Sin ga­so­li­na

El Economista (México) - Termómetro Económico - - MERCADOS DE CAPITALES - HÉC­TOR RO­ME­RO Y CRIS­TI­NA MO­RA­LES* *Héc­tor Ro­me­ro es di­rec­tor ge­ne­ral y Cris­ti­na Mo­ra­les es ana­lis­ta se­nior en Signum Re­search.

Cris­ti­na, nues­tra ana­lis­ta se­nior de Con­su­mo, vi­ve en To­lu­ca, don­de el des­abas­to de com­bus­ti­bles ha lle­ga­do al ex­tre­mo, lo que nos per­mi­te ex­tra­po­lar las po­si­bles con­se­cuen­cias de es­ta si­tua­ción. En la ca­pi­tal me­xi­quen­se y sus mu­ni­ci­pios co­n­ur­ba­dos, des­de­fi­na­les de di­ciem­bre, se pa­de­ció la es­ca­sez de com­bus­ti­ble

An­te es­ta si­tua­ción, la gen­te em­pe­zó a lle­nar su tan­que en cuan­to tu­vo opor­tu­ni­dad. Na­die sa­bía la ra­zón, ni cuán­to po­dría du­rar es­te des­abas­to. Pa­sa­ron los días y gra­dual­men­te se abas­te­ció el com­bus­ti­ble, por lo que to­do pa­re­cía ha­ber re­gre­sa­do a la nor­ma­li­dad.

Con el ini­ció de año, re­tor­nó la es­ca­sez y, al trans­cu­rrir de ca­da día, la gen­te em­pe­zó a mos­trar ca­da vez ma­yor an­sie­dad. Es en­ton­ces cuan­do el go­bierno fe­de­ral anun­ció que el des­abas­to es con­se­cuen­cia de la es­tra­te­gia pa­ra com­ba­tir el ro­bo de com­bus­ti­bles.

Pron­to en To­lu­ca, la es­ca­sez em­peo­ró y una vez que se re­ini­cia­ron las cla­ses y se re­to­ma­ron las ac­ti­vi­da­des nor­ma­les tras el pe­río­do va­ca­cio­nal, la si­tua­ción co­lap­só.

En el se­gun­do día há­bil del año, mu­cha gen­te ya no te­nía ga­so­li­na, lo po­co que que­da­ba se usó pa­ra lle­gar a las es­cue­las o al tra­ba­jo, pe­ro el res­to del día la gen­te se que­dó en­ce­rra­da en sus ca­sas pa­ra no des­per­di­ciar el com­bus­ti­ble ne­ce­sa­rio pa­ra re­co­ger a los ni­ños del co­le­gio, pa­ra po­der re­gre­sar del tra­ba­jo y pa­ra otras ac­ti­vi­da­des bá­si­cas.

Hoy, en To­lu­ca, las ca­lles se ven va­cías, los prin­ci­pa­les su­per­mer­ca­dos, que siem­pre es­tán lle­nos a cier­ta ho­ra del día, mues­tran es­ca­so trá­fi­co de clien­tes y los pe­di­dos a do­mi­ci­lio tar­dan más de lo es­ti­pu­la­do.

Pron­to los ne­go­cios em­pe­za­ron a re­sen­tir las con­se­cuen­cias del des­abas­to de com­bus­ti­ble, mu­chos de los ser­vi­cios que se ha­cen a do­mi­ci­lio se em­pe­za­ron a fre­nar a me­dio día ya que el die­sel tam­bién em­pe­zó a es­ca­sear. Las po­cas es­ta­cio­nes de ser­vi­cio que lle­ga- ron a te­ner ga­so­li­na em­pe­za­ron a ra­cio­nar­la, per­mi­tien­do la car­ga de 200 a 500 pe­sos por au­to­mó­vil, lo que, en cier­ta me­di­da, agra­vó la an­sie­dad y el pro­ble­ma.

Por el la­do de la de­man­da, en un en­torno co­mo el que es­ta­mos vi­vien­do, la psi­co­lo­gía del con­su­mi­dor se trans­for­ma a un mo­do de ra­cio­na­mien­to, pa­re­ci­do a la si­tua­ción que im­pe­ra en las eco­no­mías ce­rra­das. Mien­tras que nor­mal­men­te el su­mi­nis­tro de com­bus­ti­bles no es­tá en la men­te del con­su­mi­dor, hoy sus de­ci­sio­nes co­ti­dia­nas gi­ran en torno a cui­dar es­te va­lio­so re­cur­so, con lo que otras op­cio­nes, co­mo el con­su­mo dis­cre­cio­nal o la vi­si­ta a lu­ga­res de es­par­ci­mien­to, pa­san a un se­gun­do plano. Si con­si­de­ra­mos que, por el la­do de la de­man­da, el con­su­mo re­pre­sen­ta 70% del pro­duc­to, es­to tie­ne efec­tos mul­ti­pli­ca­ti­vos a tra­vés de to­da la eco­no­mía.

Por el la­do de la ofer­ta, el cos­to de abas­te­cer los pro­duc­tos se in­cre­men­ta, lo que equi­va­le a una con­trac­ción de la cur­va de ofer­ta, al­gu­nos pro­duc­tos in­clu­so em­pie­zan a mos­trar es­ca­sez.

El re­sul­ta­do de la in­ter­ac­ción en­tre la ofer­ta y la de­man­da es una me­nor ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca. Tam­bién pue­den pre­sen­tar­se efec­tos in­fla­cio­na­rios, aun­que el im­pac­to so­bre el ni­vel de pre­cios es in­cier­to y de­pen­de de la con­trac­ción re­la­ti­va de las cur­vas de ofer­ta y de­man­da: si la cur­va de ofer­ta se con­trae más que la de de­man­da, los pre­cios su­birán —con lo que po­dría­mos ex­pe­ri­men­tar una ma­yor in­fla­ción—, por el con­tra­rio, si la con­trac­ción de la de­man­da es ma­yor, el efec­to so­bre los pre­cios se­rá pro­por­cio­nal­men­te me­nor.

El des­abas­to de com­bus­ti­bles tie­ne efec­tos mul­ti­pli­ca­ti­vos so­bre to­da la eco­no­mía y és­tos se ex­tien­den de una for­ma no li­neal, es de­cir, ex­plo­si­va, con­for­me pa­sa el tiem­po. Es fun­da­men­tal que se re­suel­va es­ta si­tua­ción pa­ra evi­tar efec­tos re­ce­si­vos cuan­ti­fi­ca­bles.

Nues­tro pro­nós­ti­co de cre­ci­mien­to del PIB pa­ra el 2019 es de 1.5%, es­te pro­nós­ti­co lo rea­li­za­mos an­tes de la cri­sis ac­tual de des­abas­to de com­bus­ti­ble. Si es­ta si­tua­ción se pro­lon­ga, ten­dre­mos que re­vi­sar a la ba­ja, en va­rios pun­tos ba­se, nues­tros es­ti­ma­dos. Las de­más ca­sas de aná­li­sis, ca­sas de Bol­sa y ban­cos ten­drán que ha­cer lo mis­mo. La eco­no­mía li­te­ral­men­te ne­ce­si­ta ga­so­li­na pa­ra cre­cer.

FO­TO AR­CHI­VO: CUARTOSCURO

El des­abas­to de ga­so­li­na pro­vo­ca com­pras de pá­ni­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.