Tre­nes de car­ga tra­ba­jan pa­ra avan­zar sin ries­gos

El asal­to a los tre­nes se in­cre­men­tó en el 2017, lue­go de que Pe­mex li­mi­ta­ra el pa­so de com­bus­ti­ble a tra­vés de sus duc­tos en el co­no­ci­do Trián­gu­lo Ro­jo

El Economista (México) - Reporte Especial - - INSEGURIDAD - Ale­jan­dro de la Ro­sa y Oc­ta­vio Ama­dor

El ro­bo a tre­nes man­tie­ne una ten­den­cia en ascenso con un in­cre­men­to tri­mes­tral de 19%, a 1,825 en el nú­me­ro de in­ci­den­tes du­ran­te el pri­mer cuar­to del año, en don­de se ob­ser­vó un dra­má­ti­co au­men­to de 161% en el ru­bro de ro­bo a com­po­nen­tes de vía, al re­gis­trar­se 222 even­tos.

De acuer­do con ci­fras de la Agen­cia Re­gu­la­do­ra del Sec­tor Fe­rro­via­rio (ARTF), el ro­bo a pro­duc­to y/o car­ga se “con­tu­vo” con un avan­ce tri­mes­tral de 1.4% a un to­tal de 607 si­nies­tros. No obs­tan­te, es­te seg­men­to re­pre­sen­ta 71.2% del to­tal de de­li­tos de ro­bo que se co­me­ten con­tra el sis­te­ma fe­rro­via­rio me­xi­cano.

So­bre es­te úl­ti­mo ren­glón, de enero a mar­zo los pro­duc­tos con el ma­yor nú­me­ro de re­por­tes de hur­to co­rres­pon­den a gra­nos y ha­ri­nas (165 even­tos), pro­duc­tos ter­mi­na­dos y de con­su­mo (161 si­nies­tros), au­to­par­tes (133 even­tos) y ma­te­rial de la cons­truc­ción (102 even­tos).

Más de la mi­tad de es­te ti­po de sustracciones se con­cen­tra en cua­tro es­ta­dos de la Re­pú­bli­ca, sien­do Pue­bla el lí­der in­dis­cu­ti­ble, con 133 ilí­ci­tos, se­gui­do de So­no­ra (55), Ja­lis­co (54), Guanajuato (39) y Ve­ra­cruz (33).

En cuan­to a los ro­bos a com­po­nen­tes de vía, los ob­je­tos más sus­traí­dos son jue­gos de fi­ja­ción, clips, gra­pas y an­clas y pla­cas de asien­to y plan­chue­las. En cuan­to a las en­ti­da­des más aso­la­das por es­tos hur­tos, Pue­bla li­de­ra nue­va­men­te con más de 56% del to­tal de aco­me­ti­das ile­ga­les.

La pro­ble­má­ti­ca de­lin­cuen­cial de Pue­bla es­tá ín­ti­ma­men­te li­ga­da con el ro­bo de com­bus­ti­ble, po­pu­lar­men­te co­no­ci­do co­mo hua­chi­co­leo, ilí­ci­to en el que la en­ti­dad tam­bién se vol­vió lí­der el año pa­sa­do.

Así, el asal­to a los tre­nes se in­cre­men­tó en el 2017, lue­go de que Pe­tró­leos Me­xi­ca­nos (Pe­mex) li­mi­ta­ra el pa­so de com­bus­ti­bles a tra­vés de sus duc­tos que atra­vie­san los mu­ni­ci­pios de Pal­mar de Bra­vo, Te­ca­ma­chal­co, Que­cho­lac, Huix­co­lotla, Te­pea­ca, Acatzingo y Acajete co­no­ci­dos co­mo el Trián­gu­lo Ro­jo.

An­te la fal­ta de com­bus­ti­ble que da­ba di­na­mis­mo a la eco­no­mía en es­ta zo­na de la en­ti­dad, las ban­das de­lic­ti­vas co­men­za­ron a ope­rar el ro­bo de mer­can­cía prin­ci­pal­men­te al car­gue­ro, en las vías que cru­zan en­tre Ca­ña­da Mo­re­los y San Sal­va­dor El Se­co, don­de des­car­ga­ban gra­nos, elec­tro­do­més­ti­cos, aba­rro­tes, vi­nos y li­co­res de im­por­ta­ción.

in­ten­si­fi­can vi­gi­lan­cia

An­te la fre­cuen­cia de los asal­tos a tre­nes, la au­to­ri­dad fe­de­ral in­ter­vino y se mon­tó una es­tra­te­gia de vi­gi­lan­cia, prin­ci­pal­men­te en la zo­na de Pue­bla,tlax­ca­la y Ve­ra­cruz don­de se tie­nen re­gis­tros de ma­yor in­ci­den­cia, con pa­tru­lla­je en las vías ubi­ca­das en los tra­mos más vul­ne­ra­bles, y en el se­gun­do tri­mes­tre se lo­gró con­te­ner el nú­me­ro de ro­bos a los con­vo­yes.

En la ma­yo­ría de los ca­sos, la for­ma de ope­rar de los de­lin­cuen­tes es co­lo­car ob­je­tos co­mo ra­mas, pie­dras, llan­tas y ma­de­ras so­bre las vías del fe­rro­ca­rril pa­ra de­te­ner el tra­yec­to del con­voy. El ma­qui­nis­ta se ve en la ne­ce­si­dad de de­te­ner su ca­mino pa­ra evi­tar un des­ca­rri­la­mien­to.

Una vez que se de­tie­ne el tren, de­ce­nas de in­di­vi­duos bien or­ga­ni­za­dos abor­dan los va­go­nes pa­ra ex­traer la mer­can­cía en con­jun­to o bien, pa­ra abrir las com­puer­tas y pro­vo­car que los gra­nos y aho­ra el ce­men­to pa­ra cons­truc­ción, que­de re­ga­do so­bre los tendidos de vías fé­rreas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.