Es­ta­dos Uni­dos, na­ción de opioi­des

La re­cien­te cri­sis cau­sa­da por el abu­so de he­roí­na y otras sus­tan­cias adic­ti­vas es­tá de­jan­do ci­ca­tri­ces per­ma­nen­tes

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Editorial -

Gary Aber­nathy

Hills­bo­ro, Ohio. Hay un ata­que te­rro­ris­ta ocu­rrien­do ac­tual­men­te en Ohio. No tie­ne na­da que ver con el Es­ta­do Is­lá­mi­co ni con los anar­quis­tas po­lí­ti­cos. Las ar­mas en es­te ca­so vie­nen en for­ma de he­roí­na y otros opiá­ceos; los te­rro­ris­tas son los tra­fi­can­tes que pro­pa­gan el ve­neno mor­tal.

Del Columbus Dis­patch de es­ta pri­ma­ve­ra: “Al me­nos 4,149 ha­bi­tan­tes de Ohio mu­rie­ron por so­bre­do­sis de dro­gas sin in­ten­ción en el 2016, un cre­ci­mien­to de 36% des­de el año an­te­rior cuan­do Ohio te­nía por mu­cho las ma­yo­res muer­tes por so­bre­do­sis en el país. Mu­chos mé­di­cos fo­ren­ses di­je­ron que las muer­tes por so­bre­do­sis del 2017 es­tán su­peran­do a las del 2016”.

Con­si­de­ra esa ci­fra, 4,149 muer­tes por so­bre­do­sis en Ohio en un año son más que el nú­me­ro que mu­rió en los ata­ques del 11 de sep­tiem­bre.

El peor de los pro­ble­mas de opioi­des es­tá en el sur de Ohio. El fo­ren­se del con­da­do de High­land pro­por­cio­nó a nues­tro pe­rió­di­co, el Ohio Ti­mes-Ga­zet­te, una re­ca­pi­tu­la­ción de los ca­sos a par­tir del 2016, mos­tran­do al me­nos 16 muer­tes por so­bre­do­sis en es­te pe­que­ño con­da­do ru­ral es­ta­dou­ni­den­se. Tam­bién se­ña­ló 50 muer­tes du­ran­te el año de otras cau­sas don­de el uso de dro­gas o una his­to­ria de uso de dro­gas es­ta­ban pre­sen­tes.

In­clu­so las so­bre­do­sis no fa­ta­les es­tán gra­van­do los re­cur­sos lo­ca­les. Du­ran­te las pri­me­ras tres se­ma­nas de ma­yo, los ser­vi­cios de emer­gen­cia res­pon­die­ron lla­ma­das a por lo me­nos 18 so­bre­do­sis al­re­de­dor del con­da­do, ca­si tres ve­ces más que du­ran­te el mis­mo pe­río­do ha­ce un año.

El fun­cio­na­rio de In­for­ma­ción Pú­bli­ca del De­par­ta­men­to Lo­cal de Ser­vi­cios Mé­di­cos y de Bom­be­ros lo lla­mó “la nue­va nor­ma­li­dad”.

To­do es­to su­ce­de al­re­de­dor de la pe­que­ña Hills­bo­ro, una ciu­dad a me­nu­do com­pa­ra­da con la idí­li­ca May­berry de la te­le­vi­sión. Mien­tras que el FBI in­for­ma que la ma­yo­ría de la he­roí­na en­tra en los Es­ta­dos Uni­dos des­de Mé­xi­co y los fun­cio­na­rios lo­ca­les di­cen que lue­go ha­ce su ca­mino has­ta aquí a tra­vés de re­des de nar­co­trá­fi­co me­tro­po­li­ta­nas, no es de ex­tra­ñar que po­cas per­so­nas en Hills­bo­ro crean que los pla­nes de se­gu­ri­dad fron­te­ri­za del pre­si­den­te Do­nald Trump son ex­tre­mos.

Al igual que otras for­mas de te­rro­ris­mo, el ata­que de los opioi­des ten­drá un im­pac­to ge­ne­ra­cio­nal, en es­te ca­so en una cri­sis de sa­lud que de­ja en su es­te­la. En di­ciem­bre del 2015, el Ohio Ti­mes-Ga­zet­te in­for­mó que “una re­pre­sión en­fo­ca­da en el uso in­de­bi­do de dro­gas por la po­li­cía lo­cal —un enfoque aplau­di­do por ca­si to­dos— ha lle­va­do a la con­se­cuen­cia no desea­da de más ni­ños que que­dan sin ho­gar”.

Un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do so­bre el te­ma en abril in­for­mó que ha­bía más de 100 ni­ños en ca­sas de asis­ten­cia, que cues­ta a nues­tro con­da­do al­re­de­dor de 1.9 mi­llo­nes de dó­la­res al año. Con só­lo 15 pa­dres adop­ti­vos en to­do el con­da­do de High­land, “mu­chos ni­ños de­ben ser co­lo­ca­dos en otros con­da­dos, in­cu­rrien­do en cos­tos más al­tos”.

La cri­sis de las dro­gas es­tá con­du­cien­do a al­gu­nas ini­cia­ti­vas po­lé­mi­cas. El co­mi­sio­na­do de Sa­lud lo­cal re­cien­te­men­te dio a co­no­cer un pro­gra­ma pa­ra su­mi­nis­trar na­lo­xo­na li­bre, un in­hi­bi­dor de opioi­des, a las per­so­nas que asis­ten a la ca­pa­ci­ta­ción so­bre có­mo y cuán­do ad­mi­nis­trar­lo a las víc­ti­mas de so­bre­do­sis. Mu­chos re­si­den­tes se opo­nen a la idea, ar­gu­men­tan­do que los mis­mos usua­rios es­tán sien­do re­vi­vi­dos una y otra vez, pe­ro el co­mi­sio­na­do res­pon­de que su agen­cia es­tá en­car­ga­da de sal­var vi­das.

Los opiá­ceos tam­bién vie­nen en for­ma le­gal y el fis­cal ge­ne­ral de Ohio, Mi­ke DeWi­ne, re­cien­te­men­te de­man­dó a la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca, acu­san­do a las com­pa­ñías far­ma­céu­ti­cas de con­tri­buir al pro­ble­ma a tra­vés de cam­pa­ñas de mar­ke­ting en­ga­ño­sas.

Des­pués de men­cio­nar bre­ve­men­te la epi­de­mia de so­bre­do­sis en un ar­tícu­lo de opi­nión re­cien­te pa­ra The Was­hing­ton Post so­bre el apo­yo de nues­tra re­gión a Trump, es­cu­ché de lec­to­res que afir­man que el pre­su­pues­to de Trump pa­ra el 2018 no ha­ce mu­cho pa­ra com­ba­tir el pro­ble­ma de los opioi­des.

Tal vez, pe­ro las es­ta­dís­ti­cas mues­tran que lo que he­mos es­ta­do ha­cien­do no es­tá fun­cio­nan­do, lo que in­di­ca que de­be­mos se­guir ha­cien­do más al res­pec­to.

Al­gu­nos fun­cio­na­rios lo­ca­les han co­men­za­do a abor­dar la cri­sis de la he­roí­na de ma­ne­ra más agre­si­va, es­pe­cial­men­te des­de que los úl­ti­mos lo­tes se han mez­cla­do con fen­ta­ni­lo, una dro­ga aún más mor­tal. El fen­ta­ni­lo es en gran par­te una ex­por­ta­ción chi­na, que pre­sen­ta a

Fo­tos: agen­cias

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.