La ten­ta­ción de la ban­ca de desa­rro­llo

El Economista (México) - Reporte Especial - - TRANSACCIONES - mtro. luis bar­to­li­ni es­par­za • Pro­fe­sor de De­re­cho Ban­ca­rio en la maes­tría de De­re­cho Fi­nan­cie­ro de la U. La Sa­lle. @Lbar­to­li­ni

Tal vez uno de los sec­to­res que his­tó­ri­ca­men­te más cam­bios ra­di­ca­les ha mos­tra­do en la po­lí­ti­ca pú­bli­ca fi­nan­cie­ra es pre­ci­sa­men­te lo que se co­no­ce co­mo ban­ca de desa­rro­llo. Ac­tual­men­te, son sie­te en­ti­da­des fi­nan­cie­ras con­si­de­ra­das ba­jo esa fi­gu­ra: Na­fin, Ban­co­mext, Ba­no­bras, Ban­se­fi, SHF, Ban­jer­ci­to y Fi­nan­cie­ra Ru­ral, pe­ro lo que es un he­cho es que des­de su crea­ción han si­do ins­tru­men­tos uti­li­za­dos con fi­nes di­ver­sos y, en con­se­cuen­cia, ac­tua­do ba­jo di­rec­tri­ces que van en un sen­ti­do u otro, ge­ne­rán­do­se fi­nal­men­te una de­bi­li­dad es­truc­tu­ral de las mis­mas ins­ti­tu­cio­nes que, en el me­jor de los ca­sos, no con­tri­bu­ye a que al­can­cen las me­tas vi­gen­tes en la ad­mi­nis­tra­ción de que se tra­te. La ges­tión con di­rec­tri­ces pen­du­la­res no abo­na a la con­so­li­da­ción de em­pre­sa al­gu­na. La re­for­ma fi­nan­cie­ra pu­bli­ca­da en el DOF el 10 de enero del 2014 es el re­fe­ren­te más ac­tual de la de­fi­ni­ción de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas apli­ca­bles en la ma­te­ria, que se ma­te­ria­li­za a tra­vés de la pu­bli­ca­ción de 13 de­cre­tos con la mo­di­fi­ca­ción de 34 le­gis­la­cio­nes, es­pe­ci­fi­cán­do­se co­mo man­da­to pa­ra la ban­ca de desa­rro­llo el otor­gar más fi­nan­cia­mien­to con in­clu­sión, pers­pec­ti­va de gé­ne­ro, én­fa­sis en la in­no­va­ción, apo­yos al cam­po y Mpy­mes, et­cé­te­ra.

Por otra par­te, cuan­do se ha­bla de trans­gre­sio­nes al Es­ta­do de De­re­cho, na­tu­ral­men­te vie­nen a la men­te su­pues­tos en los cua­les las con­duc­tas ac­ti­vas o pa­si­vas de la au­to­ri­dad afec­tan los de­re­chos de los go­ber­na­dos, en mu­chos de los ca­sos, en for­ma di­rec­ta o vio­len­ta y pa­ra to­dos evi­den­te; pe­ro qué su­ce­de cuán­do la afec­ta­ción no es a un gru­po de in­di­vi­duos de­ter­mi­na­do en un mo­men­to de­ter­mi­na­do, sino que se tra­ta de una trans­gre­sión que pu­die­ra in­clu­so im­pli­car al ini­cio “be­ne­fi­cios” pa­ra un am­plio co­lec­ti­vo de la so­cie­dad.

La ban­ca es una de las ac­ti­vi­da­des más an­ti­guas de la hu­ma­ni­dad; por lo tan­to, que más ex­pe­rien­cias ha de­ja­do, mis­mas que, al ser ob­via­das, ter­mi­nan co­bran­do los in­te­re­ses más al­tos pa­ra los di­rec­ta­men­te in­vo­lu­cra­dos, pe­ro tam­bién pa­ra las so­cie­da­des en ge­ne­ral. Las cri­sis ban­ca­rias no son pro­duc­to de la ca­sua­li­dad y eso lo sa­be­mos.

La ban­ca de desa­rro­llo en Mé­xi­co ha os­ci­la­do en­tre ac­tuar co­mo en­ti­dad fi­nan­cie­ra de pri­mer o se­gun­do pi­so, aten­dien­do di­rec­ta­men­te a los usua­rios de los ser­vi­cios fi­nan­cie­ros o a tra­vés de la in­ter­me­dia­ción de la ban­ca y otras en­ti­da­des pri­va­das.

En oca­sio­nes, es­tos cam­bios han cau­sa­do im­por­tan­tes car­te­ras ven­ci­das, ya que no se tra­ta de una sim­ple ins­truc­ción, sino que pre­via­men­te con­lle­va el aná­li­sis de las ca­pa­ci­da­des e in­fra­es­truc­tu­ra hu­ma­na y ma­te­rial con que se cuen­ta. No es lo mis­mo otor­gar, ad­mi­nis­trar y re­cu­pe­rar de­ce­nas de mi­les de cré­di­tos de con­su­mo a lo lar­go del país, que de­ce­nas de me­ca­nis­mos de fon­deo o des­cuen­to pa­ra ser ad­mi­nis­tra­dos y re­cu­pe­ra­dos por la ban­ca co­mer­cial.

La ban­ca de desa­rro­llo en Mé­xi­co ha os­ci­la­do en­tre ac­tuar co­mo en­ti­dad fi­nan­cie­ra de pri­mer o se­gun­do pi­so”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.