es­tu­diar pos­gra­dos. Sin em­bar­go, se ge­ne­ra­rán opor­tu­ni­da­des pa­ra di­ver­si­fi­car los es­pa­cios de for­ma­ción en otros po­los de po­der en el mun­do. La di­ver­si­fi­ca­ción de las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les de Mé­xi­co ini­cia con el for­ta­le­ci­mien­to de nues­tras interacciones edu­ca­ti­vas con otros paí­ses y re­gio­nes pa­ra re­du­cir las dis­tin­tas de­pen­den­cias que te­ne­mos con EU. Mé­xi­co de­be pro­mo­ver que nues­tros jó­ve­nes es­tén me­jor pre­pa­ra­dos pa­ra apro­ve­char las opor­tu­ni­da­des que ofre­cen Chi­na y Asia Pa­cí­fi­co, Eu­ro­pa, Amé­ri­ca La­ti­na y re­gio­nes que es­tán cre­cien­do de ma­ne­ra im­por­tan­te co­mo Áfri­ca, Me­dio Orien­te y Asia Cen­tral.

sec­to­res eco­nó­mi­cos de fu­tu­ro e in­cer­ti­dum­bre

La gue­rra co­mer­cial de EU con el mun­do pro­ba­ble­men­te no du­re mu­cho. Por lo an­te­rior Mé­xi­co y su sec­tor edu­ca­ti­vo de­ben se­guir apos­tan­do por ge­ne­rar una mano de obra ca­li­fi­ca­da pa­ra apro­ve­char las ven­ta­jas com­pa­ra­ti­vas y com­pe­ti­ti­vas que te­ne­mos en los sec­to­res au­to­mo­triz, ae­ro­es­pa­cial y elec­tro­do­més­ti­co y en­con­trar ni­chos de desa­rro­llo de fu­tu­ro en los sec­to­res ener­gé­ti­co, sa­te­li­tal, en­tre otros. Pa­ra ello, Mé­xi­co de­be ex­plo­tar las ven­ta­jas que le da su re­la­ción con EU y Ca­na­dá aun si se ge­ne­ran nue­vos es­que­mas co­mer­cia­les en la re­gión, co­mo pue­de ser la apro­ba­ción de acuer­dos bi­la­te­ra­les en­tre los tres paí­ses en lu­gar de un acuer­do tri­la­te­ral. Los jó­ve­nes me­xi­ca­nos se­gui­rán te­nien­do a Es­ta­dos Uni­dos co­mo el re­fe­ren­te edu­ca­ti­vo más im­por­tan­te pa­ra los pró­xi­mos 20 años. Sin em­bar­go, es es­tra­té­gi­co vol­tear a otros po­los de desa­rro­llo eco­nó­mi­co co­mo Chi­na y apro­ve­char nues­tros la­zos cul­tu­ra­les con Amé­ri­ca La­ti­na, Eu­ro­pa y sa­car el ma­yor pro­ve­cho al Tra­ta­do Trans­pa­cí­fi­co (TPP 11).

en­ten­der la go­ber­nan­za glo­bal

Los ciu­da­da­nos del fu­tu­ro no só­lo ten­drán que en­fren­tar los cam­bios en el

sec­tor la­bo­ral a par­tir de las trans­for­ma­cio­nes que se vis­lum­bran pa­ra la ro­bó­ti­ca y la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial. Te­ne­mos que en­se­ñar a los alum­nos la com­ple­ji­dad de los gran­des re­tos que en­fren­ta­rá la hu­ma­ni­dad co­mo el en­ve­je­ci­mien­to y au­men­to de la po­bla­ción mun­dial, los ries­gos que ge­ne­ra­rá el cambio cli­má­ti­co y sus con­se­cuen­cias so­bre el ac­ce­so a los re­cur­sos na­tu­ra­les y la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria, el cambio de los pa­tro­nes de mo­vi­li­dad la­bo­ral y mi­gra­cio­nes. Los lí­de­res del fu­tu­ro sa­ben que de­ben aten­der los pro­ble­mas de ma­ne­ra mul­ti­di­men­sio­nal y que pa­ra en­ca­rar es­ta nue­va agen­da glo­bal de­ben in­cluir no só­lo al sec­tor gu­ber­na­men­tal, sino tam­bién a las or­ga­ni­za­cio­nes in­ter­na­cio­na­les, al sec­tor pri­va­do, a las or­ga­ni­za­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil y a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Esa es la nue­va go­ber­nan­za glo­bal. En enero del 2018 el Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial (WEF), que año con año se rea­li­za en Da­vos, Sui­za, pu­bli­có un re­por­te so­bre los ocho Es­ce­na­rios de Fu­tu­ro pa­ra el Tra­ba­jo. En ese do­cu­men­to señala lo si­guien­te: “la gran mo­vi­li­dad de ta­len­tos den­tro y fue­ra de los paí­ses, com­bi­na­da con opor­tu­ni­da­des ge­ne­ra­li­za­das o tra­ba­jos de pla­ta­for­ma en lí­nea trans­fron­te­ri­zos, ha crea­do una fuer­za de tra­ba­jo glo­bal que es al­ta­men­te ágil, pro­duc­ti­va y glo­ba­li­za­da, di­fun­de rá­pi­da­men­te va­lo­res, ideas, tec­no­lo­gías, bie­nes y ser­vi­cios en el mun­do. La fuer­za de tra­ba­jo ar­mo­ni­za­da y las po­lí­ti­cas so­cia­les y las cre­den­cia­les, cer­ti­fi­ca­cio­nes y tí­tu­los in­ter­na­cio­nal­men­te es­tan­da­ri­za­dos han con­tri­bui­do al cre­ci­mien­to y di­na­mis­mo eco­nó­mi­co ge­ne­ra­li­za­do. Sin em­bar­go, pa­ra al­gu­nos, el rit­mo de cambio ha con­tri­bui­do a una am­plia sen­sa­ción de des­co­ne­xión y dis­lo­ca­ción. Con sis­te­mas glo­bal­men­te hi­per­co­nec­ta­dos y un sen­ti­do de per­te­nen­cia lo­cal dis­mi­nui­do, las per­so­nas tie­nen el desafío de reac­cio­nar y adap­tar­se a las cri­sis eco­nó­mi­cas, tec­no­ló­gi­cas y so­cia­les”. El Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial ad­vier­te que las ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción su­pe­rior re­que­ri­rán ac­tua­li­zar sus pro­gra­mas de es­tu­dio pa­ra in­cluir las ha­bi­li­da­des re­que­ri­das de la mano de obra del fu­tu­ro -tan­to di­gi­tal co­mo hu­ma­na- en ma­te­ria de co­mu­ni­ca­ción, re­so­lu­ción de pro­ble­mas, crea­ti­vi­dad, co­la­bo­ra­ción y pen­sa­mien­to crí­ti­co. Tam­bién re­que­ri­rá re­pen­sar có­mo se im­par­te la edu­ca­ción com­bi­nan­do mé­to­dos en lí­nea y sin co­ne­xión,

Los jó­ve­nes me­xi­ca­nos se­gui­rán te­nien­do a Es­ta­dos Uni­dos co­mo el re­fe­ren­te edu­ca­ti­vo más im­por­tan­te pa­ra los pró­xi­mos 20 años. Sin em­bar­go, es es­tra­té­gi­co vol­tear a otros po­los de desa­rro­llo eco­nó­mi­co co­mo Chi­na y apro­ve­char nues­tros la­zos cul­tu­ra­les con Amé­ri­ca La­ti­na (en par­ti­cu­lar con los paí­ses de la Alian­za del Pa­cí­fi­co), Eu­ro­pa y sa­car el ma­yor pro­ve­cho al Tra­ta­do Trans­pa­cí­fi­co (TPP 11).

pro­fe­sio­na­li­zan­do y me­jo­ran­do el pa­pel de los do­cen­tes, re­co­no­cien­do y acre­di­tan­do ha­bi­li­da­des y desa­rro­llan­do sis­te­mas más in­clu­si­vos que fo­men­ten el apren­di­za­je. El co­no­ci­mien­to y ha­bi­li­da­des que ad­quie­ran los alum­nos en la es­cue­la de­ben ser­vir­les pa­ra ajus­tar­se a los cam­bios que vi­vi­rán en su en­torno so­cial, en su vi­da pro­fe­sio­nal y fren­te a los cam­bios de­mo­grá­fi­cos y me­dio am­bien­ta­les que pre­sen­cia­rá la hu­ma­ni­dad en las pró­xi­mas dé­ca­das. Mé­xi­co ha lo­gra­do sor­tear las úl­ti­mas tran­si­cio­nes po­lí­ti­cas con éxi­to y tam­po­co de­be ser la ex­cep­ción un cambio de pa­ra­dig­ma co­mer­cial con Es­ta­dos Uni­dos y el mun­do. *El au­tor es pro­fe­sor e in­ves­ti­ga­dor del De­par­ta­men­to de Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les y Cien­cia Po­lí­ti­ca de la Uni­ver­si­dad de las Amé­ri­cas Pue­bla y coor­di­na­dor del Área de Go­ber­nan­za de la Ud­lap-jen­kins Gra­dua­te School en la CDMX.

Mé­xi­co de­be se­guir apos­tan­do por ge­ne­rar mano de obra ca­li­fi­ca­da que le per­mi­ta apro­ve­char las ven­ta­jas com­pa­ra­ti­vas y com­pe­ti­ti­vas que hay en las ra­mas ma­nu­fac­tu­re­ras. Foto: Archivo

En el fu­tu­ro sur­gi­rán opor­tu­ni­da­des pa­ra di­ver­si­fi­car los es­pa­cios de for­ma­ción en di­ver­sos po­los de desa­rro­llo. La di­ver­si­fi­ca­ción de las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les de Mé­xi­co ini­cia con el for­ta­le­ci­mien­to de nues­tras interacciones edu­ca­ti­vas con otros paí­ses y re­gio­nes pa­ra re­du­cir las dis­tin­tas de­pen­den­cias que te­ne­mos con Es­ta­dos Uni­dos. El co­no­ci­mien­to y ha­bi­li­da­des que ad­quie­ran los es­tu­dian­tes de­ben ser­vir­les pa­ra afron­tar los cam­bios en su en­torno so­cial, am­bien­tal, de­mo­grá­fi­co y en su vi­da pro­fe­sio­nal que pre­sen­cia­rá la hu­ma­ni­dad en las pró­xi­mas dé­ca­das. Foto: Archivo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.