Vi­sio­nes des­de la Aca­de­mia

El Economista (México) - Reporte Especial - - ANÁLISIS / OPINIÓN - Car­los H. Re­yes Díaz car­los­res­yes­[email protected]

El de­re­cho, de­cía Dwor­kin, es una ex­pre­sión de có­mo es­ta­mos uni­dos en una co­mu­ni­dad a pe­sar de es­tar di­vi­di­dos en pro­yec­tos, in­te­re­ses y con­vic­cio­nes. Lo que las per­so­nas que­re­mos ser y la co­mu­ni­dad que que­re­mos te­ner. Quie­nes es­tu­dia­mos de­re­cho lo ha­ce­mos sa­bien­do de an­te­mano que no es un ins­tru­men­to per­fec­to pe­ro cons­cien­tes de que no hay me­jor me­ca­nis­mo de con­trol del po­der. Pa­ra que la so­cie­dad fun­cio­ne equi­li­bra­da, se re­quie­re de con­tra­pe­sos al po­der po­lí­ti­co y a los po­de­res fác­ti­cos. Un Es­ta­do en el que el Eje­cu­ti­vo tie­ne po­der ab­so­lu­to tien­de a prio­ri­zar sus pro­yec­tos des­de una vi­sión uní­vo­ca. Cuan­do es­to su­ce­de, el Le­gis­la­ti­vo y el Ju­di­cial son con­tra­pe­sos cons­ti­tu­cio­na­les que ayu­dan a equi­li­brar y dis­mi­nuir el ses­go de error que pro­du­ce una vi­sión uni­la­te­ral de los pro­ble­mas y pro­yec­tos so­cia­les. La si­tua­ción se com­pli­ca cuan­do el Le­gis­la­ti­vo es ma­yo­ri­ta­ria­men­te afín al nue­vo go­bierno, cuan­do se co­rre el ries­go de que las pro­pues­tas del Eje­cu­ti­vo se aprue­ben sin el de­ba­te in­dis­pen­sa­ble. La apa­ren­te de­bi­li­dad de uno de los con­tra­pe­sos na­tu­ra­les po­dría ge­ne­rar preo­cu­pa­cio­nes reales en el pró­xi­mo se­xe­nio. Que­da en­ton­ces el Po­der Ju­di­cial, del que se co­men­ta ten­drá una gran trans­for­ma­ción a par­tir de la pró­xi­ma ad­mi­nis­tra­ción. Los tér­mi­nos aún no se dan a co­no­cer pe­ro tam­po­co ge­ne­ra mu­cha con­fian­za la re­es­truc­tu­ra­ción de uno de los con­tra­pe­sos na­tu­ra­les del po­der si aque­lla se­rá or­ques­ta­da des­de el mis­mo po­der om­ní­mo­do del que ya hi­ce re­fe­ren­cia. An­te es­te es­ce­na­rio, un fac­tor que tie­ne la vo­ca­ción na­tu­ral de asu­mir el rol de con­tra­pe­so del po­der es la uni­ver­si­dad. Con­si­de­ro que la voz del abo­ga­do uni­ver­si­ta­rio, de cual­quier ins­ti­tu­ción, ten­drá en es­te mo­men­to el com­pro­mi­so de for­ta­le­cer­se, y con es­to me re­fie­ro no só­lo a te­ner pre­sen­cia en me­dios, sino a la ne­ce­si­dad de tras­cen­der de la opi­nión en re­des a la crí­ti­ca in­for­ma­da, des­de to­dos los fo­ros po­si­bles, cons­truc­ti­va, téc­ni­ca en to­da su esen­cia y enér­gi­ca si fue­ra ne­ce­sa­rio, des­pro­vis­ta de pa­sio­nes y al mis­mo tiem­po im­preg­na­da del com­pro­mi­so so­cial pa­ra el que fui­mos for­ma­dos. Re­que­ri­mos más vo­ces, no de enemi­gos del po­der, sino de alia­dos de la so­cie­dad y de to­dos los gru­pos que la com­po­nen. El po­der re­afir­ma su com­pro­mi­so so­cial cuan­do se nu­tre de un de­ba­te de al­tu­ra, al igual que las nor­mas y de­ci­sio­nes se le­gi­ti­man cuan­do pro­ce­den del con­sen­so de los ac­to­res in­vo­lu­cra­dos en su ela­bo­ra­ción, im­ple­men­ta­ción y eje­cu­ción, en un ape­go ab­so­lu­to al Es­ta­do de De­re­cho, que es la ra­zón de ser de la so­cie­dad de­mo­crá­ti­ca ple­na a la que as­pi­ra­mos.

“Se re­quie­re de con­tra­pe­sos al po­der po­lí­ti­co y a los po­de­res fác­ti­cos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.