¿Qué es el com­plian­ce of­fi­cer? Rol, per­fil, al­can­ce y res­pon­sa­bi­li­da­des

El Economista (México) - Reporte Especial - - OPINIÓN | PRAXIS - Adriana Peralta

El guar­dián, vi­gi­lan­te, “po­li­cía” han si­do al­gu­nos nom­bres con los que se de­fi­ne el rol del com­plian­ce of­fi­cer; sin em­bar­go, es mu­cho más que lo an­te­rior. El tér­mino com­plian­ce of­fi­cer fue uti­li­za­do por pri­me­ra vez en 1991 cuan­do una do­ce­na de ofi­cia­les de éti­ca se reunie­ron en la Uni­ver­si­dad de Bentley, en Mas­sa­chu­setts, pa­ra con­for­mar la Et­hics & Com­plian­ce Of­fi­cer As­so­cia­tion, co­no­ci­da co­mo Aso­cia­ción del Ofi­cial de Éti­ca y Com­plian­ce, hoy lla­ma­da Ini­cia­ti­va de Éti­ca & Com­plian­ce, or­ga­ni­za­ción que bus­ca­ra agru­par a to­dos aque­llos asig­na­dos por sec­to­res pú­bli­cos y pri­va­dos co­mo ofi­cia­les de éti­ca.

El pa­pel del com­plian­ce of­fi­cer ha­bía na­ci­do con más in­te­rro­gan­tes que pre­rro­ga­ti­vas y con una lar­ga ta­rea por eje­cu­tar. Las res­pon­sa­bi­li­da­des del com­plian­ce of­fi­cer es­tán fun­da­men­ta­das en in­for­mar so­bre los po­si­bles ries­gos e in­cum­pli­mien­tos, pe­ro no se li­mi­tan a ello. Se tra­ta de una fun­ción que, pa­ra cum­plir ca­bal­men­te con ese de­ber y ser eficaz en su ges­tión, re­quie­re eje­cu­tar ta­reas de se­gui­mien­to, con­trol, im­ple­men­ta­ción, ca­pa­ci­ta­ción y no­ti­fi­ca­ción a los ór­ga­nos de go­bierno de la em­pre­sa.

Si bien no hay un con­sen­so so­bre las res­pon­sa­bi­li­da­des del com­plian­ce of­fi­cer, ya que pue­den va­riar se­gún el sec­tor de la em­pre­sa, sí exis­ten lí­neas ge­ne­ra­les de ac­tua­ción co­mu­nes pa­ra la fun­ción.

La Nor­ma Me­xi­ca­na NMX-CC-19600-IMNC-2017 se­ña­la que las prin­ci­pa­les res­pon­sa­bi­li­da­des del Ofi­cial de Cum­pli­mien­to ra­di­can en:

El com­plian­ce of­fi­cer de­be­rá con­tar con un per­fil es­pe­cí­fi­co; la ex­pe­rien­cia y co­no­ci­mien­to téc­ni­co se­rá vi­tal pa­ra de­fi­nir el pro­gra­ma que im­ple­men­ta­rá, don­de su li­de­raz­go ju­ga­rá un pa­pel tras­cen­den­tal a efec­to de con­tar con las he­rra­mien­tas su­fi­cien­tes pa­ra com­par­tir con otros la nue­va cul­tu­ra. De­be­rá ser un ha­bi­li­ta­dor, de es­cu­cha fá­cil y con am­plias ha­bi­li­da­des de comunicación; con­tan­do con las me­jo­res car­tas cre­den­cia­les pa­ra de­mos­trar una tra­yec­to­ria trans­pa­ren­te.

El com­plian­ce of­fi­cer de­be­rá te­ner au­to­no­mía e in­de­pen­den­cia, con una lí­nea de re­por­te a la al­ta di­rec­ción, de lo con­tra­rio, sus ob­ser­va­cio­nes po­drían ser de­bi­li­ta­das de­nos­tan­do el ob­je­ti­vo fun­da­men­tal: CUM­PLIR.

Ac­tual­men­te, en nues­tro país las ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas no han ad­ver­ti­do la ne­ce­si­dad de for­mar ofi­cia­les de cum­pli­mien­to, de­bién­do­nos for­mar a tra­vés de la ex­pe­rien­cia y con el so­por­te de ins­ti­tu­cio­nes uni­ver­si­ta­rias ex­tran­je­ras, ya que es­ta ma­te­ria de na­ci­mien­to en EU, len­ta­men­te se ex­tien­de a paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na. Por ello, nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad es com­par­tir, ins­truir y acom­pa­ñar a los nue­vos com­plian­ce of­fi­cers, per­mi­tien­do que es­ta ex­pe­rien­cia cons­ti­tu­ya una asig­na­tu­ra for­mal y com­pi­ta con los es­fuer­zos que hoy se ha­cen en otros paí­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.