APO­DE­RA­MIEN­TO Y USO DE SE­CRE­TOS IN­DUS­TRIA­LES

RES­PON­SA­BI­LI­DAD PE­NAL POR EL APO­DE­RA­MIEN­TO Y USO DE SE­CRE­TOS IN­DUS­TRIA­LES.

El Economista (México) - Reporte Especial - - OPINIÓN | PRAXIS -

La em­pre­sa A con­tra­ta a tres di­rec­ti­vos que an­te­rior­men­te tra­ba­ja­ban pa­ra su prin­ci­pal com­pe­ti­dor (em­pre­sa B).

Gra­cias a ello, A ob­tie­ne gran­des in­cre­men­tos en las ven­tas de sus pro­duc­tos, efi­cien­ti­zan­do pro­ce­sos in­ter­nos, in­cre­men­tan­do el im­pac­to pu­bli­ci­ta­rio de sus mar­cas y con­si­gue con ello gran­des uti­li­da­des.

B se per­ca­ta de que los tres eje­cu­ti­vos an­tes men­cio­na­dos, an­tes de de­jar la em­pre­sa, se han apo­de­ra­do de in­for­ma­ción con­si­de­ra­da co­mo se­cre­to in­dus­trial. Es­ta in­for­ma­ción le ha­bía cos­ta­do a B años de in­ves­ti­ga­ción pa­ra su desa­rro­llo y una gran in­ver­sión eco­nó­mi­ca.

B pre­sen­ta de­nun­cia an­te la PGR y, en con­se­cuen­cia con­si­gue una or­den de ca­teo pa­ra in­gre­sar a las ofi­ci­nas de

A y ase­gu­rar los equi­pos de cómpu­to de los tres di­rec­ti­vos.

Al re­vi­sar los equi­pos de cómpu­to, la PGR en­cuen­tra al­ma­ce­na­dos los se­cre­tos in­dus­tria­les de B y que­da de­mos­tra­do que el uso que los tres di­rec­ti­vos le die­ron a di­cho se­cre­to in­dus­trial le ha ge­ne­ra­do ga­nan­cias mi­llo­na­rias a A.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.