To­do lo que sube tie­ne que ba­jar

El Economista (México) - Termómetro Económico - - MERCADOS DE CAPITALES - ALE­JAN­DRA ABAR­CA* *Ale­jan­dra Abar­ca es ana­lis­ta en Signum Re­search.

Es­ta se­ma­na en Es­ta­dos Uni­dos el di­fe­ren­cial en­tre las ta­sas de in­te­rés de los bo­nos con ven­ci­mien­to a tres años y la de bo­nos a cin­co años se volvió ne­ga­ti­vo. Es­ta in­ver­sión par­cial de la cur­va de ren­di­mien­tos no se ob­ser­va­ba des­de el 2007, en vís­pe­ras de la Gran Re­ce­sión, lo que en­vió una aler­ta a los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros

La im­por­tan­cia del spread de ren­di­mien­tos de cor­to y lar­go pla­zos sur­ge de la evi­den­cia his­tó­ri­ca en la que las re­ce­sio­nes de los úl­ti­mos 60 años han si­do pre­ce­di­das por es­ta in­ver­sión de la cur­va.

Si bien el pro­me­dio de días des­de la in­ver­sión has­ta una re­ce­sión ron­da los 600 días, la vo­la­ti­li­dad ac­tual de los mer­ca­dos y un ba­jo desem­pe­ño en el sec­tor in­mo­bi­lia­rio, que afec­ta prin­ci­pal­men­te a la po­bla­ción de re­cur­sos me­dios y al­tos (res­pon­sa­bles de gran par­te de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca), po­drían apre­su­rar una des­ace­le­ra­ción.

Aho­ra bien, la ló­gi­ca de­trás de es­te com­por­ta­mien­to pue­de ver­se des­de di­ver­sas pers­pec­ti­vas: el au­men­to re­la­ti­vo en la ta­sa de bo­nos de tres años res­pon­de­ría a una ba­ja de pre­cio an­te una me­nor de­man­da de es­tos ins­tru­men­tos y, por el con­tra­rio, una ma­yor de­man­da de ins­tru­men­tos de me­diano pla­zo bus­can­do una co­ber­tu­ra an­te me­no­res ren­di­mien­tos es­pe­ra­dos en es­te pe­rio­do.

Por otro la­do, es­te cam­bio de de­man­da no ne­ce­sa­ria­men­te se des­pla­za den­tro del uni­ver­so de ren­ta fi­ja.

An­te la vo­la­ti­li­dad ac­tual de los mer­ca­dos, pa­re­cie­ra que cual­quier me­jo­ra re­la­ti­va re­pre­sen­ta una opor­tu­ni­dad de en­tra­da, por lo que no­ti­cias po­si­ti­vas pue­den ser el in­cen­ti­vo ne­ce­sa­rio pa­ra que in­ver­sio­nis­tas que se re­fu­gia­ban en el mer­ca­do de bo­nos, es­pe­cial­men­te en el cor­to pla­zo, de­ci­dan in­cli­nar­se ha­cia el mer­ca­do de ren­ta va­ria­ble.

Mien­tras la cur­va de ren­di­mien­tos man­ten­ga una pen­dien­te po­si­ti­va y re­la­ti­va­men­te al­ta, pue­de en­ten­der­se que las pers­pec­ti­vas de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co son al­tas, así co­mo las ta­sas in­fla­cio­na­rias es­pe­ra­das.

En­tién­da­se en­ton­ces que una cur­va con pen­dien­te ne­ga­ti­va o ex­tre­ma­da­men­te ba­ja (pla­na) im­pli­ca exac­ta­men­te lo con­tra­rio: ba­jas pers­pec­ti­vas de cre­ci­mien­to y un pa­no­ra­ma pe­si­mis­ta de la eco­no­mía en ge­ne­ral.

Es im­por­tan­te men­cio­nar que es­te mo­vi­mien­to de la cur­va no fue en ab­so­lu­to re­pen­tino: des­de ha­ce ya dos años, el apla­na­mien­to de la cur­va se ha­cía no­to­rio, aler­tan­do de una po­si­ble in­ver­sión.

El in­cre­men­to en la ta­sas de cor­to pla­zo de la Fed y la preo­cu­pa­ción cre­cien­te por los con­flic­tos co­mer­cia­les, que de­te­rio­ra la pers­pec­ti­va de lar­go pla­zo, han con­tri­bui­do a es­te apla­na­mien­to.

Por otro la­do, es­te even­to ais­la­do no im­pli­ca que una re­ce­sión es­té a la vuel­ta de la es­qui­na en Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro da ini­cio a una cuen­ta re­gre­si­va pa­ra la even­tual in­ver­sión del res­to de la cur­va (en par­ti­cu­lar del spread en­tre bo­nos de dos años y 10 años) y pos­te­rior­men­te una re­ce­sión.

No obs­tan­te, la per­cep­ción del mer­ca­do de es­ta pri­me­ra se­ñal po­dría ace­le­rar la pau­la­ti­na in­ver­sión del res­to de la cur­va.

El temor de una re­ce­sión po­dría in­cen­ti­var a un gran nú­me­ro de in­ver­sio­nis­tas a ad­qui­rir bo­nos de lar­go pla­zo, au­men­tan­do la de­man­da y dis­mi­nu­yen­do su ren­di­mien­to. Asi­mis­mo, la ofer­ta y de­man­da cre­di­ti­cia se­ría afec­ta­da, agu­di­zan­do la des­ace­le­ra­ción eco­nó­mi­ca.

El cre­ci­mien­to de la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se no se­gui­rá in­de­fi­ni­da­men­te y, si la exis­ten­cia de ci­clos eco­nó­mi­cos es bien co­no­ci­da por la ma­yo­ría de los in­ver­sio­nis­tas, es­te ti­po de señales fun­cio­nan co­mo un re­cor­da­to­rio. El ran­go de tiem­po pa­ra que la des­ace­le­ra­ción co­mien­ce es des­co­no­ci­do, pe­ro con o sin in­ver­sión en la cur­va, es un he­cho que su­ce­de­rá en al­gún pun­to.

SHUT­TERS­TOCK FO­TO:

Una cur­va con pen­dien­te ne­ga­ti­va en los bo­nos im­pli­ca me­nor cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.