FO­RO

El Economista (México) - Reporte Especial - - EDITORIAL -

Re­tos del Po­der Ju­di­cial en el pró­xi­mo se­xe­nio.

dr. ser­gio ló­pez ay­llón • Di­rec­tor ge­ne­ral del CIDE y pro­fe­sor in­ves­ti­ga­dor de la Di­vi­sión de Es­tu­dios Ju­rí­di­cos.

El Po­der Ju­di­cial va a cam­biar de pre­si­den­te en di­ciem­bre, ha­brá un nue­vo pre­si­den­te de la Cor­te y ha­brá que es­pe­rar cuál es la vi­sión que tie­ne el nue­vo pre­si­den­te de la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia de la Na­ción.

Yo di­ría que los desafíos son los de siem­pre; es de­cir, man­te­ner y pre­ser­var su au­to­no­mía, que ten­ga­mos en el país una jus­ti­cia pron­ta, ex­pe­di­ta, efi­caz.

El re­to no es me­nor, es enor­me y yo con­fió en que el nue­vo pre­si­den­te de la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia de , pues va a te­ner muy en men­te las ne­ce­si­da­des de jus­ti­cia que tie­ne el país.

dr. eli­seo ro­sa­les

• Po­li­tó­lo­go y abo­ga­do.

Los re­tos son va­rios y los pon­go en or­den de im­por­tan­cia:

I) Con­ser­var y au­men­tar la au­to­no­mía del Po­der Ju­di­cial, fren­te al Po­der Eje­cu­ti­vo y sus ma­yo­rías le­gis­la­ti­vas, in­clu­ye es­ta­bi­li­dad en el em­pleo, pro­fe­sio­na­li­za­ción, sa­la­rios y li­ber­tad pa­ra re­sol­ver los asun­tos ju­di­cia­les, sin pre­sio­nes y con­se­cuen­cias po­lí­ti­cas.

II) Desaho­gar los pro­ce­sos ju­di­cia­les con­for­me al nue­vo mar­co le­gal pro­pues­to en la es­tra­te­gia de pa­ci­fi­ca­ción del nue­vo go­bierno (jus­ti­cia tran­si­cio­nal).

III) Me­ca­nis­mos cla­ros y ex­pe­di­tos pa­ra la re­pa­ra­ción del da­ño a las víc­ti­mas de la vio­len­cia que in­clu­ya in­dem­ni­za­cio­nes jus­tas y su­fi­cien­tes, así co­mo ga­ran­tías de no re­pe­ti­ción.

IV) Cons­truir el en­tra­ma­do ju­rí­di­co a par­tir del jui­cio de am­pa­ro pa­ra cas­ti­gar los he­chos de co­rrup­ción, es­ti­pu­la­do en la re­for­ma del 2015.

En su­ma la so­li­dez y efi­cien­cia del Po­der Ju­di­cial se­rán pues­tas a prue­ba por las exi­gen­cias ciu­da­da­nas.

dr. pe­dro sa­la­zar ugar­te

• Di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes Ju­rí­di­cas de la UNAM.

Hay que pen­sar

los po­de­res ju­di­cia­les en plu­ral, por­que tam­bién hay que pen­sar en los es­ta­ta­les y hay que mi­rar con mu­cha se­rie­dad y dar un se­gui­mien­to pun­tual a lo que es­tá pa­san­do en ma­te­ria del Po­der Ju­di­cial fe­de­ral.

Yo creo que hay me­di­das y me­ca­nis­mos que tie­nen que to­mar­se pa­ra me­jo­rar el fun­cio­na­mien­to del Po­der Ju­di­cial, pa­ra trans­pa­ren­tar su fun­ción, pa­ra do­tar­lo de ma­yor cre­di­bi­li­dad y le­gi­ti­mi­dad de ca­ra a la ciu­da­da­nía.

Los jue­ces tie­nen una res­pon­sa­bi­li­dad fun­da­men­tal, no só­lo en el equi­li­brio en­tre los po­de­res sino en el com­ba­te a la im­pu­ni­dad y en el ga­ran­ti­zar jus­ti­cia a las per­so­nas.

Creo que ahí te­ne­mos pro­ble­mas se­rios que tie­nen que trans­for­mar­se. Hay un es­tu­dio de Ju­lio Ríos Figueroa so­bre el te­ma del dé­fi­cit me­ri­to­crá­ti­co en el Po­der Ju­di­cial en el que evi­den­cia que no es el mé­ri­to sino las re­la­cio­nes per­so­na­les y fa­mi­lia­res las que van de­ter­mi­nan­do quié­nes ocu­pan los car­gos ju­ris­dic­cio­na­les en el país.

Bueno, ése es un re­za­go enor­me que te­ne­mos que trans­for­mar ga­ran­ti­zan­do que el ac­ce­so y el as­cen­so al in­te­rior del Po­der Ju­di­cial de­pen­da del buen desem­pe­ño, del mé­ri­to y la pre­pa­ra­ción de las y los juz­ga­do­res.

No lo he­mos lo­gra­do. La re­for­ma de 19954-1995 en ese sen­ti­do se ha que­da­do in­com­ple­ta. Es una re­for­ma que tie­ne que pro­fun­di­zar­se y sin du­da lo te­ne­mos que ha­cer pron­to por­que si no no va­mos a te­ner un Es­ta­do de De­re­cho.

dr. jo­sé luis caballero

• Vo­ce­ro de la Co­mi­sión de Se­lec­ción del Co­mi­té de Par­ti­ci­pa­ción Ciu­da­da­na del Sis­te­ma Na­cio­nal An­ti­co­rrup­ción.

El Po­der Ju­di­cial tie­ne

que se­guir for­ta­le­cien­do las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do de De­re­cho, creo que con in­de­pen­den­cia del par­ti­do que es­té re­pre­sen­ta­do en el Con­gre­so o en el Eje­cu­ti­vo, eso lo han ma­ni­fes­ta­do tam­bién las al­tas ca­be­zas del Po­der Ju­di­cial.

Lo que sí es que tie­ne que ha­ber una re­no­va­ción en tér­mi­nos de aus­te­ri­dad y de la re­com­po­si­ción del di­se­ño ins­ti­tu­cio­nal en mu­chas de sus áreas y de có­mo los re­cur­sos se ejer­cen en el Po­der Ju­di­cial. Es ne­ce­sa­rio tam­bién que ha­ya mu­cha más me­ri­to­cra­cia, eso lo ha di­cho la aca­de­mia, la so­cie­dad ci­vil.

dr. en­ri­que la­rios

• Pre­si­den­te del Co­le­gio de Pro­fe­so­res de De­re­cho de la UNAM.

El pue­blo de Mé­xi­co,

por la vía pa­cí­fi­ca ha ex­pues­to la ne­ce­si­dad de que las co­sas se ha­gan de for­ma dis­tin­ta en es­te país. Es­pe­ra el Po­der Ju­di­cial de la Fe­de­ra­ción ha­cer reali­dad los de­re­chos hu­ma­nos que consagra el tex­to cons­ti­tu­cio­nal y los tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les, de­mos­trar a la ciu­da­da­nía que es po­si­ble te­ner una Re­pú­bli­ca li­bre de im­pu­ni­dad y con juz­ga­do­res in­de­pen­dien­tes que re­suel­van siem­pre con ape­go a de­re­cho y no por con­sig­na po­lí­ti­ca o eco­nó­mi­ca.

Se es­pe­ra que su la­bor, va­lio­sa e im­pres­cin­di­ble pa­ra el Es­ta­do de De­re­cho sea desem­pe­ña­da por vo­ca­ción de ser­vi­cio y jus­ti­cia, es­to es que los ti­tu­la­res de ese po­der sean ca­pa­ces de su­mar­se a la aus­te­ri­dad; dis­mi­nuir al­tos suel­dos y pres­ta­cio­nes tie­ne co­mo ob­je­ti­vo cam­biar las con­di­cio­nes de mi­se­ria de mu­chos me­xi­ca­nos sin po­si­bi­li­da­des de em­pleo, ali­men­ta­ción, ad­mi­sión en ser­vi­cios edu­ca­ti­vos y de sa­lud.

Fi­nal­men­te, es desea­ble que las nue­vas re­fle­xio­nes del al­to tri­bu­nal en ma­te­ria la­bo­ral se tra­duz­can en in­ter­pre­ta­cio­nes pro­gre­si­vas, que ce­ñi­das al prin­ci­pio de jus­ti­cia so­cial per­mi­tan a los tra­ba­ja­do­res el ejer­ci­cio pleno de sus de­re­chos in­di­vi­dua­les y co­lec­ti­vos, el ac­ce­so a la jus­ti­cia y la po­si­bi­li­dad de ele­gir y desa­rro­llar un pro­yec­to de vi­da.

dr. ri­car­do mar­tí­nez ro­jas y lic. clau­dio mar­tí­nez san­tis­te­van

• So­cios fun­da­do­res de la Ve­ga Mar­tí­nez Ro­jas

A raíz de la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal

en ma­te­ria del tra­ba­jo del 24 de fe­bre­ro del 2017, que obli­ga que la jus­ti­ca la­bo­ral sea par­te del Po­der Ju­di­cial, exis­ten gran­des re­tos a los cua­les el Po­der Ju­di­cial de nues­tro país se va a en­fren­tar en un cor­to y me­diano pla­zos. Es­tos re­tos pue­den ca­te­go­ri­zar­se tan­to en re­tos prác­ti­cos co­mo re­tos ideo­ló­gi­cos.

En pri­mer lu­gar, se­rá la or­ga­ni­za­ción y crea­ción de los tri­bu­na­les del tra­ba­jo que traen apa­re­ja­da la in­men­sa ta­rea de crear ma­te­rial­men­te los nue­vos tri­bu­na­les del tra­ba­jo; por otra par­te, ca­pa­ci­tar y adies­trar a los nue­vos apli­ca­do­res de la jus­ti­cia del tra­ba­jo en la ma­te­ria tan­to en sus prin­ci­pios y di­rec­tri­ces. Por otro la­do, el Po­der Ju­di­cial po­si­ble­men­te ten­drá la ta­rea de atraer los asun­tos ya exis­ten­tes a sus se­des, de­pen­dien­do de las nor­mas tran­si­to­rias que se va­yan a ex­pe­dir en la re­for­ma a la Ley Fe­de­ral del Tra­ba­jo.

En cuan­to a los re­tos de ca­rác­ter ideo­ló­gi­cos el Po­der Ju­di­cial ten­drá que cam­biar por com­ple­to la ma­ne­ra de ad­mi­nis­trar jus­ti­cia, ya que co­mo es bien sa­bi­do, los tri­bu­na­les del Po­der Ju­di­cial son de es­tric­to de­re­cho, lo que sig­ni­fi­ca que es­tos tri­bu­na­les tie­nen una im­pe­ran­te ne­ce­si­dad y obli­ga­ción de bus­car jus­ti­ca en­tre igua­les; sin em­bar­go, la jus­ti­cia del tra­ba­jo de­vie­ne de los de­re­chos de­no­mi­na­dos “so­cia­les”, lo que sig­ni­fi­ca que el juz­ga­dor no se en­cuen­tra en­tre igua­les, ya que la ta­rea del juz­ga­dor es bus­car la equi­dad en­tre és­tos, bus­car una igual­dad ju­rí­di­ca an­te la de­sigual­dad de he­cho en­tre las par­tes.

El Po­der Ju­di­cial ten­drá la ta­rea de cam­biar la ma­ne­ra es­tric­ta de im­par­tir jus­ti­cia, es­to con la fi­na­li­dad de no aten­tar con­tra la na­tu­ra­le­za mis­ma de la ma­te­ria del tra­ba­jo que ac­tual­men­te tie­ne co­mo fun­da­men­tos pro­te­ger a la cla­se tra­ba­ja­do­ra e in­da­gar la ver­dad real de las co­sas pa­ra bus­car un sis­te­ma de jus­ti­cia con un ca­rác­ter más so­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.