La res­pon­sa­bi­li­dad de las per­so­nas ju­rí­di­cas

El Economista (México) - Reporte Especial - - ÍNDICE | EDITORIAL - @moi­ses cas­trop Moi­sés Cas­tro Pi­za­ña moi­ses@cas­tro­pi­za­na.mx

Moi­sés Cas­tro ana­li­za có­mo el Có­di­go Na­cio­nal de Pro­ce­di­mien­tos Pe­na­les res­pon­sa­bi­li­za pe­nal­men­te a las per­so­nas ju­rí­di­cas.

Apar­tir

de los com­pro­mi­sos in­ter­na­cio­na­les sus­cri­tos por Mé­xi­co en ma­te­ria de com­ba­te a la co­rrup­ción y a la de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da, se iden­ti­fi­có la ne­ce­si­dad de in­cluir en el Có­di­go Na­cio­nal de Pro­ce­di­mien­tos Pe­na­les (CNPP) un ca­pí­tu­lo es­pe­cí­fi­co pa­ra res­pon­sa­bi­li­zar pe­nal­men­te a las per­so­nas ju­rí­di­cas, en aque­llos de­li­tos co­me­ti­dos a su nom­bre, por su cuen­ta, en su be­ne­fi­cio o a tra­vés de los me­dios que ellas pro­por­cio­nen, cuan­do se ha­ya de­ter­mi­na­do que ade­más exis­tió inobservancia del de­bi­do con­trol en su or­ga­ni­za­ción.

En el CNPP se re­gu­la la for­ma en la que se­rán in­ves­ti­ga­das, impu­tadas, vin­cu­la­das a pro­ce­so y, en su ca­so, san­cio­na­das pe­nal­men­te las em­pre­sas que no cum­plan con la obli­ga­ción de es­ta­ble­cer efec­ti­vos con­tro­les pa­ra la pre­ven­ción del de­li­to.

Es­to im­pli­ca que las em­pre­sas que no es­ta­blez­can con­tro­les al in­te­rior de su or­ga­ni­za­ción des­ti­na­dos a la pre­ven­ción del de­li­to, con­for­me los ries­gos pe­na­les de sus pro­ce­sos de ne­go­cio, o que te­nién­do­los no pue­dan pro­bar a la au­to­ri­dad pe­nal que exis­ten y que son efi­ca­ces, se­rán pe­nal­men­te res­pon­sa­bles, con in­de­pen­den­cia de la res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal que re­sul­te pa­ra las per­so­nas fí­si­cas, cuan­do és­tas co­me­tan de­li­tos a nom­bre de la em­pre­sa, por su cuen­ta, en su be­ne­fi­cio o a tra­vés de los me­dios que ellas pro­por­cio­nen.

El Mi­nis­te­rio Pú­bli­co es­tá fa­cul­ta­do, den­tro de la eta­pa de in­ves­ti­ga­ción, pa­ra ase­gu­rar bie­nes o cuen­tas ban­ca­rias a la em­pre­sa de­nun­cia­da y pa­ra so­li­ci­tar al juez de con­trol la apli­ca­ción de al­gu­na o va­rias de las me­di­das cau­te­la­res con­sis­ten­tes en la sus­pen­sión de ac­ti­vi­da­des, clausura tem­po­ral de los lo­ca­les o es­ta­ble­ci­mien­tos, así co­mo la in­ter­ven­ción ju­di­cial.

In­clu­so, de considerarse pe­nal­men­te res­pon­sa­ble la per­so­na ju­rí­di­ca por el he­cho de no con­tar con con­tro­les efec­ti­vos en la pre­ven­ción de de­li­tos al in­te­rior de la or­ga­ni­za­ción, o bien, por el he­cho de no po­der pro­bar a la au­to­ri­dad pe­nal de su exis­ten­cia pre­via y efec­ti­va apli­ca­ción en el trans­cur­so del tiem­po, po­drían apli­cár­se­le en sen­ten­cia de­fi­ni­ti­va di­ver­sas con­se­cuen­cias ju­rí­di­cas que van des­de san­cio­nes pe­cu­nia­rias o mul­tas has­ta sus­pen­sión de ac­ti­vi­da­des, clau­su­ras, in­ha­bi­li­ta­cio­nes e in­clu­so la di­so­lu­ción.

Peor que las san­cio­nes pe­na­les o me­di­das cau­te­la­res que se les pu­die­ran im­po­ner a las per­so­nas ju­rí­di­cas, el da­ño que un procedimiento de es­ta na­tu­ra­le­za pue­da cau­sar en la imagen o repu­tación de las em­pre­sas es enor­me.

Un pro­gra­ma de com­plian­ce pe­nal sus­ten­ta­do en las bue­nas prác­ti­cas in­ter­na­cio­na­les (ver nor­ma es­pa­ño­la UNE 19601) pa­ra man­te­ner un de­bi­do con­trol den­tro de la or­ga­ni­za­ción, ten­dien­te a la pre­ven­ción del de­li­to por par­te de em­plea­dos, ad­mi­nis­tra­do­res o re­pre­sen­tan­tes de las per­so­nas ju­rí­di­cas, mi­ti­ga­ría con­si­de­ra­ble­men­te los ries­gos y fo­men­ta­ría la cul­tu­ra de la in­te­gri­dad al in­te­rior de las mis­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.