Efec­to mul­ti­pli­ca­dor del com­plian­ce

El Economista (México) - Reporte Especial - - ÍNDICE | EDITORIAL - mtro. luis bar­to­li­ni es­par­za • Pro­fe­sor de De­re­cho Ban­ca­rio en la Maes­tría de De­re­cho Fi­nan­cie­ro de la U. La Sa­lle. @Lbar­to­li­ni

Luis Bar­to­li­ni ex­pli­ca de qué ma­ne­ra la cul­tu­ra del com­plian­ce va per­mean­do de las em­pre­sas trans­na­cio­na­les a las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas.

Pa­ra que em­pre­sas tras­na­cio­na­les pue­dan acre­di­tar que cum­plen con es­tos cri­te­rios, (...) de­ben pe­dir que sus so­cios, pro­vee­do­res y alia­dos tam­bién ha­gan pro­pio el es­tán­dar”.

Aa­sí l ser in­he­ren­te a la glo­ba­li­za­ción, la trans­cul­tu­ri­za­ción cons­tan­te im­pac­ta los mo­de­los de ne­go­cio, go­bierno e in­clu­so ju­rí­di­cos. se van in­te­gran­do fi­gu­ras a las di­fe­ren­tes cul­tu­ras na­cio­na­les has­ta que ter­mi­nen por desechar­se o asi­mi­lar­se, en otras pa­la­bras, se ha­gan pro­pias. Es un pro­ce­so com­ple­jo por­que se tra­ta de la in­ser­ción de “pie­zas” aje­nas en una ma­qui­na­ria en ple­na ope­ra­ción. Co­mo en to­do tras­plan­te, exis­te el ries­go de re­cha­zo de la in­no­va­ción por par­te de la co­mu­ni­dad por ra­zo­nes cul­tu­ra­les o sen­ci­lla­men­te por una de­fi­cien­te im­ple­men­ta­ción. Aquí no se tra­ta de un es­que­ma fi­nan­cie­ro o so­cie­ta­rio de mo­da que las em­pre­sas pue­dan uti­li­zar o no a li­bre con­si­de­ra­ción. No adop­tar e im­ple­men­tar el con­cep­to de com­plian­ce pue­de ge­ne­rar ries­gos repu­tacio­na­les, eco­nó­mi­cos e in­clu­so pe­na­les. Los sis­te­mas de com­plian­ce son re­la­ti­va­men­te re­cien­tes y se han desa­rro­lla­do en las úl­ti­mas cua­tro dé­ca­das a par­tir de la FCPA de Es­ta­dos Uni­dos (1977) y en­cuen­tran una mo­ti­va­ción fuer­te con el re­co­no­ci­mien­to glo­bal que da la Con­ven­ción pa­ra com­ba­tir el Cohe­cho de la OCDE de 1997. És­ta obli­ga a los fir­man­tes a ge­ne­rar le­yes que re­quie­ren a las per­so­nas fí­si­cas y ju­rí­di­cas, ya sean pú­bli­cas o pri­va­das, que res­pon­dan de di­chos ilí­ci­tos. Des­de ini­cios de es­te si­glo, las le­gis­la­cio­nes na­cio­na­les han ido in­cor­po­ran­do múl­ti­ples me­ca­nis­mos que en­glo­ban có­di­gos de éti­ca y con­duc­ta, con­tro­les in­ter­nos, es­que­mas de de­la­ción pro­te­gi­da, y por su­pues­to san­cio­nes. Des­de una óp­ti­ca pu­ni­ti­va, ca­be se­ña­lar que el es­ta­ble­ci­mien­to de res­pon­sa­bi­li­da­des pe­na­les pa­ra las em­pre­sas ha avan­za­do ace­le­ra­da­men­te: en la re­gión se han ti­pi­fi­ca­do en Chi­le (2009), Mé­xi­co (2014), Ecua­dor (2014), Bo­li­via (2010, 2017), Pe­rú (2016) y Ar­gen­ti­na (2017), y res­pon­sa­bi­li­dad ad­mi­nis­tra­ti­va en Bra­sil (2013) y Co­lom­bia (2016). La ve­lo­ci­dad con la que los paí­ses es­tán ge­ne­ran­do le­gis­la­cio­nes ad hoc tie­ne que ver di­rec­ta­men­te con el he­cho de que co­rres­pon­dan a com­pro­mi­sos de Es­ta­do con or­ga­nis­mos o en vir­tud de ins­tru­men­tos in­ter­na­cio­na­les (OCDE, GAFI, FMI, BM, et­cé­te­ra). No ob­ser­var­los afec­ta­ría su re­co­no­ci­mien­to glo­bal y di­fi­cul­ta­ría la ob­ten­ción de apo­yos y fi­nan­cia­mien­tos. Es de­cir, se­ría un fac­tor real de ex­clu­sión del sis­te­ma eco­nó­mi­co y fi­nan­cie­ro glo­bal. Es­te fe­nó­meno se re­pli­ca al in­te­rior de los paí­ses, y es­pe­cí­fi­ca­men­te, en las gran­des em­pre­sas tras­na­cio­na­les, que ya han si­do ex­pues­tas a es­tas le­gis­la­cio­nes en di­ver­sas ju­ris­dic­cio­nes y han im­ple­men­ta­do me­ca­nis­mos de com­plian­ce pa­ra mi­ti­gar sus ries­gos. No adop­tar­los cons­ti­tu­ye una ba­rre­ra subs­tan­cial pa­ra rea­li­zar joint ven­tu­res, aso­cia­cio­nes, alian­zas o sim­ple­men­te re­la­cio­nes co­mer­cia­les de pro­vee­du­ría y com­pra­ven­ta. An­te la ame­na­za de una con­tin­gen­cia eco­nó­mi­ca o pe­nal, así co­mo la po­si­ble ex­clu­sión de mer­ca­dos, aun­que se tra­te de ac­cio­nes vo­lun­ta­rias, las em­pre­sas tras­na­cio­na­les es­tán asu­mien­do los com­pro­mi­sos de com­plian­ce. Sin em­bar­go, el ca­rác­ter sis­té­mi­co del al­can­ce y la efi­cien­cia ter­mi­nal de ta­les po­lí­ti­cas obli­gan in­di­rec­ta­men­te a las em­pre­sas de me­nor ta­ma­ño a ad­he­rir­se a las mis­mas y así su­ce­si­va­men­te. En su­ma, pa­ra que es­tas gran­des em­pre­sas tras­na­cio­na­les pue­dan acre­di­tar que cum­plen con es­tos cri­te­rios, en­tre otras co­sas, de­ben pe­dir a sus so­cios, pro­vee­do­res y alia­dos que tam­bién ha­gan pro­pio el es­tán­dar. A su vez, las pymes na­cio­na­les, pa­ra se­guir sien­do ele­gi­bles por las em­pre­sas glo­ba­les, no só­lo se in­te­gran al modelo, sino que, igual­men­te, lo exi­gen a las em­pre­sas con las que man­tie­nen sus prin­ci­pa­les re­la­cio­nes co­mer­cia­les. Pre­ci­sa­men­te, es­to es el efec­to mul­ti­pli­ca­dor del com­plian­ce y, por ello, la ve­lo­ci­dad con la que ca­da vez más em­pre­sas lo asu­men es cre­cien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.