Cien­cias so­cia­les y hu­ma­ni­da­des, fac­to­res cla­ve en la edu­ca­ción su­pe­rior

Pa­ra te­ner ciu­da­da­nos con una ca­pa­ci­dad de re­fle­xión crí­ti­ca, las hu­ma­ni­da­des son es­cen­cia­les

El Economista (México) - Reporte Especial - - TENDENCIAS - Viridiana Díaz

En un en­torno en que las cien­cias so­cia­les y las hu­ma­ni­da­des pa­re­cen que­dar re­ba­sa­das por las cien­cias eco­nó­mi­cas a ni­vel edu­ca­ción su­pe­rior por los pro­ble­mas so­cia­les y eco­nó­mi­cos a ni­vel glo­bal, el Dr. Juan Car­los Domínguez, di­rec­tor de In­ves­ti­ga­ción en el Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes Dr. Jo­sé Ma­ría Luis Mo­ra, co­men­tó que aun­que hay vo­ces que “cla­man” que al­gu­nas hu­ma­ni­da­des y al­gu­nas cien­cias so­cia­les po­drían ir per­dien­do te­rreno fren­te a cam­bios in­mi­nen­tes a ni­vel glo­bal, yo es­ta­ría en pro­fun­do desacuer­do con esa pos­tu­ra, me pa­re­ce que en es­tos mo­men­tos de cam­bio es­truc­tu­ral-so­cial, las hu­ma­ni­da­des y cien­cias so­cia­les se vuel­ven muy im­por­tan­tes no só­lo por­que es im­por­tan­te sa­ber quié­nes so­mos, de dón­de ve­ni­mos y cuá­les son nues­tros es­ce­na­rios fu­tu­ros po­si­bles de acuer­do con la pro­pia his­to­ria que te­ne­mos co­mo so­cie­dad, son im­por­tan­tes no só­lo pa­ra ge­ne­rar una re­fle­xión al­re­de­dor de lo que otras dis­ci­pli­nas es­tán ha­cien­do, sino que son im­por­tan­tes en sí mis­mas”. El aca­dé­mi­co en­fa­ti­za que las Hu­ma­ni­da­des se vol­ve­rán su­ma­men­te re­le­van­tes co­mo par­te del en­ri­que­ci­mien­to que to­do in­di­vi­duo al mar­gen de la pre­pa­ra­ción que se ten­ga pa­ra afron­tar los re­tos del mer­ca­do de tra­ba­jo; es de­cir, no se tra­ta só­lo de te­ner una edu­ca­ción que sea prag­má­ti­ca, con fi­nes prác­ti­cos uti­li­ta­rios, pues aun­que es im­por­tan­te, tam­bién es­tá la for­ma­ción en ge­ne­ral que ne­ce­si­ta­mos co­mo in­di­vi­duos y co­mo ciu­da­da­nos. “Si que­re­mos que es­te país ten­ga ciu­da­da­nos con una ca­pa­ci­dad de re­fle­xión cri­ti­ca ahí es don­de las hu­ma­ni­da­des y cien­cias so­cia­les van a ju­gar un pa­pel su­ma­men­te im­por­tan­te”.

pi­la­res de la edu­ca­ción

Des­de el pun­to de vis­ta del Dr. Domínguez, es muy im­por­tan­te con­si­de­rar que la edu­ca­ción su­pe­rior en el país re­quie­re de tres pi­la­res prin­ci­pa­les: el pri­me­ro es la edu­ca­ción a ni­vel uni­ver­si­ta­rio, en­ten­dien­do la uni­ver­si­dad no só­lo co­mo un cen­tro pa­ra ex­pe­dir tí­tu­los, sino tam­bién co­mo un cen­tro de vin­cu­la­ción con la so­cie­dad en ge- ne­ral; es de­cir, pen­san­do en la uni­ver­si­dad co­mo una fi­gu­ra de for­ma­ción hu­ma­nis­ta”. El se­gun­do pi­lar que con­si­de­ra el in­ves­ti­ga­dor se re­fie­re a la edu­ca­ción su­pe­rior más es­pe­cia­li­za­da, que en el ca­so de Mé­xi­co se en­cuen­tra a car­go de cen­tros de in­ves­ti­ga­ción, mu­chos de ellos son los 27 cen­tros pú­bli­cos Co­nacyt que exis­ten ac­tual­men­te, don­de se bus­ca la for­ma­ción de re­cur­sos hu­ma­nos es­pe­cia­li­za­dos en dis­tin­tas áreas. “El ter­ce­ro tie­ne que ver con la edu­ca­ción dual, esa edu­ca­ción pro­fe­sio­na­li­zan­te que se ha­ce mu­chas ve­ces en con­jun­to con em­pre­sas con la fi­na­li­dad de brin­dar una for­ma­ción de re­cur­sos hu­ma­nos en un sen­ti­do más prác­ti­co en la di­rec­ción de for­mar téc­ni­cos y es­pe­cia­lis­tas que no ne­ce­sa­ria­men­te ad­quie­ren una ca­rre­ra uni­ver­si­ta­ria, pe­ro en­tran con otras ca­li­fi­ca­cio­nes al mer­ca­do de tra­ba­jo”, agre­gó el Dr. Domínguez. El di­rec­ti­vo ha­ce un én­fa­sis en la ne­ce­si­dad de ha­cer una di­fe­ren­cia en los tres pi­la­res an­te­rio­res, pe­ro no ex­cluir­los en­tre si, “el pró­xi­mo go­bierno tie­ne una apues­ta por una edu­ca­ción su­pe­rior ge­ne­ra­li­za­da con un ma­yor nú­me­ro de uni­ver­si­da­des, am­plian­do la ma­trí­cu­la, eso de al­gu­na ma­ne­ra es una par­te vá­li­da, pe­ro es só­lo una par­te de la es­tra­te­gia, no hay que per­der de vis­ta los otros dos pi­la­res, por­que nues­tro país, que so­bre to­do es­tá te­nien­do pro­fun­das trans­for­ma­cio­nes so­cia­les, eco­nó­mi­cas y po­lí­ti­cas, re­quie­re se­guir con es­tos tres pi­la­res”.

re­tos

Fi­nal­men­te, el aca­dé­mi­co in­di­có que co­mo Ins­ti­tu­to, cuen­tan con cua­tro maes­trías, dos doc­to­ra­dos y una li­cen­cia­tu­ra en­fo­ca­das en las cien­cias so­cia­les y hu­ma­ni­da­des, lo que da un pa­no­ra­ma so­bre las áreas de tra­ba­jo en que se en­fo­can; por tan­to, uno de sus re­tos tie­ne que ver con la for­ma­ción de re­cur­sos hu­ma­nos en his­to­ria es­pe­cia­li­za­dos que es­tén pre­pa­ra­dos pa­ra lle­var a ca­bo in­ves­ti­ga­cio­nes, pe­ro tam­bién pa­ra lle­var a aca­bo otras ac­ti­vi­da­des. “El re­to es en­fren­tar los cam­bios so­cia­les, ofre­cien­do la opor­tu­ni­dad de que es­to su­ce­da con una ca­ra más hu­ma­na, to­man­do en cuen­ta nues­tra his­to­ria, to­man­do en cuen­ta quié­nes so­mos y que la po­lí­ti­ca pú­bli­ca no res­pon­da so­la­men­te a cues­tio­nes prag­má­ti­cas uti­li­ta­rias de co­yun­tu­ra sino que se ha­ga con una re­fle­xión de más lar­go pla­zo”, con­clu­yó.

Son mu­chos re­tos los que hay, pe­ro tam­bién son mu­chos los ac­ti­vos que te­ne­mos co­mo cen­tros pú­bli­cos de in­ves­ti­ga­ción y es una gran opor­tu­ni­dad pa­ra apor­tar”.

Juan Car­los Domínguez, di­rec­tor de In­ves­ti­ga­ción en Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes Dr. Jo­sé Ma­ría Luis Mo­ra.

Las hu­ma­ni­da­des se vol­ve­rán su­ma­men­te re­le­van­tes por­que tie­nen un va­lor en sí mis­mo, co­mo par­te del en­ri­que­ci­mien­to que to­do in­di­vi­duo y co­mu­ni­dad de­be te­ner y que siem­pre es im­por­tan­te al mar­gen de la pre­pa­ra­ción que se ten­ga pa­ra afron­tar los re­tos del mer­ca­do de tra­ba­jo.

El Dr. Juan Car­los Domínguez con­si­de­ra que la edu­ca­ción su­pe­rior en el país re­quie­re de tres pi­la­res que de­ben ser aten­di­dos por el pró­xi­mo go­bierno fe­de­ral. Foto EE: Adria­na Her­nán­dez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.