¿Qué es com­plian­ce?

El Economista (México) - Reporte Especial - - ÍNDICE | EDITORIAL - mi­guel on­ti­ve­ros alon­so @On­ti­ve­ros Alon­so moa@cri­mi­nal­com­plian­ce­me­xi­co.com

Mi­guel On­ti­ve­ros de­fi­ne el con­cep­to y ex­pli­ca el mar­co le­gal del com­plian­ce y la di­fe­ren­cia del com­plian­ce pe­nal con un pro­gra­ma de com­plian­ce nor­mal.

I. AN­TE­CE­DEN­TES

El com­plian­ce tie­ne su ori­gen en la me­di­ci­na, don­de sig­ni­fi­ca “asu­mir de­bi­da­men­te una te­ra­pia”. Si bien tie­ne una lar­ga tra­di­ción en paí­ses an­glo­sa­jo­nes, re­cien­te­men­te ha ad­qui­ri­do fuer­te pre­sen­cia en so­cie­da­des de nues­tro en­torno, es­pe­cial­men­te en el mun­do del De­re­cho. Es en su di­men­sión ju­rí­di­ca don­de es­te fe­nó­meno ha ge­ne­ra­do una re­vo­lu­ción gra­cias a los com­plian­ce pro­grams. És­tos son es­que­mas de or­ga­ni­za­ción, au­to­rre­gu­la­ción y ges­tión em­pre­sa­rial en­ca­mi­na­dos a con­fi­gu­rar una per­so­na ju­rí­di­ca só­li­da y sus­ten­ta­da en la le­ga­li­dad.

Pa­ra que un com­plian­ce pro­gram sea eficaz y evi­den­cie el ape­go a la cul­tu­ra de la le­ga­li­dad de la or­ga­ni­za­ción, de­be cum­plir, co­mo mí­ni­mo, con 11 re­qui­si­tos: 1) exa­men de la or­ga­ni­za­ción, 2) diag­nós­ti­co de ries­gos or­ga­ni­za­cio­nal 3) eli­mi­na­ción tem­pra­na de ries­gos, 4) pro­to­co­li­za­ción, 5) ca­pa­ci­ta­ción, 6) eva­lua­ción, 7) su­per­vi­sión, 8) ca­nal de de­nun­cias, 9) es­que­mas de san­ción y pre­mia­ción, 10) ac­tua­li­za­ción, y 11)com­plian­ce of­fi­cer.

Es­tas di­men­sio­nes , que de­ben cons­tar por es­cri­to y ser ma­te­rial­men­te ve­ri­fi­ca­bles, ge­ne­ran las con­di­cio­nes pa­ra que una or­ga­ni­za­ción se con­si­de­re leal al De­re­cho y ob­ten­ga múl­ti­ples beneficios, que van des­de el ma­yor ren­di­mien­to en sus pro­ce­sos in­ter­nos, in­cre­men­to de clien­tes e in­gre­sos, am­plia­ción del es­que­ma de alian­zas em­pre­sa­ria­les na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les, has­ta el pres­ti­gio de la fir­ma. Pa­ra ello, sin em­bar­go, se­rá ne­ce­sa­rio que la per­so­na ju­rí­di­ca se ajus­te al mar­co le­gal vi­gen­te en Mé­xi­co.

II. MAR­CO LE­GAL

Has­ta ha­ce unos años no era obli­ga­to­rio ad­qui­rir e im­ple­men­tar un com­plian­ce pro­gram. Ac­tual­men­te, ca­da vez son más las dis­po­si­cio­nes le­ga­les orien­ta­das ha­cia es­ta di­men­sión del De­re­cho. Tres ám­bi­tos ju­rí­di­cos lo de­mues­tran: bur­sá­til, am­bien­tal y pe­nal. Mien­tras la Ley del Mer­ca­do de Va­lo­res exi­ge a las so­cie­da­des anó­ni­mas bur­sá­ti­les im­ple­men­tar un pro­gra­ma de cum­pli­mien­to que se ajus­te al re­gla­men­to in­te­rior de la Bol­sa de va­lo­res (Art. 19.I), la Pro­cu­ra­du­ría Fe­de­ral de Pro­tec­ción al Am­bien­te (Pro­fe­pa) otor­ga a los com­plian­ce pro­grams tal for­ta­le­za que les con­ce­de el re­co­no­ci­mien­to de prue­ba pa­ra ga­ran­ti­zar la no re­pe­ti­ción de un de­li­to am­bien­tal (Ex­po­si­ción de Mo­ti­vos de los Li­nea­mien­tos con Pro­to­co­lo en Ma­te­ria de Res­pon­sa­bi­li­dad Pe­nal de las Per­so­nas Ju­rí­di­cas).

Aún más pro­fun­da es la im­pli­ca­ción del com­plian­ce en ma­te­ria pe­nal. Des­de la ex­pe­di­ción del Có­di­go Na­cio­nal de Pro­ce­di­mien­tos Pe­na­les (2014), exis­te en Mé­xi­co un Procedimiento Es­pe­cial pa­ra las Per­so­nas Ju­rí­di­cas (ar­tícu­los 421 al 425), el cual per­mi­te in­ves­ti­gar, impu­tar y con­de­nar a las em­pre­sas que co­me­tan de­li­tos, de con­for­mi­dad con el Có­di­go Pe­nal Fe­de­ral, y tam­bién con ba­se en las le­gis­la­cio­nes pe­na­les vi­gen­tes en el te­rri­to­rio na­cio­nal. To­do es­to ha ge­ne­ra­do el sur­gi­mien­to de la teoría y prác­ti­ca del cri­mi­nal com­plian­ce.

III. CRI­MI­NAL COM­PLIAN­CE

A di­fe­ren­cia del com­plian­ce pro­gram tra­di­cio­nal, el cri­mi­nal com­plian­ce pro­gram se en­fo­ca en pre­ve­nir de­li­tos a tra­vés de la ob­ser­van­cia del de­bi­do con­trol de la or­ga­ni­za­ción, co­mo re­za el ar­tícu­lo 421 del Có­di­go Na­cio­nal de Pro­ce­di­mien­tos Pe­na­les. Pa­ra lo­grar su ob­je­ti­vo, el com­plian­ce pe­nal de­be in­te­grar una uni­dad de in­ves­ti­ga­ción cri­mi­nal den­tro de la em­pre­sa, di­se­ñar pro­to­co­los de ca­de­na de cus­to­dia, es­ta­ble­cer un procedimiento de in­ves­ti­ga­ción in­ter­na y un es­que­ma de san­cio­nes a las vio­la­cio­nes al có­di­go de com­plian­ce.

Só­lo un com­plian­ce pro­gram que con­tem­ple lo an­te­rior, ade­más de fa­cul­ta­des de ins­pec­ción y con­trol so­bre las co­mu­ni­ca­cio­nes del per­so­nal de la or­ga­ni­za­ción, pue­de lo­grar el ob­je­ti­vo pa­ra el que fue di­se­ña­do: la ex­clu­sión de la res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal de la em­pre­sa fren­te a la impu­tación de un he­cho pro­ba­ble­men­te de­lic­ti­vo. Y pa­ra que ello su­ce­da se re­quie­re, fue­ra de cual­quier du­da, que el cri­mi­nal com­plian­ce pro­gram lo li­de­re un abo­ga­do pe­na­lis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.