La gue­rra fría de la Ca­sa Blan­ca

Me­la­nia Trump anun­cia un pro­yec­to con­tra el ci­ber aco­so.

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Portada - Mary Jor­dan y Emily Heil

Las ac­ti­vi­da­des ru­ti­na­rias de Do­nald y Me­la­nia ini­cian por se­pa­ra­do des­de las 5:30 de la ma­ña­na, cuan­do el pre­si­den­te ge­ne­ral­men­te se des­pier­ta pa­ra ver no­ti­cias en la te­le­vi­sión de ca­ble y, por su­pues­to, pa­ra tui­tear.

Des­de su pro­pia ha­bi­ta­ción, la pri­me­ra da­ma se des­pier­ta un po­co más tar­de. Ac­to se­gui­do ayu­da a su hi­jo de 12 años a pre­pa­rar­se pa­ra ir a la es­cue­la, in­clu­yen­do la re­vi­sión de que lle­ve su ta­rea den­tro de la mo­chi­la.

En me­dio del rui­do y del es­cán­da­lo en el ca­so del pa­go a la ac­triz porno Stormy Da­niels, Me­la­nia Trump ha tra­ta­do de lle­var una ru­ti­na po­co tra­di­cio­nal al in­te­rior de la Ca­sa Blan­ca. Ella no ha abor­da­do pú­bli­ca­men­te el ca­so, in­clu­yen­do tam­bién el de otra mu­jer, Ka­ren McDou­gal.

El lu­nes pa­sa­do ocu­rrió al­go im­pen­sa­ble has­ta ha­ce al­gu­nas se­ma­nas. Me­la­nia con­vo­có una con­fe­ren­cia de pren­sa en el Whi­te Gar­den Ro­se Gar­den pa­ra re­ve­lar su pro­yec­to in­me­dia­to: “Be Best”, una cam­pa­ña cen­tra­da en los ni­ños y des­ti­na­da en lu­char con­tra el abu­so de opioi­des y el aco­so en in­ter­net.

Los ma­tri­mo­nios po­lí­ti­cos tien­den a ser com­ple­jos; sin em­bar­go, sor­pren­de que los Trump ha­gan po­co es­fuer­zo pa­ra pro­yec­tar una unión só­li­da en­tre ellos.

Aun­que am­bos son muy cons­cien­tes del po­der de las imá­ge­nes, al­gu­nos de sus mo­men­tos pú­bli­cos me­mo­ra­bles han si­do in­có­mo­dos, por ejem­plo, cuan­do Me­la­nia sor­teó la mano de Trump.

“Es una per­so­na dig­na y re­ser­va­da y tra­ta­rá su vi­da pri­va­da en pri­va­do”, di­jo Step­ha­nie Wins­ton Wolkoff, una ami­ga de Me­la­nia. “No son esa pa­re­ja que se to­ma de las ma­nos só­lo por­que sí; ella es eu­ro­pea, es au­tén­ti­ca”.

Los Trump sue­len es­tar se­pa­ra­dos, in­clu­si­ve, du­ran­te su tiem­po li­bre, se­gún va­rias per­so­nas que co­no­cen los ho­ra­rios de la pa­re- ja. En Mar-a-La­go du­ran­te las va­ca­cio­nes y los fi­nes de se­ma­na, el pre­si­den­te jue­ga golf y ce­na con po­lí­ti­cos, eje­cu­ti­vos de ne­go­cios y per­so­na­li­da­des de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción en una te­rra­za, mien­tras que a Me­la­nia no se le ve. Lo mis­mo ocu­rre en la Ca­sa Blan­ca, la pa­re­ja no sue­le co­mer jun­ta.

Se­gún va­rias per­so­nas que co­no­cen a la pa­re­ja, esa in­de­pen­den­cia pa­re­ce ha­ber­se en­san­cha­do ba­jo el te­cho de la Ca­sa Blan­ca, es­pe­cial­men­te des­de que Da­niels, una es­tre­lla porno cu­yo ver­da­de­ro nom­bre es Step­ha­nie Clif­ford, así co­mo Ka­ren McDou­gal, una mo­de­lo de Play­boy, ha­bla­ron pú­bli­ca­men­te de sus su­pues­tas re­la­cio­nes con Trump es­tan­do ya ca­sa­do con Me­la­nia. Da­niels re­ci­bió 130,000 dó­la­res du­ran­te la cam­pa­ña por par­te de un abo­ga­do de Trump pa­ra de­jar de ha­blar so­bre el asun­to.

Te­ne­mos que en­con­trar una me­jor ma­ne­ra de ha­blar con el otro y de res­pe­tar­nos mu­tua­men­te (en re­fe­ren­cia al ci­be­ra­co­so)”. Me­la­nia Trump, pri­me­ra da­ma.

DE RE­GA­LO, “UNA HER­MO­SA TAR­JE­TA”

Una anéc­do­ta in­có­mo­da ocu­rrió el pa­sa­do 26 de abril, cuan­do Trump lla­mó al pro­gra­ma de te­le­vi­sión Fox & Friends pa­ra re­ve­lar que ese día Me­la­nia cum­plía años. El pre­si­den­te ter­mi­nó ha­blan­do so­bre el ca­so de la ac­triz porno. Uno de los con­duc­to­res del pro­gra­ma le pre­gun­tó qué le ha­bía re­ga­la­do a su es­po­sa. Des­pués de una pau­sa, Trump res­pon­dió: “Tal vez, no le re­ga­lé de­ma­sia­do. Le re­ga­lé una her­mo­sa tar­je­ta, ya sa­bes que es­toy muy ocu­pa­do pa­ra sa­lir co­rrien­do en bus­ca de re­ga­los”.

Se­gún va­rios miem­bros del per­so­nal de la Ca­sa Blan­ca, Me­la­nia ha cons­trui­do un mu­ro in­vi­si­ble en­tre el ala es­te, don­de es­tá re­no­van­do su ofi­ci­na y go­za de cre­cien­te po­pu­la­ri­dad, y el ala oes­te, don­de su es­po­so e Ivan­ka Trump tie­nen sus ofi­ci­nas.

“Po­cas ve­ces po­ne un pie en el ala oes­te”, di­jo una fuen­te.

Sin em­bar­go, mu­chos ana­lis­tas po­lí­ti­cos creen que Trump ne­ce­si­ta­rá a Me­la­nia a su la­do si quie­re vol­ver a ga­nar en el 2020.

Trump es el úni­co pre­si­den­te que se ha ca­sa­do tres ve­ces. Me- la­nia tie­ne 48 años y el pre­si­den­te tie­ne 71.

Ivan­ka, de 36 años, y Me­la­nia, am­bas ex­mo­de­los, no tie­nen una re­la­ción cer­ca­na y son muy di­fe­ren­tes una de la otra, ase­gu­ran va­rias per­so­nas que las co­no­cen.

Lau­ra Bush es­ta­ble­ció el Fes­ti­val Na­cio­nal del Li­bro y uti­li­zó sus via­jes al ex­tran­je­ro pa­ra ha­blar so­bre el VIH/SI­DA y Mi­che­lle Oba­ma pro­mo­vió la edu­ca­ción de las ni­ñas a ni­vel mun­dial y co­men­zó un mo­vi­mien­to pa­ra que los ni­ños hi­cie­ran ejer­ci­cio y se ali­men­ta­ran de ma­ne­ra sa­na.

El per­so­nal de Me­la­nia en la Ca­sa Blan­ca es inusual­men­te pe­que­ño; 10 per­so­nas, la mi­tad del equi­po que tu­vo Mi­che­lle Oba­ma.

Me­la­nia to­mó pres­ta­dos li­bros de la Aso­cia­ción His­tó­ri­ca de la Ca-

sa Blan­ca pa­ra es­tu­diar el pa­pel de la pri­me­ra da­ma. La in­for­ma­ción le sir­vió pa­ra pre­pa­rar el pro­yec­to “Be Best”.

Va­rias en­cues­tas han de­mos­tra­do que, a me­di­da que Me­la­nia se vuel­ve más vi­si­ble, su po­pu­la­ri­dad va en au­men­to. En mu­chos sen­ti­dos, la ima­gen que pro­yec­ta es la me­nos pa­re­ci­da a la de to­dos los Trump.

Mien­tras que el pre­si­den­te se bur­la de sus ene­mi­gos po­lí­ti­cos en Twit­ter a tra­vés de apo­dos des­pec­ti­vos, Me­la­nia lla­ma al ci­be­ra­co­so co­mo un “mal”.

En mar­zo, Me­la­nia in­vi­tó a al­tos eje­cu­ti­vos de Twit­ter, Fa­ce­book y otras com­pa­ñías tec­no­ló­gi­cas a la Ca­sa Blan­ca pa­ra man­te­ner una reu­nión so­bre el te­ma.

“Me han cri­ti­ca­do que yo abor­de es­te te­ma, pe­ro sé que es lo co­rrec­to”, co­men­tó al ini­cio de la reu­nión. “Te­ne­mos que en­con­trar una me­jor ma­ne­ra de ha­blar con el otro y de res­pe­tar­nos mu­tua­men­te”.

Step­hen Bal­kam, fun­da­dor y CEO del Fa­mily On­li­ne Sa­fety Ins­ti­tu­te, es­ta­ba sen­ta­do jun­to a la pri­me­ra da­ma. “Fue­ron unas pa­la­bras muy no­ta­bles”, di­jo. “Me com­pla­ció que se di­ri­gie­ra al ele­fan­te de la ha­bi­ta­ción”, en cla­ra re­fe­ren­cia a Trump.

En fe­bre­ro, ho­ras des­pués de que el New Yor­ker des­ta­pa­ra la his­to­ria so­bre el su­pues­to ro­man­ce de Trump con McDou­gal, Me­la­nia no ca­mi­nó jun­to a Trump a tra­vés del South Lawn de la Ca­sa Blan­ca pa­ra abor­dar Ma­ri­ne One.

Re­cien­te­men­te, Trump en­vió un co­rreo elec­tró­ni­co a gen­te cer­ca­na y les co­men­tó: “No se­ría el hom­bre que soy hoy sin ella a mi la­do”, di­jo. “Mi es­po­sa her­mo­sa es bon­da­do­sa y ex­cep­cio­nal”.

Du­ran­te me­ses ha cir­cu­la­do el rumor de que Me­la­nia ya no vi­ve en la Ca­sa Blan­ca. “Es 1,000% fal­so. Nos reí­mos de eso to­do el tiem­po”, co­men­ta Step­ha­nie Gris­ham, vo­ce­ra de Me­la­nia.

Por lo pron­to, ya sa­be­mos có­mo quie­re ser re­cor­da­da Me­la­nia en el fu­tu­ro: “Be Best”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.