Un desafío de gran­des di­men­sio­nes

El Economista (México) - Reporte Especial - - SEGURIDAD SOCIAL - se­bas­tián pa­ti­ño ji­mé­nez • Abo­ga­do es­pe­cia­lis­ta en De­re­cho de la Se­gu­ri­dad So­cial @Se­bas­tianpj cass-abo­ga­dos. com spa­[email protected]­ga­dos.com

No se pue­de en­ten­der al Mé­xi­co de ayer, al de hoy, ni al de ma­ña­na sin una de las ins­ti­tu­cio­nes cla­ve en el país; me re­fie­ro al Ins­ti­tu­to Me­xi­cano del Se­gu­ro So­cial (IMSS). En enero pa­sa­do, el IMSS cum­plió 75 años de vi­da; si fue­ra un de­re­choha­bien­te, ya se­ría con­si­de­ra­do vie­jo, pues la Ley del Se­gu­ro So­cial re­co­no­ce el de­re­cho a una pen­sión de ve­jez a aque­llos ase­gu­ra­dos de 65 años o más. Co­mo ins­ti­tu­ción, sin em­bar­go, es­tá ac­ti­va, muy ac­ti­va, y no tie­ne opor­tu­ni­dad de re­ti­rar­se; es una pie­dra an­gu­lar pa­ra el Es­ta­do de De­re­cho en Mé­xi­co, pues tie­ne a su car­go el de­re­cho hu­mano a la se­gu­ri­dad so­cial.

A di­fe­ren­cia de mu­chos or­ga­nis­mos pú­bli­cos que vi­ven, o so­bre­vi­ven, com­ple­ta­men­te de las par­ti­das pre­su­pues­ta­les que les asig­nan, el IMSS tie­ne el ca­rác­ter de or­ga­nis­mo fis­cal au­tó­no­mo, es­to quie­re de­cir que tie­ne la ca­pa­ci­dad de ha­cer­se de su pro­pio di­ne­ro. La se­gu­ri­dad so­cial tie­ne fun­da­men­to en la Cons­ti­tu­ción y su fi­nan­cia­mien­to es tri­par­ti­ta: con­tri­bu­yen a él pa­tro­nes, tra­ba­ja­do­res y el Es­ta­do. Su­fra­gar la aten­ción mé­di­ca, pen­sio­na­ria y de pres­ta­cio­nes so­cia­les de 74 mi­llo­nes de de­re­choha­bien­tes no es co­sa me­nor; el IMSS pres­ta ser­vi­cios a ca­si 56% de la po­bla­ción. La ma­yor par­te de su fi­nan­cia­mien­to des­can­sa en el pa­go de cuo­tas de po­co me­nos de 1 mi­llón de pa­tro­nes re­gis­tra­dos.

La in­ter­ac­ción de pa­tro­nes, tra­ba­ja­do­res, be­ne­fi­cia­rios y cer­ca de 440,000 em­plea­dos del IMSS, su­po­ne un re­to im­por­tan­te pa­ra el Es­ta­do de De­re­cho.

El re­to no es nue­vo, pa­sa de ad­mi­nis­tra­ción en ad­mi­nis­tra­ción. El pre­si­den­te elec­to ha plan­tea­do mu­chas pro­pues­tas que re­quie­ren gran­des can­ti­da­des de re­cur­sos pa­ra ser cum­pli­men­ta­das. Una de ellas ha si­do no au­men­tar más los im­pues­tos, de for­ma que, con el di­ne­ro exis­ten­te, se ten­drán que sa­tis­fa­cer las as­pi­ra­cio­nes plan­tea­das. En es­te sen­ti­do, no ex­tra­ña­rá que una for­ma de ha­cer­se de más re­cur­sos sea por me­dio de au­di­to­rías a los con­tri­bu­yen­tes; es­tas au­di­to­rías de­be­rán siem­pre es­tar ape­ga­das a De­re­cho.

Ya me de­cía un co­le­ga ha­ce po­co: “Mé­xi­co no ne­ce­si­ta más im­pues­tos, ne­ce­si­ta que la gen­te que es­tá obli­ga­da a pa­gar­los los pa­gue”. De igual for­ma, es­te país ne­ce­si­ta que to­das au­to­ri­da­des ha­gan un gas­to efi­cien­te de las par­ti­das asig­na­das; los des­fal­cos y ver­gon­zo­sos es­cán­da­los de co­rrup­ción —acom­pa­ña­dos del ci­nis­mo— son co­me­ti­dos con di­ne­ro de los con­tri­bu­yen­tes. ¿De ver­dad ne­ce­si­ta­mos pa­gar más im­pues­tos? El re­to pa­ra el Es­ta­do de De­re­cho a tra­vés del IMSS es que los su­je­tos obli­ga­dos ver­da­de­ra­men­te cum­plan con sus obli­ga­cio­nes: que el con­tri­bu­yen­te pa­gue, que la in­for­ma­li­dad mi­gre a la for­ma­li­dad y que las au­to­ri­da­des ejer­zan con res­pon­sa­bi­li­dad y éti­ca el gas­to pú­bli­co.

El Es­ta­do de De­re­cho se for­ta­le­ce cuan­do se de­jan de atro­pe­llar los de­re­chos de los con­tri­bu­yen­tes, cuan­do los ope­ra­do­res del De­re­cho se ajus­tan a pa­rá­me­tros de éti­ca y le­ga­li­dad, cuan­do los ser­vi­do­res pú­bli­cos ha­cen un gas­to res­pon­sa­ble del di­ne­ro asig­na­do, cuan­do los le­gis­la­do­res le­gis­lan con cohe­ren­cia, cuan­do los juz­ga­do­res son ver­da­de­ra­men­te in­de­pen­dien­tes.

El go­bierno en­tran­te tie­ne un enor­me re­to. Co­mo usua­rios del IMSS, co­mo de­re­choha­bien­tes, co­mo pa­tro­nes, co­mo me­xi­ca­nos, de­be­mos vi­gi­lar y con­fiar en que lo ha­rán bien.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.