VEN­TA­JAS DE CON­TAR CON UN PRO­GRA­MA DE COM­PLIAN­CE (PDC)

“¿por qué nues­tra em­pre­sa ne­ce­si­ta­ría gas­tar en la im­ple­men­ta­ción de un pdc, si lle­va­mos más de 20 años tra­ba­jan­do sin él y con bue­nos re­sul­ta­dos?”

El Economista (México) - Reporte Especial - - ENTREVISTA - ar­tu­ro pa­la­fox abo­ga­do apa­la­fox@ap­ma­bo­ga­dos.com.mx

Fue la pri­me­ra pre­gun­ta que me hi­zo el con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción de una em­pre­sa me­xi­ca­na que se enor­gu­lle­ce de te­ner gran­des uti­li­da­des, con ba­jos ín­di­ces de­lic­ti­vos y de in­dis­ci­pli­na.

Les su­ge­rí que nos per­mi­tie­ran ha­cer un diag­nós­ti­co de la em­pre­sa, a lo que ac­ce­die­ron con cier­ta re­ti­cen­cia. In­gre­sa­mos a la em­pre­sa, re­vi­sa­mos do­cu­men­tos e ini­cia­mos con las pri­me­ras en­tre­vis­tas a di­rec­ti­vos pa­ra dar nues­tro pri­mer paso de lo que lla­ma­mos “com­plian­ce cor­po­ra­ti­vo”.

Aun­que efec­ti­va­men­te se tra­ta­ba de una em­pre­sa sa­na y muy fun­cio­nal, el es­ca­neo do­cu­men­tal y las pri­me­ras en­tre­vis­tas re­ve­la­ron una fal­ta de es­truc­tu­ra cor­po­ra­ti­va y la au­sen­cia de do­cu­men­tos que ge­ne­ral­men­te no se con­si­de­ran im­por­tan­tes has­ta que la em­pre­sa en­fren­ta al­gu­na con­tin­gen­cia fis­cal, ad­mi­nis­tra­ti­va o pe­nal. Es­ta em­pre­sa ca­re­cía de me­dios de de­fen­sa en el ca­so de una con­tin­gen­cia.

Cuan­do se ha­bla de PDC, lo pri­me­ro que vie­ne a la men­te es au­to­rre­gu­la­ción pa­ra el cum­pli­mien­to del mar­co le­gal y nor­ma­ti­vo. Sin em­bar­go, se ha­bla po­co de las bon­da­des ope­ra­ti­vas y de ne­go­cios que és­te ge­ne­ra.

Sue­lo com­pa­rar la re­la­ción co­mer­cial de em­pre­sas con las re­la­cio­nes per­so­na­les: es más fac­ti­ble que for­me­mos re­la­cio­nes es­tre­chas y de con­fian­za con per­so­nas de si­mi­la­res prin­ci­pios y há­bi­tos, que con aque­llas que no los tie­nen. Lo mis­mo su­ce­de en la prác­ti­ca de ne­go­cios. Ten­dre­mos me­jo­res re­la­cio­nes co­mer­cia­les con em­pre­sas afi­nes que tie­nen las mis­mas po­lí­ti­cas cor­po­ra­ti­vas de éti­ca y trans­pa­ren­cia en su ope­ra­ción.

Así, con­tar con un PDC po­drá ge­ne­rar los si­guien­tes beneficios:

Fa­ci­li­dad de ac­ce­so al fi­nan­cia­mien­to pú­bli­co o pri­va­do

Cre­ci­mien­to or­de­na­do y es­truc­tu­ra­do

Pre­ven­ción de ope­ra­cio­nes ilí­ci­tas

Iden­ti­fi­ca­ción de los ni­ve­les de au­to­ri­dad y res­pon­sa­bi­li­dad

Trans­pa­ren­cia in­ter­na y an­te ter­ce­ros

Ad­mi­nis­tra­ción ade­cua­da

de ries­gos en la so­cie­dad

Me­jor imagen ins­ti­tu­cio­nal

Cum­pli­mien­to re­gu­la­to­rio y nor­ma­ti­vo

Res­pon­sa­bi­li­dad ins­ti­tu­cio­nal

Com­pe­ti­ti­vi­dad en el mer­ca­do

“¿es co­mo un se­gu­ro o un blin­da­je cor­po­ra­ti­vo?”

La Ley Pe­nal ha si­do re­for­ma­da pa­ra in­cor­po­rar la res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal de per­so­nas mo­ra­les y san­cio­nar­las por la co­mi­sión de de­li­tos que se co­me­tan a su nom­bre, por su cuen­ta, en su be­ne­fi­cio o a tra­vés de los me­dios que ellas pro­por­cio­nen, cuan­do se de­ter­mi­ne que, ade­más, EXIS­TIÓ INOBSERVANCIA DEL DE­BI­DO CON­TROL EN SU OR­GA­NI­ZA­CIÓN.

En ese con­tex­to, la im­ple­men­ta­ción de un PDC se­rá la ba­se de una de­fen­sa pe­nal exi­to­sa, ya que en es­te pro­gra­ma se es­ta­ble­cen las me­di­das que la em­pre­sa ha ve­ni­do to­man­do pa­ra la OB­SER­VAN­CIA DEL DE­BI­DO CON­TROL DE LA OR­GA­NI­ZA­CIÓN.

“¿si la víc­ti­ma es la em­pre­sa?”

No se ha­bla mu­cho de los beneficios del PDC en los ca­sos don­de la em­pre­sa sea víc­ti­ma del de­li­to, cuan­do en la reali­dad, re­sul­ta ser una he­rra­mien­ta im­pres­cin­di­ble pa­ra impu­tar res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal, ya que la in­cor­po­ra­ción de có­di­gos de éti­ca, res­pon­si­vas, des­crip­cio­nes de pues­tos, (por de­cir al­gu­nas) se­rá im­pres­cin­di­ble pa­ra po­der acre­di­tar que el au­tor del de­li­to tu­vo el co­no­ci­mien­to de que su ac­tuar fue in­de­bi­do.

lin­ke­din. com/in/ ar­tu­ro­pa­la­fox­mar­tin5633a65a/

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.