At­tor­ney-client pri­vi­le­ge

El Economista (México) - Reporte Especial - - ANÁLISIS | OPINIÓN - Hu­go Ló­pez - Coll lo­pezh@gtlaw.com @hlo­pez­coll

En Mé­xi­co, el sí­mil al prin­ci­pio le­gal an­glo­sa­jón co­no­ci­do co­mo at­tor­ney-client pri­vi­le­ge se en­cuen­tra le­gis­la­do, por un la­do, co­mo se­cre­to pro­fe­sio­nal, en­ten­dién­do­se co­mo la obli­ga­ción del pro­fe­sio­nis­ta, no só­lo del abo­ga­do de guar­dar se­cre­to ab­so­lu­to de los asun­tos que le con­fíen sus clien­tes (ar­tícu­lo 36 de la Ley Re­gla­men­ta­ria del Ar­tícu­lo 5to Cons­ti­tu­cio­nal, re­la­ti­vo al ejer­ci­cio de las pro­fe­sio­nes en el Dis­tri­to Fe­de­ral) y, por el otro, co­mo el de­re­cho a la in­vio­la­bi­li­dad de las co­mu­ni­ca­cio­nes en­tre abo­ga­do y clien­te co­mo sal­va­guar­da de los de­re­chos cons­ti­tu­cio­na­les a la in­ti­mi­dad, de­fen­sa y a la in­vio­la­bi­li­dad de las co­mu­ni­ca­cio­nes pri­va­das con­sa­gra­do en la pro­pia Constitución Me­xi­ca­na y en otras le­yes co­mo son el ar­tícu­lo 362 del Có­di­go Na­cio­nal de Pro­ce­di­mien­tos Pe­na­les, en­tre otras.

Sin em­bar­go, en Mé­xi­co aún exis­ten di­ver­sas in­te­rro­gan­tes re­la­cio­na­das con di­cho prin­ci­pio. Si bien la Cor­te ha re­suel­to re­cien­te­men­te de ma­ne­ra fa­vo­ra­ble so­bre el al­can­ce de di­cho prin­ci­pio, si­gue pen­dien­te que se de­fi­nan re­glas cla­ras en cuan­to a su apli­ca­bi­li­dad tan­to en ma­te­ria pe­nal e, igual­men­te, en ma­te­ria de procedimiento ad­mi­nis­tra­ti­vo. Es­to úl­ti­mo co­bra re­le­van­cia to­man­do en con­si­de­ra­ción el nú­me­ro ca­da vez más al­to de in­ves­ti­ga­cio­nes abier­tas por la Co­mi­sión Fe­de­ral de Com­pe­ten­cia Eco­nó­mi­ca y las am­plias fa­cul­ta­des de in­ves­ti­ga­ción de la “au­to­ri­dad in­ves­ti­ga­do­ra”, co­mo se le de­fi­ne en la Ley Ge­ne­ral de Res­pon­sa­bi­li­da­des Ad­mi­nis­tra­ti­vas y quie­nes tie­nen a su car­go la fa­cul­tad de in­ves­ti­gar con­duc­tas re­la­cio­na­das con la co­rrup­ción (fal­tas ad­mi­nis­tra­ti­vas y fal­tas ad­mi­nis­tra­ti­vas graves). Es­to es, la Se­cre­ta­ría de la Fun­ción Pú­bli­ca en el Po­der Eje­cu­ti­vo Fe­de­ral y sus ho­mó­lo­gos en las en­ti­da­des fe­de­ra­ti­vas, ór­ga­nos in­ter­nos de con­trol, la Au­di­to­ría Su­pe­rior de la Federación, las en­ti­da­des de fis­ca­li­za­ción su­pe­rior de las en­ti­da­des fe­de­ra­ti­vas, así co­mo las uni­da­des de res­pon­sa­bi­li­da­des de las em­pre­sas pro­duc­ti­vas del Es­ta­do.

Por ello, re­sul­ta im­pe­ran­te que no só­lo la Cor­te in­ter­pre­te di­ver­sos pre­cep­tos le­ga­les que re­co­gen di­cho prin­ci­pio de ma­ne­ra va­ga e im­pre­ci­sa sino tam­bién que el Congreso le­gis­le al res­pec­to. Di­ver­sas son las in­te­rro­gan­tes que si­guen sin res­pues­ta. Por ejem­plo, ¿cuán­do apli­ca di­cho prin­ci­pio, úni­ca­men­te du­ran­te el li­ti­gio o procedimiento ad­mi­nis­tra­ti­vo o pre­vio al mis­mo en la me­di­da en que se so­li­ci­te ase­so­ría ju­rí­di­ca? ¿Qué do­cu­men­ta­ción se en­cuen­tra pro­te­gi­da? ¿Aque­lla que ge­ne­re el clien­te so­li­ci­tan­do ase­so­ría in­clu­yen­do in­for­ma­ción del ne­go­cio o, bien, úni­ca­men­te aque­lla que ela­bo­re el abo­ga­do? ¿A quién le co­rres­pon­de di­ri­mir si la in­for­ma­ción es pro­te­gi­da, a la au­to­ri­dad in­ves­ti­ga­do­ra o a la au­to­ri­dad san­cio­na­to­ria? ¿Cuá­les son las ex­cep­cio­nes a di­cho prin­ci­pio? ¿Se con­si­de­ra pro­te­gi­da aque­lla in­for­ma­ción que ge­ne­re o se di­ri­ja al abo­ga­do in­terno de la em­pre­sa o in-hou­se? ¿Cuál es el pla­zo de pres­crip­ción pa­ra di­cha pro­tec­ción, en su ca­so?

An­te el nú­me­ro de cues­tio­na­mien­tos, es im­pe­ran­te que el abo­ga­do en Mé­xi­co ac­túe con pru­den­cia y ge­ne­re un pro­to­co­lo de comunicación con su clien­te que con­tem­ple, por lo me­nos, (i) có­mo se van a iden­ti­fi­car aque­llos do­cu­men­tos con­fi­den­cia­les y pro­te­gi­dos en­tre el abo­ga­do y su clien­te; (ii) a quién se di­ri­gen las co­mu­ni­ca­cio­nes más aún tra­tán­do­se de em­pre­sas con un nú­me­ro con­si­de­ra­ble de per­so­nas in­vo­lu­cra­das; (iii) cuál va a ser la for­ma de co­mu­ni­car al clien­te bien sea de ma­ne­ra ver­bal o por es­cri­to aten­dien­do a la sen­si­bi­li­dad de la in­for­ma­ción a co­mu­ni­car­se, y (iv) con cuá­les ter­ce­ras per­so­nas se pue­de o de­be com­par­tir la do­cu­men­ta­ción o in­for­ma­ción pre­pa­ra­da por el abo­ga­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.