An­te la in­co­mu­ni­ca­ción en re­des so­cia­les, éti­ca y bue­nas prác­ti­cas

El pa­pel del co­mu­ni­ca­dor es ser re­fe­ren­te só­li­do y bien ar­ti­cu­la­do en las re­des so­cia­les, se­ña­la es­pe­cia­lis­ta

El Economista (México) - Reporte Especial - - TENDENCIAS - VICENTE AMA­DOR, DI­REC­TOR DE POS­GRA­DOS DE CO­MU­NI­CA­CIÓN DE LA UP J. Fran­cis­co de An­da Co­rral

Los cam­pos de la co­mu­ni­ca­ción po­lí­ti­ca, el pe­rio­dis­mo y la opi­nión pú­bli­ca es­tán su­frien­do gran­des trans­for­ma­cio­nes y los egre­sa­dos de esas ca­rre­ras de­ben li­de­rar con in­te­gri­dad los pro­ce­sos so­cia­les de co­mu­ni­ca­ción aho­ra de­mo­cra­ti­za­dos, ase­gu­ra Vicente Ama­dor Ra­mí­rez, di­rec­tor de Pos­gra­dos de Co­mu­ni­ca­ción de la Uni­ver­si­dad Pa­na­me­ri­ca­na. “Los lí­de­res po­lí­ti­cos es­tán co­mu­ni­can­do de ma­ne­ra dis­tin­ta a tra­vés de re­des so­cia­les; hay un in- ter­cam­bio ca­da vez más in­ten­so y di­ná­mi­co en­tre los go­ber­nan­tes y la so­cie­dad a tra­vés de es­tas re­des. Son nue­vas for­mas de co­mu­ni­ca­ción. Es­te pa­no­ra­ma po­ne de ma­ni­fies­to la re­le­van­cia de la co­mu­ni­ca­ción pa­ra dia­lo­gar con la so­cie­dad”, en­fa­ti­zó. En la UP, des­ta­có, “un te­ma prio­ri­ta­rio se­rá re­pen­sar nues­tro pa­pel en el cam­po del pe­rio­dis­mo di­gi­tal y las nue­vas tec­no­lo­gías apli­ca­das a la co­mu­ni­ca­ción”. “Que­re­mos in­ver­tir en per­so­nas en for­ma­ción pa­ra ser in­no­va­do­ras y apos­tar por un in­ter­cam­bio más vi­go­ro­so con otras ins­ti­tu­cio­nes y en con­ti­nuo diá­lo­go con la so­cie­dad”, se­ña­ló Ama­dor. Un te­ma que en la UP se ad­vier­te co­mo uno de los re­tos en los pró­xi­mos años es el pa­pel de los pro­fe­sio­na­les fren­te a la in­co­mu­ni­ca­ción y des­in­for­ma­ción que ge­ne­ran las re­des so­cia­les. “Mu­chos es­pa­cios de ex­pre­sión se han de­mo­cra­ti­za­do, eso per­mi­te el ac­ce­so de cual­quier per­so­na pa­ra ejer­cer el de­re­cho de opi­nar y la con­vier­te en ge­ne­ra­do­ra de opi­nión y no­ti­cias; pe­ro, por des­gra­cia, eso ha traí­do tam­bién ele­men­tos per­ju­di­cia­les, co­mo las fa­ke news, in­fluen­cers y lí­de­res de opi­nión des­in­for­ma­dos y sin sus­ten­to, una ex­ce­si­va vio­len­cia ver­bal, y creo que es allí don­de nos ha­ce fal­ta ge­ne­rar una cul­tu­ra con me­jo­res ins­tru­men­tos éti­cos y bue­nas prác­ti­cas”, pro­po­ne el es­pe­cia­lis­ta. “Los li­kes y re­tuits no ha­cen que una per­so­na es­té ha­bi­li­ta­da pa­ra ser un buen co­mu­ni­ca­dor, sino una for­ma­ción hu­ma­na y aca­dé­mi­ca co­mo la que pro­po­ne es­ta uni­ver­si­dad, me­dia­da por un có­di­go éti­co rec­tor. Bus­ca­mos que las per­so­nas ten­gan las ca­pa­ci­da­des téc­ni­cas, éti­cas, de for­ma­ción pro­fe­sio­nal y de ac­ti­tud hu­ma­nis­ta, pa­ra po­der li­de­rar esos pro­ce­sos de co­mu­ni­ca­ción”. Es po­si­ti­va la emer­gen­cia so­cial en las re­des, pe­ro se echan de me­nos los asi­de­ros bien ar­ti­cu­la­dos, pro­fun­dos, que com­bi­nen la des­tre­za tec­no­ló­gi­ca con un con­te­ni­do ho­nes­to, in­for­ma­do y con va­lo­res res­pec­to de lo que se es­tá co­mu­ni­can­do, ex­pre­só. “Los co­mu­ni­ca­do­res —y ba­jo tal pre­mi­sa se im­par­te la ca­rre­ra en la

Los li­kes y re­tuits no ha­cen que una per­so­na es­té ha­bi­li­ta­da pa­ra ser un buen co­mu­ni­ca­dor, sino una for­ma­ción hu­ma­na y aca­dé­mi­ca me­dia­da por un có­di­go éti­co rec­tor”.

Vicente Ama­dor, di­rec­tor de Pos­gra­dos de Co­mu­ni­ca­ción de la Uni­ver­si­dad Pa­na­me­ri­ca­na.

UP— de­ben ser ac­to­res fun­da­men­ta­les y li­de­rar con in­te­gri­dad los pro­ce­sos de co­mu­ni­ca­ción aho­ra de­mo­cra­ti­za­dos”, di­jo Ama­dor, quien en­ca­be­za la Di­rec­ción de Pos­gra­dos de Co­mu­ni­ca­ción de la UP.

la en­co­mien­da y los re­tos

Ac­tual­men­te, la Es­cue­la de Co­mu­ni­ca­ción de la Uni­ver­si­dad Pa­na­me­ri­ca­na ofre­ce una li­cen­cia­tu­ra en Co­mu­ni­ca­ción, una es­pe­cia­li­dad en Pu­bli­ci­dad y Mar­ke­ting, una maes­tría en Co­mu­ni­ca­ción Ins­ti­tu­cio­nal y una maes­tría en Na­rra­ti­va y Pro­duc­ción Di­gi­tal. “Es muy re­le­van­te pa­ra la UP dar­le un nue­vo im­pul­so a los pro­gra­mas que aho­ra te­ne­mos y pre­pa­rar­nos me­jor pa­ra el fu­tu­ro in­me­dia­to, con una nue­va ofer­ta aca­dé­mi­ca, que to­me en cuen­ta de ma­ne­ra cons­cien­te es­ta nue­va reali­dad y dia­lo­gan­te con es­tos cam­bios ver­ti­gi­no­sos”, ase­gu­ró Ama­dor. “Nues­tros pos­gra­dos son pro­fe­sio­na­li­zan­tes; son pro­gra­mas a los que las per­so­nas vie­nen pa­ra apren­der nue­vas he­rra­mien­tas teó­ri­cas y me­to­do­ló­gi­cas pa­ra ac­tua­li­zar los co­no­ci­mien­tos pro­pios de su for­ma­ción y pa­ra me­jo­rar su desem­pe­ño la­bo­ral ac­tual. “El re­to es dar­le con­ti­nui­dad al pro­ce­so de re­di­se­ño de esos pro­gra­mas, que en al­gu­nos ca­sos ya es­tá en mar­cha, pa­ra po­ner­los a la van­guar­dia y que res­pon­dan a las ne­ce­si­da­des pro­fe­sio­na­les y la­bo­ra­les de nues­tros es­tu­dian­tes, den­tro de un cam­po en cons­tan­te evo­lu­ción, co­mo es el de la co­mu­ni­ca­ción. “Que­re­mos que nues­tros es­tu­dian­tes sean pun­ta de lan­za en las áreas de mar­ke­ting, re­la­cio­nes pú­bli­cas, co­mu­ni­ca­ción or­ga­ni­za­cio­nal y co­mu­ni­ca­ción po­lí­ti­ca”. Vicente Ama­dor Ra­mí­rez se ha es­pe­cia­li­za­do en co­mu­ni­ca­ción po­lí­ti­ca, dis­ci­pli­na en la que ac­tual­men­te es con­sul­tor, y del 2013 al 2017 fue di­rec­tor de Co­mu­ni­ca­ción So­cial del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca y Geo­gra­fía (Inegi).

in­ves­ti­ga­ción y ofer­ta in­me­dia­ta

En el 2017, la UP cum­plió 50 años de fun­da­ción. En­ton­ces, el rec­tor ge­ne­ral, Jo­sé An­to­nio Lo­zano Diez, con­vo­có a su co­mu­ni­dad uni­ver­si­ta­ria a dar un sal­to cua­li­ta­ti­vo ha­cia la in­ves­ti­ga­ción y anun­ció la crea­ción de un cen­tro es­pe­cia­li­za­do en Huix­qui­lu­can. En es­ta nue­va ru­ta se in­ser­ta la di­vi­sión de Pos­gra­dos de Co­mu­ni­ca­ción de la UP, que en el 2019 abri­rá dos nue­vos pro­gra­mas en el Área de Co­mu­ni­ca­ción: una es­pe­cia­li­dad en Pu­bli­ci­dad y Re­la­cio­nes Pú­bli­cas, pa­ra fe­bre­ro, y una maes­tría en Co­mu­ni­ca­ción Po­lí­ti­ca, en sep­tiem­bre. “Ésos son nues­tros re­tos más in­me­dia­tos y se­guir con la mi­sión de la uni­ver­si­dad: pro­veer a la so­cie­dad y a las em­pre­sas de pro­fe­sio­na­les bien for­ma­dos, al­ta­men­te ca­pa­ci­ta­dos pa­ra te­ner un buen desem­pe­ño, con in­te­gri­dad y con una vi­sión hu­ma­nis­ta ac­tual, per­ti­nen­te, de acuer­do con la reali­dad que es­ta­mos vi­vien­do”, con­clu­yó Ama­dor.

“Los lí­de­res po­lí­ti­cos es­tán co­mu­ni­can­do de ma­ne­ra dis­tin­ta a tra­vés de re­des so­cia­les; hay un in­ter­cam­bio ca­da vez más in­ten­so y di­ná­mi­co en­tre los go­ber­nan­tes y la so­cie­dad a tra­vés de es­tas re­des. Son nue­vas for­mas de co­mu­ni­ca­ción”.

Los co­mu­ni­ca­do­res de­ben ser ac­to­res fun­da­men­ta­les y li­de­rar con in­te­gri­dad los pro­ce­sos de co­mu­ni­ca­ción aho­ra de­mo­cra­ti­za­dos, lo cual per­mi­te a cual­quier per­so­na ejer­cer el de­re­cho de opi­nar, y eso ha traí­do tam­bién fa­ke news, di­ce el di­rec­ti­vo. Foto: Fer­nan­do Vi­lla del Án­gel

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.