Ma­no­le­te Part­ners con­fir­ma su sa­li­da a la Bol­sa de Londres

El Economista (México) - Termómetro Económico - - NEWS -

EL BRÓ­KER lon­di­nen­se Peel Hunt co­lo­có en­tre in­ver­sio­nis­tas ins­ti­tu­cio­na­les 27.4% del ca­pi­tal de Ma­no­le­te Part­ners, en una ope­ra­ción que per­mi­ti­rá a es­te des­pa­cho de abo­ga­dos de­bu­tar en el mer­ca­do se­cun­da­rio de la Bol­sa de Londres el pró­xi­mo 14 de di­ciem­bre.

Las ac­cio­nes fue­ron ven­di­das a 175 pe­ni­ques ca­da una, lo que va­lo­ra el 100% del des­pa­cho en 76 mi­llo­nes de li­bras.

Par­te de los tí­tu­los son de nue­va emi­sión, y otra par­te es pro­pie­dad de los so­cios de Ma­no­le­te, en­tre los que fi­gu­ran su fun­da­dor, Ste­ven Coo­klin, y el fon­do de ca­pi­tal ries­go Bet­ter Ca­pi­tal.

El ob­je­ti­vo de Ma­no­le­te Part­ners con su sa­li­da a Bol­sa es fi­nan­ciar sus pla­nes de cre­ci­mien­to. El des­pa­cho tam­bién cuen­ta con un cré­di­to de 10 mi­llo­nes de li­bras de HSBC.

La prin­ci­pal ac­ti­vi­dad de la firma es fi­nan­ciar plei­tos li­ga­dos a pro­ce­sos de in­sol­ven­cia, con el ob­je­ti­vo de re­cu­pe­rar el má­xi­mo di­ne­ro po­si­ble pa­ra los acree­do­res.

La de­no­mi­na­ción de Ma­no­le­te fue ele­gi­da por Coo­klin al crear el des­pa­cho en el 2009, en ho­me­na­je al ma­ta­dor de to­ros cor­do­bés que fa­lle­ció de una cor­na­da en 1947. “El to­ro es el sím­bo­lo de los mer­ca­dos al­cis­tas. Y nues­tra vi­sión es­tra­té­gi­ca es la de ser co­mo el ma­ta­dor, ca­paz de do­mi­nar ese to­ro cuan­do el mer­ca­do gi­ra a la ba­ja y sur­gen las in­sol­ven­cias.

Con esa idea, bus­qué el nom­bre del to­re­ro más fa­mo­so de la his­to­ria, y de ahí sur­gió Ma­no­le­te”, ex­pli­có Coo­klin.

Has­ta aho­ra, Coo­klin man­tie­ne 32% de la so­cie­dad, mien­tras que el co­fun­da­dor Mi­ke Faulk­ner po­see 24% y Bet­ter Ca­pi­tal 40 por cien­to.

Aun­que Coo­klin di­ce no ser afi­cio­na­do al es­pec­tácu­lo tau­rino, el lo­go de su firma es una pin­tu­ra de un lan­ce tau­rino y en las pa­re­des de su ofi­ci­na en el cen­tro de Londres cuel­gan car­te­les anun­cia­do­res de co­rri­das an­ti­guas. Pe­se a que los to­ros no son san­to de de­vo­ción pa­ra mu­chos bri­tá­ni­cos, “es­ta ima­gen es­tá fun­cio­nan­do bien en­tre los clien­tes”, afir­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.