El Tren Ma­ya ge­ne­ra on­da ex­pan­si­va

La obra que en­ca­be­za­rá el go­bierno fe­de­ral el pró­xi­mo año re­quie­re in­cor­po­rar ideas, pro­pues­tas y pro­ble­má­ti­cas de la re­gión que han pre­va­le­ci­do du­ran­te lus­tros

El Economista (México) - Reporte Especial - - PLAN INTEGRAL FERROVIARIO - Jesús Váz­quez / El Eco­no­mis­ta je­sus.vaz­quez@ele­co­no­mis­ta.mx

El pro­yec­to del Tren Ma­ya no se­rá to­tal­men­te nue­vo, pues re­to­ma­rá tra­zos de ru­tas que ya ope­ra­ban an­te­rior­men­te en la zo­na de la pe­nín­su­la de Yu­ca­tán, lo cual im­pli­ca­rá rea­li­zar tra­ba­jos de rec­ti­fi­ca­ción del ten­di­do férreo, pa­ra ade­cuar­lo a un pro­yec­to T-5, es de­cir, con ca­pa­ci­dad de desa­rro­llar una ve­lo­ci­dad de has­ta 160 ki­ló­me­tros por ho­ra.

Es­to tam­bién ha­rá ne­ce­sa­rio re­for­zar las me­di­das de se­gu­ri­dad a lo lar­go y en los cru­ces de la vía con ca­rre­te­ras o pa­sos de otros ti­pos de trans­por­te, pa­ra te­ner to­tal­men­te acon­di­cio­na­da la ru­ta pa­ra el trans­por­te de car­ga y pa­sa­je­ros.

Ro­ge­lio Ji­mé­nez Pons, pró­xi­mo ti­tu­lar del Fon­do Na­cio­nal de Fo­men­to al Tu­ris­mo en Quin­ta­na Roo, ex­pli­có que el com­po­nen­te de car­ga bus­ca­rá vin­cu­lar la pro­duc­ción de los es­ta­dos de Ta­bas­co, Cam­pe­che, Chia­pas y Yu­ca­tán con la in­dus­tria tu­rís­ti­ca del nor­te de Quin­ta­na Roo, pe­ro ade­más apro­ve­char la co­nec­ti­vi­dad aé­rea que tie­ne el Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal de Cancún pa­ra bus­car dar pro­yec­ción in­ter­na­cio­nal a esa pro­duc­ción na­cio­nal que hoy no tie­ne ca­na­les de dis­tri­bu­ción.

im­pac­to so­cial

Por su la­do, la pre­si­den­ta de la Aca­de­mia Me­xi­ca­na de In­ves­ti­ga­ción Tu­rís­ti­ca, No­ra Brin­gas, co­men­tó que el im­pac­to del Tren Ma­ya de­be va­lo­rar­se no só­lo por la in­ver­sión del pro­yec­to, sino por el desa­rro­llo so­cial que su­po­ne pa­ra las co­mu­ni­da­des don­de pa­sa­rá.

“En el pa­pel, el pro­yec­to tie­ne un po­ten­cial tu­rís­ti­co muy im­por­tan­te en cuan­to a mo­vi­li­za­ción del gran vo­lu­men de tu­ris­tas in­ter­na­cio­na­les que in­gre­san des­de Cancún, ha­cia las di­fe­ren­tes es­ca­las que ten­drá en los cin­co es­ta­dos por los que atra­ve­sa­rá”, ar­gu­men­tó.

Pun­tua­li­zó que el pro­yec­to tam­bién de­be va­lo­rar­se en tér­mi­nos del im­pac­to so­cial que ten­drá pa­ra las zo­nas que his­tó­ri­ca­men­te han que­da­do ais­la­das de los be­ne­fi­cios del tu­ris­mo y que aho­ra pue­den trans­for­mar su si­tua­ción a par­tir de que­dar en­la­za­das con el po­lo tu­rís­ti­co más im­por­tan­te del país, que es Cancún.

Con­si­de­ró im­pres­cin­di­ble con­sul­tar a las co­mu­ni­da­des e in­te­grar­las co­mo be­ne­fi­cia­rias de la in­ver­sión, pe­ro tam­bién sal­va­gua­dar el en­torno na­tu­ral, que es uno de sus prin­ci­pa­les atrac­ti­vos.

Ro­ge­lio Ji­mé­nez Pons ase­gu­ró que el Tren Ma­ya bus­ca­rá dar un fac­tor de reor­de­na­mien­to en torno a las zo­nas y los es­ta­dos por don­de cru­ce el tren. “Es­pe­cí­fi­ca­men­te en Cam­pe­che se es­tá pro­po­nien­do una re­ubi­ca­ción de to­das las co­lo­nias irre­gu­la­res que hoy es­tán en las cer­ca­nías de las to­rres de al­ta ten­sión de la CFE, cu­yo de­re­cho de vía se­rá apro­ve­cha­do pa­ra el pa­so de la vía fé­rrea”, plan­teó.

Ade­más ha­brá un pro­gra­ma de vi­vien­da pa­ra la re­ubi­ca­ción de esas fa­mi­lias, un plan de re­fo­res­ta­ción de 1 mi­llón de hec­tá­reas co­mo me­di­da de mi­ti­ga­ción por la cons­truc­ción del Tren Ma­ya. “Di­cho pro­gra­ma se ha­rá ba­jo un pro­gra­ma de em­pleo pa­ra al­re­de­dor de 10,000 per­so­nas, por lo que el im­pac­to pre­vis­to de pro­yec­to férreo se es­tá pre­vien­do en tér­mi­nos so­cia­les y no só­lo tu­rís­ti­cos o eco­nó­mi­cos”, ase­gu­ró.

li­ci­ta­ción

Ade­más de que ya es­tá anun­cia­do que el pro­yec­to ten­drá en su fa­se ini­cial par­ti­ci­pa­ción de em­pre­sas lo­ca­les prin­ci­pal­men­te y que se apro­ve­cha­rá la vía exis­ten­te que co­rre des­de Pa­len­que has­ta Es­cár­ce­ga, aún se de­be li­ci­tar la ela­bo­ra­ción del pro­yec­to eje­cu­ti­vo del tra­mo que co­rre­rá de Es­cár­ce­ga has­ta Tu­lum, don­de no exis­te vía fé­rrea en ab­so­lu­to y cu­ya ela­bo­ra­ción ten­drá un cos­to de más de 10 mi­llo­nes de pe­sos.

Tan só­lo la li­ci­ta­ción y ela­bo­ra­ción del pro­yec­to eje­cu­ti­vo se lle­va­rá más de un año y só­lo has­ta en­ton­ces se in­te­gra­rá con el res­to del pro­yec­to que co­men­za­rá des­de el 1 de di­ciem­bre con obras in­du­ci­das, es de­cir, la re­mo­ción de pos­tes de luz, re­ubi­ca­ción de al­can­ta­ri­llas de dre­na­je, puen­tes, lo cual se li­ci­ta­rá en­tre em­pre­sas lo­ca­les, in­sis­tió.

Es fac­ti­ble que la in­ver­sión in­mo­bi­lia­ria en torno al Tren Ma­ya pue­da te­ner en­tre 8 y 15% de re­torno de in­ver­sión, pe­ro só­lo si el pro­yec­to vie­ne acom­pa­ña­do de po­lí­ti­cas de cre­ci­mien­to or­de­na­do e in­cen­ti­vos al ca­pi­tal pri­va­do, ase­gu­ró por su par­te Da­niel Nar­váez Sán­chez, ge­ren­te de Re­la­cio­nes Pú­bli­cas y Mer­ca­do­tec­nia del por­tal La­mu­di.

“Es­to tie­ne que ver con que exis­ta un pro­yec­to via­ble, en es­te ca­so no só­lo la vía fé­rrea, sino to­do el acom­pa­ña­mien­to que re­quie­re una in­ver­sión de es­ta mag­ni­tud en tér­mi­nos de pla­nea­ción ur­ba­na e in­ver­sión com­ple­men­ta­ria”, ex­pli­có.

Es de­cir, que el pro­yec­to ven­ga acom­pa­ña­do de ma­ne­ra efec­ti­va de to­dos los in­cen­ti­vos ne­ce­sa­rios pa­ra que se ate­rri­cen in­ver­sio­nes in­mo­bi­lia­rias, pe­ro de ma­ne­ra or­de­na­da, des­de cen­tros co­mer­cia­les, has­ta zo­nas ha­bi­ta­cio­na­les, só­lo en­ton­ces el fe­nó­meno es­pe­cu­la­ti­vo que es­tá ge­ne­ran­do el tren po­drá re­sul­tar po­si­ti­vo y te­ner di­vi­den­dos reales de en­tre 8 y 15%, ase­gu­ró el ex­per­to.

“En la par­te fo­cal, en te­mas de ne­go­cios lo ve­mos fac­ti­ble por­que ge­ne­ra­ría una can­ti­dad de em­pleos im­por­tan­te, sin em­bar­go, ha­brá qué ver qué tan­to lo arro­pan en tér­mi­nos de po­lí­ti­cas ur­ba­nas y de in­ver­sio­nes com­ple­men­ta­rias pa­ra que el cre­ci­mien­to sea sano”, di­jo.

Una vez que el pro­yec­to de­je de es­tar só­lo en el pa­pel y pa­se a la fa­se de eje­cu­ción, lo cual pa­re­cer ser que se­rá tan pron­to arran­que el pró­xi­mo go­bierno, po­drá com­pro­bar­se si en reali­dad pue­de ge­ne­rar­se una si­ner­gia po­si­ti­va con los ca­pi­ta­les com­ple­men­ta­rios en tér­mi­nos de cos­to be­ne­fi­cio y de pla­nea­ción a me­diano y lar­go pla­zos, aña­dió Nar­váez Sán­chez.

“El pro­yec­to tie­ne un po­ten­cial tu­rís­ti­co muy im­por­tan­te en cuan­to a mo­vi­li­za­ción del gran vo­lu­men de tu­ris­tas in­ter­na­cio­na­les que in­gre­san des­de Cancún”.

No­ra Brin­gas, Pre­si­den­ta de la Aca­de­mia Me­xi­ca­na de In­ves­ti­ga­ción Tu­rís­ti­ca.

Fo­to: shutterstock

LAS ZO­NAS que his­tó­ri­ca­men­te han que­da­do ais­la­das del tu­ris­mo ten­drán un im­pac­to so­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.