Ci­ber­se­gu­ri­dad, una preo­cu­pa­ción cre­cien­te

El Economista (México) - Reporte Especial - - LEGALIDAD Y TECNOLOGÍA - Nuhad Pon­ce Ku­ri npon­[email protected]­ce­ku­ri.com

Es ca­da vez más fre­cuen­te es­cu­char ex­pre­sio­nes co­mo: “Ro­ba­ron mi iden­ti­dad”; “me es­tán ex­tor­sio­nan­do por In­ter­net”; “hay un cré­di­to a mi nom­bre y yo no lo so­li­ci­té”, o “soy víc­ti­ma de ci­be­ra­co­so y no se que ha­cer”.

Con el uso cre­cien­te de la tec­no­lo­gía en nues­tra vi­da dia­ria, es co­mún que se tien­dan a sim­pli­fi­car al­gu­nos pro­ce­sos o trá­mi­tes que an­tes to­ma­ban un cier­to tiem­po o que in­clu­so re­que­rían la pre­sen­cia fí­si­ca de la per­so­na en el es­ta­ble­ci­mien­to, y que aho­ra pue­den ha­cer­se vía re­mo­ta, co­mo por ejem­plo, so­li­ci­tar una tar­je­ta de cré­di­to o ad­qui­rir al­go por In­ter­net. Es­te uso de la tec­no­lo­gía pa­ra mi­grar cier­tas ac­ti­vi­da­des al mun­do di­gi­tal tam­bién con­lle­va un cui­da­do, re­gu­la­ción y res­pon­sa­bi­li­dad res­pec­to del ma­ne­jo de la in­for­ma­ción per­so­nal que se ha­ga a tra­vés de es­tos me­dios.

Pa­ra aden­trar­nos en es­te mun­do ci­ber­né­ti­co, va­le la pe­na pen­sar que In­ter­net es una red de compu­tado­ras que es­tán co­nec­ta­das en­tre sí. Es­ta red per­mi­te el in­ter­cam­bio de in­for­ma­ción. A fin de po­der in­ter­cam­biar in­for­ma­ción en­tre di­fe­ren­tes compu­tado­ras ubi­ca­das en dis­tin­tas par­tes del mun­do, se uti­li­za un len­gua­je co­mún a to­das las má­qui­nas. Es­te len­gua­je se co­no­ce co­mo pro­to­co­lo1. El in­ter­cam­bio de in­for­ma­ción crea un uni­ver­so vir­tual, que co­no­ce­mos co­mo ci­be­res­pa­cio, ya que no tie­ne una lo­ca­li­za­ción fi­ja.

Un es­tu­dio rea­li­za­do por Sy­man­tec Mé­xi­co, al cie­rre del 2017, mues­tra que la su­ma de in­ci­den­tes de ci­ber­se­gu­ri­dad en Mé­xi­co ha te­ni­do un cos­to de 7,700 mi­llo­nes de dó­la­res y 33 mi­llo­nes de ciu­da­da­nos afec­ta­dos apro­xi­ma­da­men­te. Es­tas ci­fras van di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­das con el in­cre­men­to de dis­po­si­ti­vos co­nec­ta­dos a In­ter­net y las po­cas me­di­das de se­gu­ri­dad que co­mo usua­rios to­ma­mos al uti­li­zar la red. Se­gún los da­tos re­ca­ba­dos por la AMIPCI2, las transac­cio­nes por In­ter­net se han in­cre­men­ta­do con el pa­so de los años y con ello los de­li­tos ci­ber­né­ti­cos. Por su par­te, la Con­du­sef es­ti­mó que el frau­de ci­ber­né­ti­co se in­cre­men­tó en el 2016, en 123%, al su­mar 1 mi­llón 716,000 re­cla­mos.

Es­tas ci­fras re­ve­lan que es de vi­tal im­por­tan­cia con­tar con las po­lí­ti­cas pú­bli­cas que pue­dan ge­ne­rar la ci­ber­se­gu­ri­dad ne­ce­sa­ria y ade­cua­da, ya que co­mo po­de­mos ver las ame­na­zas ci­ber­né­ti­cas cre­cen día con día, pe­ro las me­di­das de pro­tec­ción y la re­gu­la­ción no. Re­sul­ta fun­da­men­tal con­si­de­rar los de­li­tos y san­cio­nes per­ti­nen­tes en el Có­di­go Pe­nal Fe­de­ral.

El go­bierno pro­mo­vió fo­ros pa­ra crear la Es­tra­te­gia Na­cio­nal de Ci­ber­se­gu­ri­dad; no obs­tan­te, es im­por­tan­te fir­mar tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les o de coope­ra­ción con otros paí­ses en ma­te­ria de ci­ber­se­gu­ri­dad, ya que, co­mo lo se­ña­la­mos, el ci­be­res­pa­cio no tie­ne fron­te­ras. Em­pre­sas y par­ti­cu­la­res de­ben cui­dar­se de los ata­ques ci­ber­né­ti­cos que pue­den ge­ne­rar des­de el blo­queo de una cuen­ta o dis­po­si­ti­vo, has­ta la pér­di­da del pa­tri­mo­nio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.