DIE­GO VA­LA­DÉS

LA RE­FOR­MA EN MA­TE­RIA PE­NAL QUE ES­TA­BLE­CIÓ LA ORA­LI­DAD DE LOS JUI­CIOS PE­NA­LES HA RE­SUL­TA­DO “AL­GO MUY CER­CANO AL FRA­CA­SO”, AFIR­MA EL CONS­TI­TU­CIO­NA­LIS­TA

El Economista (México) - Reporte Especial - - EDITORIAL - Die­go Ba­di­llo

El Po­der Ju­di­cial de­be rein­ven­tar­se.

El Po­der Ju­di­cial tie­ne que ser ob­je­to de una re­vi­sión pro­fun­da, plan­tea en­fá­ti­co Die­go Va­la­dés. El ex­per­to en de­re­cho cons­ti­tu­cio­nal y miem­bro de El Co­le­gio Na­cio­nal ex­pli­ca que no só­lo el Po­der Ju­di­cial co­mo es­truc­tu­ra or­gá­ni­ca de­be ser re­vi­sa­do, sino en ge­ne­ral to­dos los pro­ce­di­mien­tos de ca­rác­ter ju­ris­dic­cio­nal en el país.

En en­tre­vis­ta el in­ves­ti­ga­dor de la UNAM ex­po­ne que en es­te mo­men­to lo que ya se ha po­di­do co­rro­bo­rar es que la re­for­ma en ma­te­ria pe­nal que es­ta­ble­ció la ora­li­dad de los jui­cios pe­na­les ha re­sul­ta­do “al­go muy cer­cano al fra­ca­so”.

El aca­dé­mi­co del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes Ju­rí­di­cas de la UNAM di­jo que se lle­ga a esa con­clu­sión por­que no es­tá dan­do los re­sul­ta­dos que se es­pe­ra­ban.

En ese sen­ti­do, re­cor­dó que fue­ron mu­chos los es­pe­cia­lis­tas en la ma­te­ria que, en su mo­men­to, di­je­ron que el sis­te­ma ha­bía que­da­do in­com­ple­to, en tan­to que no se ha­bía es­ta­ble­ci­do la co­le­gia­ción obli­ga­to­ria de los abo­ga­dos, no se ha­bía es­ta­ble­ci­do una su­per­vi­sión ade­cua­da pa­ra las ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción pro­fe­sio­nal de abo­ga­dos.

Co­men­tó que ac­tual­men­te hay más de 1,700 es­cue­las de de­re­cho en el país, la ma­yor par­te irre­gu­la­res o de­fi­cien­tes.

Ade­más, aña­dió, no se pu­so aten­ción ade­cua­da en la pre­pa­ra­ción, en for­ma de los cua­dros de pro­fe­sio­na­les en el ám­bi­to po­li­cial y del mi­nis­te­rio pú­bli­co pa­ra ha­cer fren­te a las ne­ce­si­da­des de es­ta nue­va mo­da­li­dad de jui­cios.

Por eso es que el cons­ti­tu­cio­na­lis­ta plan­teó que es ne­ce­sa­rio re­vi­sar la or­ga­ni­za­ción del Po­der Ju­di­cial, pe­ro hay que re­vi­sar tam­bién los pro­ce­di­mien­tos ju­ris­dic­cio­na­les que es­tán fra­ca­san­do.

Lla­mó la aten­ción que no es só­lo un pro­ble­ma de re­cur­sos, sino que se tra­ta de un pro­ble­ma de res­pon­sa­bi­li­dad pú­bli­ca.

El ha­ber que­ri­do ha­cer las co­sas de ma­ne­ra pre­ci­pi­ta­da, sin ha­ber me­di­ta­do a fon­do to­do lo que se re­que­ría y sin ha­ber he­cho to­do lo que se ne­ce­si­ta­ba im­pli­ca un ac­to de irres­pon­sa­bi­li­dad pú­bli­ca, in­di­có.

Por otra par­te Va­la­dés Ríos co­men­tó que en es­te mo­men­to el úni­co de­no­mi­na­do con­tra­pe­so en el es­ce­na­rio po­lí­ti­co na­cio­nal, “así se le sue­le de­cir, aun­que no co­rres­pon­de a la reali­dad”, es el Po­der Ju­di­cial por­que mu­chos de los me­ca­nis­mos de im­pug­na­ción y de con­trol, con re­la­ción a los que ha­cen el go­bierno y el Con­gre­so, es de­cir, los po­de­res Eje­cu­ti­vo y Le­gis­la­ti­vo, se tra­mi­tan a tra­vés de ac­cio­nes de in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad o de con­tro­ver­sias cons­ti­tu­cio­na­les.

Even­tual­men­te tam­bién en al­gu­nos as­pec­tos, a tra­vés de jui­cios de am­pa­ro.

Sin em­bar­go, di­jo que eso no co­rres­pon­de a la na­tu­ra­le­za del Po­der Ju­di­cial, por­que no es un ór­gano de con­trol po­lí­ti­co, sino un ór­gano de con­trol ju­rí­di­co.

Por eso es el des­bor­da­mien­to de las ex­pec­ta­ti­vas con el Po­der Ju­di­cial, por­que lo que no te­ne­mos son ins­tru­men­tos de con­trol po­lí­ti­co.

És­tos de­bie­ron de ha­ber­se cons­trui­do des­de ha­ce mu­chos años, des­de que mu­chos me­xi­ca­nos re­cla­má­ba­mos una re­for­ma del Es­ta­do en la dé­ca­da de los 90 (del si­glo pa­sa­do) y co­mo no se hi­zo, lo que hoy te­ne­mos es un po­der al­ta­men­te con­cen­tra­do y un sis­te­ma de im­pu­ni­dad con re­la­ción a lo que di­cen des­de el po­der quie­nes ocu­pan los car­gos di­rec­ti­vos, sub­sis­te hoy igual que ha­ce 50 años.

FO­TO: SE­NA­DO DE LA RE­PÚ­BLI­CA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.