Edu­ca­ción su­pe­rior, ci­mien­to y pi­lar que re­quie­ren cui­da­dos

Sin edu­ca­ción de ca­li­dad, los paí­ses ter­cer­mun­dis­tas, en­tre ellos Mé­xi­co, no ten­drán la ma­sa crí­ti­ca de jó­ve­nes em­pren­de­do­res que po­drían so­lu­cio­nar los pro­ble­mas so­cia­les y eco­nó­mi­cos

El Economista (México) - Reporte Especial - - ORT - Moisés Sa­li­nas Fleit­man

Des­de la segunda mi­tad del si­glo XX, son po­cos los paí­ses que han lo­gra­do una tran­si­ción exi­to­sa de ser paí­ses “en vías de desa­rro­llo” a paí­ses “en desa­rro­llo”, co­mo Sin­ga­pur, Co­rea o Is­rael. Y en to­dos es­tos ca­sos, el prin­ci­pal fac­tor que hi­zo la di­fe­ren­cia en es­ta tran­si­ción fue el én­fa­sis y la in­ver­sión pú­bli­ca en edu­ca­ción en ge­ne­ral y en edu­ca­ción su­pe­rior en par­ti­cu­lar. ¿Por qué es tan fun­da­men­tal la edu­ca­ción en el desa­rro­llo eco­nó­mi­co de los paí­ses, es­pe­cial­men­te aque­llos del ter­cer mun­do? Pri­me­ro, es ne­ce­sa­rio de­fi­nir la edu­ca­ción de ca­li­dad co­mo al­go mu­cho más in­te­gral que la sim­ple trans­mi­sión de co­no­ci­mien­tos bá­si­cos, co­mo lec­toes­cri­tu­ra o ma­te­má­ti­cas, y más bien co­mo el desa­rro­llo de com­pe­ten­cias y ha­bi­li­da­des de me­tas aca­dé­mi­cas (por ejem­plo, crea­ti­vi­dad, re­so­lu­ción de pro­ble­mas, tra­ba­jo en equi­po) que cons­ti­tu­yen los ta­bi­ques que per­mi­ti­rán la in­no­va­ción y el em­pren­di­mien­to. Sin una edu­ca­ción mo­der­na y de ca­li­dad, los paí­ses ter­cer­mun­dis­tas, y en­tre ellos el nues­tro, no ten­drán la ma­sa crí­ti­ca de jó­ve­nes em­pren­de­do­res que desa­rro­lla­rán las so­lu­cio­nes a nues­tros más apre­mian­tes pro­ble­mas so­cia­les y eco­nó­mi­cos. Se­gun­do, una edu­ca­ción mo­der­na y ba­sa­da en evi­den­cia, desa­rro­lla com­pe­ten­cias de pen­sa­mien­to crí­ti­co, de au­to­rre­gu­la­ción y de aná­li­sis, que nos per­mi­ten to­mar de­ci­sio­nes in­for­ma­das co­mo so­cie­dad y ele­gir go­ber­nan­tes que pro­mue­van la de­mo­cra­cia y el desa­rro­llo so­cial jus­to y sos­te­ni­ble. ¿En dón­de se en­cuen­tra Mé­xi­co fren­te a es­tas pre­mi­sas bá­si- cas? Des­afor­tu­na­da­men­te, es­ta­mos muy ale­ja­dos. La re­for­ma edu­ca­ti­va que se pro­mul­gó a prin­ci­pios de es­te se­xe­nio, a pe­sar de ser un pa­so en la di­rec­ción co­rrec­ta pa­ra la me­jo­ra de la edu­ca­ción, se que­dó muy cor­ta en al­can­zar es­tos ob­je­ti­vos. Tan­to de ma­ne­ra con­cep­tual, co­mo en su im­ple­men­ta­ción, no lo­gró trans­for­mar el sis­te­ma edu­ca­ti­vo na­cio­nal pa­ra po­si­cio­nar­lo en el desa­rro­llo de es­tas nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de em­pren­de­do­res. No só­lo eso, en al­gu­nos sec­to­res, tan­to del ma­gis­te­rio co­mo en­tre mu­chos pa­dres de fa­mi­lia, si­gue una im­por­tan­te re­sis­ten­cia in­clu­so a los cam­bios bá­si­cos que la re­for­ma pro­po­ne, y que de­be­rían ser tan só­lo el prin­ci­pio de una tran­si­ción a mo­de­los de ca­li­dad. La si­tua­ción no es me­jor en la edu­ca­ción su­pe­rior na­cio­nal. Las uni­ver­si­dad pú­bli­cas —pri­me­ra en­tre ellas, la UNAM— es­tán sa­tu­ra­das,

¿Có­mo pien­sa (quien ga­ne las elec­cio­nes) for­mar al re­cur­so hu­mano que se­rá ne­ce­sa­rio pa­ra la trans­for­ma­ción de Mé­xi­co a una eco­no­mía desa­rro­lla­da?”. Moisés Sa­li­nas Fleit­man, rec­tor de la Uni­ver­si­dad ORT Mé­xi­co.

Foto: Archivo

La re­for­ma edu­ca­ti­va que se pro­mul­gó a prin­ci­pios de es­te se­xe­nio, a pe­sar de ser un pa­so en la di­rec­ción co­rrec­ta pa­ra la me­jo­ra de la edu­ca­ción, no lo­gró trans­for­mar el sis­te­ma edu­ca­ti­vo na­cio­nal pa­ra po­si­cio­nar­lo en el desa­rro­llo de es­tas nue­vas...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.