Cos­tos pa­ra me­jo­rar se­gu­ri­dad re­ba­san la in­ver­sión pú­bli­ca

La po­si­ción geo­grá­fi­ca pri­vi­le­gia­da no se pue­de apro­ve­char por el fac­tor in­se­gu­ri­dad pa­ra el sec­tor trans­por­tis­ta. Los in­dus­tria­les pro­po­nen es­tra­te­gias con­jun­tas con las au­to­ri­da­des pa­ra re­du­cir la in­ci­den­cia de ro­bos a ca­mio­nes en las ca­rre­te­ras con may

El Economista (México) - Reporte Especial - - INSEGURIDAD - Ale­jan­dro de la Ro­sa y Oc­ta­vio Ama­dor

Los cos­tos por in­se­gu­ri­dad que en­fren­tan los em­pre­sa­rios del sec­tor del au­to­trans­por­te de car­ga su­pe­ran ya el gas­to del Estado pa­ra com­ba­tir el pro­ble­ma.

Du­ran­te el 2017, los cos­tos di­rec­tos del sec­tor por in­se­gu­ri­dad

as­cen­die­ron a 43,664 mi­llo­nes de pe­sos, mien­tras que el Estado me­xi­cano des­ti­nó 38,605 mi­llo­nes de pe­sos en ma­te­ria de prevención y di­sua­sión a tra­vés de pro­gra­mas co­mo el Fon­do de Apor­ta­cio­nes pa­ra la Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca y el Pro­gra­ma de For­ta­le­ci­mien­to pa­ra la Se­gu­ri­dad, de acuer­do con un es­tu­dio de la fir­ma Con­sul­to­res In­ter­na­cio­na­les (CI) ela­bo­ra­do pa­ra la Cá­ma­ra Na­cio­nal de Au­to­trans­por­te de Car­ga (Ca­na­car).

En to­tal, con­clu­ye, el ilí­ci­to con­su­me en un año re­cur­sos di­rec­tos e in­di­rec­tos por ca­si 92,500 mi­llo­nes de pe­sos, lo que re­pre­sen­tó 0.5% del PIB na­cio­nal du­ran­te el año pa­sa­do.

El es­tu­dio de CI es­ti­ma que 90% de es­te mon­to re­pre­sen­ta cos­tos di­rec­tos: prevención, el de­li­to mis­mo (va­lor del ca­mión y sus mer­can­cías), se­gu­ros, trá­mi­tes y di­li­gen­cias pa­ra re­cu­pe­rar uni­da­des, de­du­ci­bles, in­gre­sos que se de­jan de per­ci­bir, en­tre los prin­ci­pa­les.

Los cos­tos in­di­rec­tos son, a su vez, “aque­llos que cuan­ti­fi­can el im­pac­to eco­nó­mi­co de la in­se­gu­ri­dad en el sec­tor del au­to­trans­por­te de car­ga en las otras ra­mas y sec­to­res, co­mo re­sul­ta­do del en­ca­de­na­mien­to pro­duc­ti­vo exis­ten­te con el res­to de la eco­no­mía”, plan­tea el do­cu­men­to.

De acuer­do con CI, el al­to ni­vel de­lic­ti­vo que en­fren­ta el sec­tor es cau­sa­do en bue­na me­di­da por la gue­rra con­tra las dro­gas, los cár­te­les y sus cé­lu­las cri­mi­na­les, quie­nes han di­ver­si­fi­ca­do su car­te­ra de ac­ti­vi­da­des al se­cues­tro, la ex­tor­sión, el trá­fi­co de per­so­nas, ro­bo de com­bus­ti­ble y, re­cien­te­men­te, al ro­bo al au­to­trans­por­te de car­ga.

Co­mo con­se­cuen­cia, el ro­bo al sec­tor de au­to­trans­por­te en el país es “ca­da vez más san­gui­na­rio y los asal­tos se eje­cu­tan ca­da vez con ma­yo­res ni­ve­les de violencia”.

Ci­fras del Se­cre­ta­ria­do Eje­cu­ti­vo del Sis­te­ma Na­cio­nal de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca (SESNSP), de­pen­dien­te de la Se­cre­ta­ría de Go­ber­na­ción, mues­tran que, du­ran­te los cin­co años com­ple­tos trans­cu­rri­dos en es­te se­xe­nio, del 2012 al 2017, las de­nun­cias de ro­bos con violencia al au­to­trans­por­te se dis­pa­ra­ron 96%, al pa­sar de 3,124 a 6,114 su­ce­sos.

La mo­da­li­dad del ilí­ci­to con violencia re­pre­sen­ta 85% de los ro­bos to­ta­les que pa­de­ce el sec­tor, de acuer­do con las ci­fras que di­vul­ga el SESNSP.

ba­rre­ra lo­gís­ti­ca

“Mé­xi­co es un país que po­see una po­si­ción geo­grá­fi­ca muy im­por­tan­te en ma­te­ria de trans­por­te, pe­ro no po­de­mos de­to­nar­la por una sen­ci­lla ra­zón, los cos­tos lo­gís­ti­cos se han en­ca­re­ci­do por la ad­mi­nis­tra­ción de ries­gos: quién no ha con­se­gui­do pó­li­zas en sus re­no­va­cio­nes (de uni­da­des) de has­ta 120%; los de­du­ci­bles al ro­bo se van de 5 a 30%, y cui­da­do si son noc­tur­nos por­que se van más pa­ra arri­ba”, co­men­tó el pre­si­den­te de la Ca­na­car, En­ri­que Gon­zá­lez.

Pe­ro los da­ños cau­sa­dos por la de­lin­cuen­cia a las em­pre­sas pue­den ser aún ma­yo­res por as­pec­tos in­tan­gi­bles que tie­nen que ver con la ima­gen de sus mar­cas en el mer­ca­do y por el es­tí­mu­lo a la in­for­ma­li­dad, que re­pre­sen­ta cos­tos al era­rio por la im­po­si­bi­li­dad de fis­ca­li­zar las mer­can­cías que aca­ban en el mer­ca­do in­for­mal.

“La car­ga ro­ba­da ge­ne­ral­men­te se co­mer­cia­li­za en mer­ca­dos ile­ga­les, don­de la ven­den a un pre­cio por de­ba­jo de su cos­to y eso ge­ne­ra, ade­más, una com­pe­ten­cia des­leal. In­clu­so se da­ña la ima­gen de las mar­cas fa­bri­can­tes por­que no hay un con­trol so­bre el ti­po de pro­duc­tos ni có­mo lle­ga a los pun­tos de ven­ta”, co­men­tó el di­rec­tor de la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Trans­por­te Pri­va­do (ANTP), Leo­nar­do Gó­mez.

La ANTP aglu­ti­na a los bra­zos lo­gís­ti­cos de al­gu­nas de las más gran­des em­pre­sas de con­su­mo y dis­tri­bu­ción ma­si­vo en Mé­xi­co, co­mo Bim­bo, Co­ca-co­la FEM­SA, Ce­mex, La­la, Sa­bri­tas, Pe­psi­co, Wal­mart, en­tre mu­chos otros.

Ali­men­tos y be­bi­das, com­bus­ti­bles, quí­mi­cos, ma­te­ria­les pa­ra la cons­truc­ción, elec­tro­do­més­ti­cos, elec­tró­ni­cos, al­cohol, ro­pa y cal­za­do son los pro­duc­tos que más in­tere­san a las ban­das de­lic­ti­vas, las cua­les ope­ran prin­ci­pal­men­te en los es­ta­dos de Mé­xi­co, Pue­bla, Tlax­ca­la, Mi­choa­cán, Ja­lis­co y Mo­re­los.

ur­gen po­lí­ti­cas

Po­co an­tes de rea­li­zar­se las elec­cio­nes el pa­sa­do 1 de ju­lio, el pre­si­den­te de la Co­mi­sión de Se­gu­ri­dad y Prevención del De­li­to de Con­fe­de­ra­ción de Cá­ma­ras In­dus­tria­les de la Re­pú­bli­ca Me­xi­ca­na, Re­fu­gio Mu­ñoz, afir­mó con preo­cu­pa­ción que nin­gu­na de las pla­ta­for­mas po­lí­ti­cas en com­pe­ten­cia con­te­nía una es­tra­te­gia fo­ca­li­za­da pa­ra ata­car “el gra­ve pro­ble­ma de in­se­gu­ri­dad, que se re­fle­ja en se­cues­tro de uni­da­des, van­da­lis­mo o blo­queo de ca­rre­te­ras, de lo que he­mos si­do víc­ti­mas de unos años pa­ra acá”.

En­tre las pro­pues­tas del sec­tor de au­to­trans­por­te pa­ra el me­diano y cor­to pla­zo que ayu­den a in­hi­bir los ro­bos se en­cuen­tran: crear una uni­dad es­pe­cial per­te­ne­cien­te a la Po­li­cía Fe­de­ral que ten­ga co­mo la­bor per­se­guir los de­li­tos al au­to­trans­por­te de car­ga; pro­mo­ver la crea­ción de un in­cen­ti­vo fis­cal que per­mi­ta la de­du­ci­bi­li­dad de los cos­tos in­cu­rri­dos en ma­te­ria pre­ven­ti­va, con el ob­je­ti­vo de que el trans­por­tis­ta lo vea co­mo una in­ver­sión y no co­mo un cos­to.

Ade­más, es­ta­ble­cer ho­ra­rios de cir­cu­la­ción en las zo­nas con ma­yor pe­li­gro, pa­ra con­tar con se­gu­ri­dad por par­te de la po­li­cía, y cons­truir ca­se­tas/mó­du­los de vi­gi­lan­cia, al prin­ci­pio y al fi­nal de los tra­mos más con­cu­rri­dos por la de­lin­cuen­cia (en el lla­ma­do “trián­gu­lo ro­jo”, Pue­bla, Tlax­ca­la y Ve­ra­cruz).

“Cual­quier es­tra­te­gia in­te­gral de com­ba­te tie­ne que in­cluir a los ac­to­res y al go­bierno, por­que la ten­den­cia que ve­mos es­te año es cre­cien­te. Se de­ben to­mar me­di­das ya, en es­te mo­men­to, por eso man­da­mos a ha­cer el es­tu­dio del im­pac­to eco­nó­mi­co y sen­si­bi­li­zar del te­ma”, di­jo Re­fu­gio Mu­ñoz, quien tam­bién es di­rec­tor ge­ne­ral de la Ca­na­car.

Por su par­te, el di­rec­tor de la aso­cia­ción de trans­por­tis­tas pri­va­dos, Leo­nar­do Gó­mez, se ma­ni­fes­tó por que a la bre­ve­dad se es­ta­blez­ca el Estado de De­re­cho y que real­men­te quie­nes roban un ca­mión va­yan a la cár­cel, por lo que es­tán tra­ba­jan­do con un gru­po de abo­ga­dos pa­ra ela­bo­rar ade­cua­da­men­te las de­nun­cias co­rres­pon­dien­tes.

fo­to: ar­chi­vo

HO­RA­RIOS. Las em­pre­sas pi­den blin­dar ru­tas y ho­ra­rios de tras­la­do de mer­can­cías.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.